domingo, 25febrero, 2024
10.4 C
Seville

Ofiuco

David Almorza Gomar
David Almorza Gomar
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El médico investigador Boris Pérez conversaba en cierta ocasión con un amigo suyo que había nacido el día uno de diciembre y decía que no se identificaba con su signo del zodiaco.

Boris, contrario a cualquier tipo de encasillamiento, no participaba de los temas zodiacales, pero entendía que no dejaba de ser un entretenimiento para muchas personas y, por la libertad de creencias, una devoción para otras. Sin embargo, su amigo le habló de un signo nuevo: Ofiuco, y Boris investigó sobre el tema.

Ofiuco significa: el portador de la serpiente, y es una constelación que está situada en la línea zodiacal. Por su tamaño e influencia se está planteando añadirla como nuevo signo del zodiaco. Por su posición, incorporaría a las personas nacidas entre el 30 de noviembre y el 17 de diciembre, como ocurría con este amigo.

Si se añadiera, serían trece signos en vez de doce, y algunas personas tendrían que cambiar de signo. “Es cierto”, contestó su amigo, “y también es un problema”. Este amigo pasaría a ser del signo de Ofiuco, pero su mujer, Géminis desde que nació, se convertiría en Tauro. “No veo el problema”, contestó Boris. Su amigo le explicó que Ofiuco y Tauro son completamente incompatibles, y que acabarían pidiendo el divorcio.

Una solución que se ha propuesto, y que también ayudaría en este tema, es que la existencia de trece signos afecte solo a las personas nacidas a partir de una determinada fecha, y que las demás conserven sus signos. Esta solución se ha cuestionado porque durante un periodo de tiempo pudieran coexistir dos personas que hubieran nacido el mismo día del mismo mes pero que tuvieran signos zodiacales distintos.

Además, existen movimientos contrarios a la creación del nuevo signo, pero basándose en las profecías de Nostradamus, que asocian a Ofiuco con el Apocalipsis.

Demasiadas complicaciones, pensó Boris, en un tema al que nunca le dio importancia. Pero es cierto que hay cuestiones a las que se da poca importancia y están llenas de conflictos internos. La importancia también es relativa.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído