viernes, 24mayo, 2024
20.8 C
Seville

Alemania y sus drásticos cambios de cara a la Eurocopa 2024

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Días complicados acechan a la selección alemana. La apertura de la primera ventana internacional de este 2023, la primera desde la finalización del Mundial de Qatar a mediados de diciembre del año pasado, pone al combinado teutón en el punto de mira. El anfitrión de la próxima Eurocopa 2024 no tendrá que jugar la fase de clasificación precisamente por ejercer de organizador, pero sí que precisa de la obligación de formar un buen equipo que haga olvidar las últimas decepciones en las Copas del Mundo de 2018 y 2022. Y sobre su técnico Hansi Flick recae esa gran responsabilidad.

La segunda eliminación consecutiva de la Mannschaft en fase de grupos de un Mundial empañó una participación en la que de lo que más se habló fue de su protesta contra la FIFA y no de su juego. La federación alemana ratificó en el puesto a Flick hasta la Euro del año que viene, ya que el proceso de cambio generacional que se le encomendó cuando cogió las riendas del equipo era a medio plazo. El problema es que golpes como el sufrido en Qatar por la cuatro veces campeona del mundo podrían precipitarlo todo. El crédito de Hansi no es ilimitado.

Para este nuevo gran torneo internacional que arranca desde el 23 de marzo cuenta con una característica que puede ser un arma de doble filo: no tiene que preocuparse por la clasificación. Eso puede ser un hándicap por el hecho de no poder medir el nivel real del combinado, o una ventaja que el seleccionador puede aprovechar para formar un grupo a su estilo y más cohesionado. El combinado teutón aspira a levantar la Euro en casa, algo que otros grandes adversarios como Francia, Italia o España han conseguido en la historia de las citas europeas. Y desde luego que el plantel bávaro es el principal favorito para ganar la Eurocopa. Solo hay que echar un vistazo a las casas de apuestas.

La selección francesa, que cotiza a unos 7 euros por euro apostado, la inglesa (a 8.00) y la española (a 9.00) serían sus principales perseguidoras en la pelea por el título y se situarían en un escalón muy similar al suyo, que registraría su victoria a 6 euros y medio por euro apostado. Cada una con su estilo, pero todas ellas con la necesidad de dar mayor protagonismo a los jóvenes. Y en eso trabajan en Alemania precisamente, en apartar a algunos de los más veteranos y apostar por los nuevos talentos que ya destacan en el fútbol de élite.

Y precisamente en ese sentido ha llegado la primera gran decisión de Flick. Thomas Müller no será parte de la convocatoria para la próxima ventana internacional de su selección. El entrenador lo confirmó así en una entrevista concedida al medio alemán Kicker: “Thomas no estará. Lo hablé con él, me gustaría darle una oportunidad a los jugadores más jóvenes. Eso no significa que no esté en la Eurocopa”. El de Heidelberg puso énfasis en el carácter temporal de estas decisiones, al tiempo que destacó la importancia del desarrollo de futbolistas como Jamal Musiala, Florian Wirtz o Kei Havertz. “Un murmullo recorre el estadio cuando tienen el balón”, destacaba sobre ellos.

La generación dorada de 2014 lo tendrá complicado

No todos los focos de esta especie de revolución que intenta abordar Flick se centran en Müller. Sí que es el caso más sonado, ya que el veterano delantero de 33 años dejó la puerta abierta a su retiro de la selección tras su participación en Qatar, para finalmente confirmar que estaría disponible si le llaman. Pero no es el único.

El guardameta Manuel Neuer también estaría en esa lista de dudas. Ni el gran nivel que ha mostrado en el último lustro Marc-André ter Stegen, ni las irrupciones esporádicas de mérito como las de Kevin Trapp han conseguido sacarle el puesto a un tipo que va a cumplir los 37 años este mismo mes. Tras ser víctima de una lesión de fractura tibial podría haber llegado su momento de dar un paso al lado, aunque todo dependerá del rendimiento, como confirmó su seleccionador. El de Gelsenkirchen es uno de los pocos supervivientes del equipo que salió campeón en Brasil 2014. Los otros son el ya mencionado Müller, Matthias Ginter y Mario Götze.

El defensor del Friburgo era el más jóven de aquella generación y ahora a sus 29 años está encarando su etapa de madurez. Tan solo un año más tiene Götze, héroe de aquella final frente a Argentina pero cuyo rendimiento en la última etapa dista a priori de lo necesario para alcanzar un nivel óptimo en la selección. El que sí que parece que seguirá es Ilkay Gündogan, que a sus 32 años también había dejado alguna duda sobre su continuidad. Flick cuenta con él, aunque en esta ventana del mes de marzo no está asegurada su presencia por su más que inminente paternidad.

La primera convocatoria que Alemania debe ofrecer este mes para los partidos amistosos ante Perú y Bélgica nos dará nuevas pistas de cuáles son las intenciones exactas de la dirección técnica. Lo que está claro es que no pueden permitirse un nuevo varapalo en una gran cita. Demasiados han sido ya.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído