viernes, 1marzo, 2024
18.3 C
Seville
Advertisement

¿Se deben analizar las declaraciones de Villarejo?

Manel Mas
Manel Mas
Estudié contabilidad y economía, fui perito y profesor mercantil, ejercí de profesor en Alesco (Altos Estudios Comerciales) en Barcelona dando clases de contabilidad, cálculo y derecho mercantil.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Cuando se juzgaron a los terroristas que sobrevivieron a los atentados y sin que miembros de la benemérita, de la policía nacional y el mismo Villarejo no fueran citados a declarar, se dio por cerrada la carpeta. Pero también en el Congreso se negó, con los votos en contra del PP, PSOE y la abstención de Podemos a investigar si en los atentados de la Rambla y  Cambrils, el Estado tuvo algo a ver, por acción u omisión. O sea que Villarejo no tiene mucha credibilidad, pero el Estado tampoco la tiene si no da explicaciones, como corresponde en un estado democrático de derecho.

Villarejo dijo que el CNI quería «dar un pequeño susto a Cataluña». Y después ha dicho a los periodistas que si quieren  pruebas vayan a su archivo, que tiene, aunque el juez lo ha declarado como secreto. Y ha manifestado esto en unas  declaraciones a los periodistas a las puertas del juzgado. Naturalmente, todo el mundo se pregunta si a Villarejo se le puede otorgar algún tipo de credibilidad.

Que Cataluña pudiera sentir la necesidad de la protección del Estado. Porque esto, dice Villarejo, lo hacen los estados al organizar comandos que hacen acciones «para tranquilizar”, para asustar y paralizar. Y que el agosto del 2017, al morir el imán de Ripoll en Alcanar, cuando le explotan las bombonas de butano, sus seguidores decidieron actuar por su cuenta. Y esto hace que el director de los servicios secretos españoles, el general Félix Sanz Roldan (a quién Villarejo detesta), calculara mal las consecuencias de dar un susto a Cataluña. El susto provocó una quincena de muertes y 150 heridos de 35 nacionalidades diferentes.

Villarejo es un policía que trabajaba en las cloacas del Estado, que embadurna todo el que toca, que sabe los secretos de todo el mundo porque el Estado primero y clientes privados después lo contrataban para espiar, grabar y filtrar. De hecho, en el juicio ha soltado esta noticia que ha dado la vuelta en el mundo.

Cuando era policía, una de las empresas que lo contrató fue Iberdrola. ¿Saben a quién fichó Iberdrola hace un par de años pata hacer de consejero internacional, con un sueldo anual de 240.000 euros? Justo fue Félix Sanz Roldán, así que se marchó del CNI. Ósea que este personaje sabe muy bien de lo que habla.

Villarejo, personalmente, puede no tener mucha credibilidad, pero su relato es creíble: él colaboraba con el CNI. El imán  de Ripoll fue confidente del CNI hasta su muerte, la Guardia Civil lo habían visitado en la prisión donde cumplía condena  por tráfico de drogas, y nadie impidió que un tipo así trabajara como imán en Ripoll, además, se da el caso que la Policía Nacional lo visitó en Ripoll hasta tres veces antes de los atentados.

Con todo este contexto y otros detalles, eran base suficiente para que el Estado investigara, pero el Estado no investigó.

Villarejo puede no tener credibilidad, no obstante el Estado tampoco la tiene, si no hace limpio y da explicaciones, como corresponde en un estado democrático sobre el absoluto control de las eventuales pulsiones violentas de unos aparatos del Estado dispuestos a todo para defender la unidad de España. Si el Estado no investiga de forma creíble no saldremos de la sospecha. ¿Era un atentado para que nos olvidáramos del referéndum? ¿Ahora pensarán en otro susto para que  olvidemos a Villarejo y todo lo que ha dicho?

Considero del todo necesario formular una serie de preguntas sobre los atentados de agosto del 2017, Ya que no existen respuestas a las mismas.

– ¿Cual era, realmente, el vínculo del Imán de Ripoll con el CNI?
– ¿Cómo consiguió evitar de ser expulsado de España y a cambio de qué?
– ¿Cómo es que en Bélgica desconfiaran de él y aquí se le permitió ser el imán de Ripoll?
– ¿Por qué en el juicio no citaron a declarar a los guardias civiles que le fueron a ver a la prisión?
– ¿A qué pacto llegaron y que evitó su expulsión del país?
– ¿Por qué no citaron a los policías que le fueron a ver a Ripoll antes del atentado?
– ¿Por qué tampoco fue citado el ex comisario Villarejo a declarar?
– ¿Por qué sus archivos están confiscados como secretos de estado?
– ¿Quiénes tienen miedo a que se sepa toda la verdad si no hay nada que esconder?
– ¿Por qué, poco después de los atentados, desapareció la ficha del imán al CNI?

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿Responderá el estado, la justicia o los responsables de los cuerpos de seguridad, alguna de estas preguntas? ¿Sabremos toda la verdad sobre el caso? ¿Es consciente el estado de que el silencio no hará otra cosa que confirmar la sospecha? ¿Que la ciudadanía pueda creer que, para defender la unidad patria, el estado es capaz de cualquier cosa? Si el estado no tuvo nada a ver, debería de desvanecer cualquier duda y poner en marcha una comisión de investigación a fin de aclararlo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. Hay tanta mierda que ya no se puede confiar en ningún poder para resolver la tremenda porqueriza en la que queda este esqueleto de país. Hay tanto miedo a que se revuelva en los asuntos clasificados o en los fondos reservados que ninguno de los grandes partidos hará lo más mínimo para ventilar nada. Hay tanta evidencia de podredumbre que el propio Villarejo no se fía de la justicia y asume su defensa como Al Pacino en «El precio del poder», tirando contra todos hasta que alguno lo abata en el éxtasis de la droga que todo y a todos les puede. Y, también, hay quien le hará caso, pero se dará de morros contra quienes nunca iniciarían un caso porque puede dejar a la propia institución en bragas: Enajenada, y en tal clima de fiera enajenación «hai uns que pican e outros que non.»

    Villarejo; D.E.P.

    Pero en serio no os dá vergüenza vivir en este país…?

  2. La policía belga informó a los mozos; la policia de la Generalidad de Cataluña, de la posible vinculación del imán de Ripoll con el terrorismo.

    ¿Por qué la policía catalana no investigó al imán. Por que tras la explosión en la urbanización donde almacenaban decenas de botellas de butano la Generalidad no investigó.?

    ¿Había interés por parte de las cloacas nacionalistas de que ocurriera el atentado para poder culpar al estado.?

    ¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿Responderá la Generalidad, o los responsables de los cuerpos de seguridad catalana a alguna de estas preguntas? ¿Sabremos toda la verdad sobre el caso? ¿Es consciente la Generalidad y los nacionalistas de que el silencio no hará otra cosa que confirmar la sospecha?

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído