miércoles, 21febrero, 2024
23.5 C
Seville

Xiomara Castro toma posesión como primera mujer presidenta de Honduras

La victoria de la candidata del partido Libertad y Refundación también representa un nuevo triunfo para la izquierda latinoamericana

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La nueva presidenta de Honduras, Xiomara Castro, ha tomado posesión este jueves, en una ceremonia considerada histórica, pero ensombrecida por una crisis política que deja entrever una fuerte inestabilidad en un país ya asolado por el narcotráfico, la pobreza extrema y una crisis migratoria.

Las expectativas puestas en Castro son altas. Su victoria en las elecciones del 28 de noviembre rompieron el absoluto dominio del Partido Nacional que había llegado al poder tras un golpe de estado al expresidente Manuel Zelaya, esposo de Castro que se convierte ahora en la primera mujer presidenta de Honduras.

La victoria de la candidata del partido Libertad y Refundación también representa un nuevo triunfo para la izquierda latinoamericana, que se suma a los de Gabriel Boric en Chile y Pedro Castillo en Perú. La alta participación en las elecciones de noviembre también refuerza la urgencia con la que muchos hondureños enfrentan la situación del país, donde los desafíos son monumentales.

Tras ocho años de administración de Juan Orlando Hernández, marcada por un éxodo acelerado de personas a EE.UU. para escapar de la violencia y la pobreza, la expectativa es que Castro traiga nuevas soluciones y rápidamente. Quizás por eso la toma de posesión de Xiomara Castro, celebrada en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, ha contado con importantes nombres de la política regional y mundial, como la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, la vicepresidenta argentina Cristina Kirchner, el rey de España, Felipe VI, o la taiwanesa vicepresidente, William Lai (Honduras es uno de los pocos países que sigue reconociendo la soberanía de Taiwán).

Sin embargo, la división dentro del propio Partido Libre amenaza el comienzo del mandato de Castro. En vísperas de la toma de posesión, dos alas rivales del partido decidieron apoyar a diferentes candidatos para presidir el Congreso. Las imágenes de una sesión parlamentaria la semana pasada muestran a los diputados empujándose e intercambiando insultos, lo que destaca la fuerte división en el partido.

Todavía es difícil discernir cómo la crisis que marca el inicio del mandato de Castro podría influir en sus planes. Analistas señalan que el gobierno ya no contaba con mayoría en el Congreso. Esta división del Libre, independientemente de cómo se resuelva, da mucho poder de veto a los partidos de oposición, y podría limitar la aprobación de leyes que tanto esperábamos y que se prometieron durante la campaña, como la lucha contra la impunidad.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído