Se estrecha el cerco sobre Ana Botella por la venta de 1.860 viviendas sociales a fondos buitre

05 de Noviembre de 2016
Actualizado el 02 de julio de 2024
Guardar
ana-botella
ana-botella


Existen indicios más que fundados jurídicamente de la responsabilidad en la venta de viviendas sociales de Madrid a fondos buitre durante el gobierno municipal de la popular Ana Botella. Al menos así se desprende del informe que la fiscalía del Tribunal de Cuentas de la Comunidad de Madrid observa en esta venta supuestamente fraudulenta de 1.860 viviendas sociales por parte de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS). El Tribunal de Cuentas ha decidido abrir diligencias preliminares después de que el Ayuntamiento de Madrid enajenara durante el mandato de Botella un total de 1.860 viviendas de alquiler en 18 promociones de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) al fondo Magic Real Estate Blackstone, gestionado en España por Fidere.La supuesta operación de venta al fondo buitre por parte del consistorio madrileño se remonta exactamente al 20 de junio de 2013, cuando el Ayuntamiento de Madrid aprobó en Junta de Gobierno la venta de las citadas 1.860 viviendas de protección oficial al fondo Blackstone-Magic Real Estate, después de haber valorado supuestamente cuatro ofertas de empresas. Todas ellas se recepcionaron en la EMVS sólo seis días antes.Tras una negociación de 20 días y la rebaja de dos millones sobre el precio que la empresa presentó al realizar la oferta, el fondo buitre adquirió el paquete de viviendas sociales a través de la empresa Fidere por valor de 128,5 millones de euros. Además de las 1.860 viviendas, se incluyeron en la operación 1.797 plazas de garaje y 1.569 trasteros.Ahora, la fiscalía del Tribunal de Cuentas, en un auto fechado el 19 de octubre, concluye que “la enajenación de las 18 promociones se ha realizado sin que haya un informe técnico de valoración en el que se cifre el valor objetivo y cierto de mercado”. A causa de lo que considera una “deficiente gestión” en todo el proceso, el Tribunal de Cuentas eleva el posible quebranto económico que podrían haber originado aquellas decisiones “a 2,3 millones de euros, respecto de lo que, al menos para la propia compradora, era el valor de mercado”.vivienda_ipc-750x375La venta de las viviendas sociales al fondo buitre sirvió, entre otras operaciones, al Ayuntamiento de Madrid, entonces en manos del PP de Ana Botella, para saldar una parte de la deuda municipal, que se elevaba a unos 630 millones de euros.En la citada notificación del 19 de octubre, la Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas da traslado al Ministerio Fiscal y al representante legal de la EMVS de la notificación de las irregularidades observadas. El fiscal jefe, Miguel Ángel Torres, parte del informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Madrid, que subraya que las ventas a entidades jurídicas “no eran posibles conforme al Reglamento de adjudicación que estuvo en vigor has el 30 de octubre de 2012”.El pasado septiembre concluyó la comisión de investigación de la deuda del Ayuntamiento de Madrid durante la gestión de Botella al frente del consistorio. La no asistencia de muchos de los cargos municipales más directamente implicados evidenció el manto de silencio con el que los dirigentes populares del consistorio madrileño intentan cubrir el escándalo de la venta de estas viviendas sociales al fondo buitre.A esta sesión de investigación no solo no acudió la propia ex alcaldesa popular y máxima responsable de la venta de las viviendas sino tampoco la ex delegada de Urbanismo y ex presidenta del Consejo de Administración de EMVS, así como el ex consejero delegado de la EMVS, Fermín Oslé, o Ana Gomendio López, responsable de la Consejería de Vivienda de la Comunidad Madrid. Tampoco dieron su versión en la comisión de investigación los concejales populares Pablo Cavero y Borja Carabante. Ni el ex director de Vivienda de la Comunidad de Madrid, Juan Van Halen. Silencio absoluto ante un problema que puede dejar en la calle a miles de familias tras esta operación urbanística especulativa.Las conclusiones de la Comisión de Investigación sobre la Deuda de Madrid, respecto a la venta de 18 promociones de viviendas de protección oficial a fondos buitre, destacaba que la venta de estos inmuebles supuso, en el mejor de los casos, un desfalco patrimonial para el Ayuntamiento de Madrid por valor de 31 millones de euros, una cantidad que podría elevarse hasta los 162 en el peor de las situaciones posibles.El Ministerio fiscal solicitó en septiembre al presidente de la Cámara de Cuentas de Madrid que comunicara su criterio sobre este asunto y remitiera al órgano fiscalizador los documentos pertinentes que avalen la presunta responsabilidad contable de los antiguos gestores municipales y se pueda determinar si se inician acciones contra ellos.El fiscal jefe del Tribunal de Cuentas, Miguel Ángel Torres, acusaba a la EMVS de “deficiente o mala gestión” en la venta de los inmuebles que habría “afectado a los intereses públicos”. La Cámara de Cuentas puso el foco sobre los 128,5 millones de euros que implicó esta operación ejecutada por el Gobierno de Ana Botella en 2013.La solicitud de la Fiscalía del Tribunal de Cuentas en julio coincide con una de las recomendaciones del dictamen que los grupos municipales Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos han hecho llegar al consistorio de la capital. En ella instan a “proceder al ejercicio de acciones de responsabilidad contable ante el Tribunal de Cuentas contra los directivos, empleados o funcionarios públicos quienes, apareciendo 45 como gestores de los caudales integrantes de la EMVS han generado perjuicio a los caudales”.
Lo + leído