domingo, 10diciembre, 2023
18.9 C
Seville

Tras recibir la pauta completa los riñones dejaron de depurar. Con 20 años la vida de este asturiano ha dado un giro radical

La entrevista publicada por La Voz de Asturias presenta el caso de un joven que ha visto cómo ha cambiado su vida tras inocularse las inyecciones contra la Covid

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La Voz de Asturias publicaba ayer una interesante entrevista realizada a Ignacio Díaz, el joven asturiano que, con 20 años, ha explicado de qué manera ha cambiado su vida desde que se inyectase contra el Covid.

La pieza explica cómo este joven debe acudir ahora tres veces por semana al Hospital Vital Álvarez Buylla, donde permanece cuatro horas en diálisis. «Una máquina hace la función que sus riñones ya no realizan. De ella depende su subsistencia, puesto que tras recibir la pauta completa contra el coronavirus estos órganos dejaron de depurar». Así de contundente lo expresa La Voz de Asturias.

«Ha sido causa-efecto. El médico me dijo que esta enfermedad me pudo haber salido con la varicela o catarro, con estados de salud complicados, pero me desarrolló con la vacuna porque me metieron muchos anticuerpos», señala el joven.

Estuvo ingresado durante 46 días en el HUCA, la mayoría de ellos en la UCI, debido a la insuficiencia renal que apareció tras inocularse.

¿Cómo fue el proceso de reacción ante las vacunas?

- Publicidad -
Advertisement

En la primera inyección se produjo la primera reacción. Fue la última semana de julio cuando Ignacio fue citado para ponerse la primera dosis. Comenzó a orinar «muy oscuro». «No era sangre» pero su orina presentaba un tono parecido al del café. A los siete días se infectó y acudió al médico para que le realizasen análisis, puesto que empezó a notar que el color de la orina era todavía más oscuro que antes. Los análisis no reflejaron nada en ese momento. «Todo estaba bien».

La orina recuperó su color natural y al pasar dos meses le llamaron para la segunda dosis. Después de este segundo pinchazo volvió a suceder lo mismo: la orina comenzó a aparecer oscura. Los análisis no reflejaban ningún problema. Pero comenzó a encontrarse mal a finales de enero. Se sentía muy cansado, «no era que quisiese dormir, sino que me daba pereza todo. Pasé de ir al gimnasio todos los días a que no me apeteciese ni ir. Tenía síntomas de fiebre: me daban escalofríos, tenía los pies fríos» recuerda.

Ante el malestar acude a su médico de cabecera que le dió una pastilla y produjo una «cierta mejoría». Pero a los dos días comenzó de nuevo a encontrarse mal. Fue entonces cuando acudió directamente al Hospital Vital, al servicio de Urgencias donde le hicieron un primer análisis y en la orina «todo era sangre». Diagnosticaron una insuficiencia renal y pasó a estar ingresado directamente.

Los tres primeros días en planta y posteriormente 16 en la UCI por un edema pulmonar. «Los pulmones y los riñones no me funcionaban bien».

Para leer la entrevista completa, pulse aquí.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. ¿Y quien de los inquusidores de la inyección obligatoria se hace cargo de esto? ¿El Risto Mejode se hace cargo de compensar al chico? ¿Ponen bote entre el Pfizerico Losantos, el Revilla y los políticos azuzadores y coaccionadores con pasaportes covid? ¿Tal vez los médicos que están callando o los pillados en TV que recomiendan el pinchazo pero no para sus hijos? Las multinacionales farmacéuticas ya han dejado muy claro que no se hacen responsables, pero todos estos que no hacen más que insultar, azuzar, incitar al enfrentamiento y respaldar discriminaciones contrarias a la constitución, deberían de ser ahora todo lo «solidarios» que dicen y compensar a este pobre chico al que se le roto la vida, o incluso donarle un riñon.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído