miércoles, 21febrero, 2024
15.3 C
Seville

Un animalista a Martínez-Almeida: «Tres millones de euros por matar cotorras es indecente»

Diversas plataformas animalistas convocan el domingo 23 de enero concentraciones en varias ciudades españolas "Por la gestión ética de cotorras y palomas", tras la polémica suscitada por el sistema de control empleado por el Ayuntamiento de Madrid

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Las redes sociales fueron el escenario de la denuncia masiva de diversos colectivos animalistas contra el plan municipal para la reducción de la Cotorra argentina (Myiopsitta monachus) y la Cotorra de Kramer (Psittacula krameri) del Ayuntamiento de Madrid, cuando a finales de noviembre, varios ejemplares aparecieron muertos por disparos en el Parque Fuente del Berro. Un video clave para documentar los hechos fue aquel en el que una mujer sorprendía a los operarios de la empresa adjudicataria, al tiempo que gritaba «¡aquí están los cadáveres».

«Por la gestión ética de cotorras y palomas»

A raíz de ese episodio, resuena con más fuerza el importe que el consistorio paga a la empresa Matinsa y Dypsa por sus servicios: 2.930.097,49 de euros. «Por matar cotorras, es una aberración, es indecente. Con las necesidades que hay, no es de recibo que el Ayuntamiento de Madrid se gaste el dinero de las madrileñas y madrileños en esto y no mire la cantidad de personas sin luz que tiene en la Cañada Real», le recuerdan al alcalde José Luís Martínez-Almeida los defensores de estas aves. Entre ellos, el activista de Gestión Ética, Diego Nevado, uno de los organizadores de las concentraciones previstas este domingo 23 de enero en Alicante, Oviedo, Barcelona, Ciudad Real, Córdoba, Donostia, León, Madrid, Málaga, Santiago de Compostela, Sevilla y Valencia. Bajo el lema «Por la gestión ética de cotorras y palomas» realizan un llamamiento a la ciudadanía para reivindicar «otros métodos de control, pero nunca el exterminio», dice Nevado.

«Luego nos culpan de llenar Madrid de manifestaciones, cuando es en Madrid donde sigue operando Vivotecnia, cuando en plena pandemia se ha dado ayudas a las corridas de toros. El problema es que el PP no tiene empatía por los animales», señala.

Un informe sin base

Por su parte Rosa Mas, bióloga de Nova Eucària, otra de las organizaciones convocantes, explica que ya han solicitado al Ayuntamiento de Madrid la información sobre la actuación realizada en la Fuente del Berro, «pues se supone que tiene que estar justificada, con informes, para decidir que las cotorras son un problema. Sin embargo, tenemos los informes y eso no es así. Sólo se reflejan unas molestias vecinales y nada más. A lo mejor se han quejado porque las cotorras hacen ruido. No hay ningún caso de ataques a otros animales, no hay ningún caso de otras enfermedades, no hay absolutamente nada. De hecho, el propio informe, en una de sus páginas refleja que, efectivamente, no se han podido documentar daños a otros animales. Así que toda la base en la que se supone que se justifica esa actuación, no es cierta. Es totalmente falsa».

Experiencias en otras ciudades

Mas comenta que puede haber un problema de superpoblación de cotorras, pero en otras ciudades, como Barcelona, «lo que ha hecho el ayuntamiento ha sido actuar sobre los nidos. Lo que hacen es, o bien sustituir los huevos por otros esterilizados o esterilizar los que hay en el nido. Así se evitan más puestas. Con eso se ha conseguido reducir poblaciones donde hay problemas. Claro, hablamos de especies invasoras y damos por hecho que las cotorras son un problema, y eso no siempre es así. Hay que estudiar primero si hay un problema de superpoblación».

Otro de los métodos de control empleados es el uso de pienso esterilizante, más experimentado con las palomas. Se trata de un maíz recubierto que provoca el efecto esterilizante sobre las aves. «A veces surgen voces en contra porque dicen que ese pienso pueden llegar a consumirlo otras aves. Pero no es cierto, porque hablamos de un pienso duro destinado a aves urbanas grandes, como las cotorras y palomas. Aves más pequeñas no pueden consumirlo. Además se suele colocar en sitios específicos como palomares o cerca de los nidos de cotorras. Y esa es otra forma de controlar una población sin necesidad de llegar a las armas», afirma.

Rosa Mas es otra de las voces críticas con el desembolso del Ayuntamiento de Madrid para controlar las cotorras y pesimista respecto al éxito que pueda obtenerse. «Es más fácil pegarle un tiro a un pájaro que molestarse en poner un pienso esterilizante, unos huevos, unos comederos, pero ¿y el precio? ¿En serio hay mucha diferencia entre un pienso esterilizante y los 3 millones de euros que se van a gastar en matar a muchas cotorras? Y es que, además, eso no va a surtir ningún efecto, porque estos animales cuando sufren una pérdida brusca, lo que hacen después es reproducirse rápidamente. Eso pasa con las cotorras, con los jabalíes, con los zorros y cualquier otro animal. Así que o las matan a todas o las que se queden se van a reproducir a mayor velocidad. Y esto que viene haciéndose hace años, no da resultado».

Entretanto, esperan que las concentraciones previstas sirvan para la redacción de «estudios serios» antes de dar nuevos pasos en el control de cotorras en otras ciudades.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído