lunes, 27mayo, 2024
31.7 C
Seville

Algeciras, ejemplo de convivencia intercultural y religiosa que las derechas pretenden derribar con bulos

Un estudio sociológico concluye que el 72% de la población migrante residente en la ciudad portuaria más importante de España mantiene buenas relaciones de amistad con la población autóctona

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Absolutamente todas las cifras estadísticas que se pueden extraer a nivel sociológico de la dinámica, bulliciosa y emprendedora ciudad andaluza de Algeciras son apabullantes e incontestables a favor de una concordia multiétnica ejemplar, una convivencia multicultural y religiosa admirable y con unos niveles de delincuencia ampliamente superados por otras ciudades españolas donde el fenómeno migratorio irregular no está presente ni por asomo como Marbella, Salou o Benidorm, por ejemplo. Pese a todo, la ultraderecha española, y algún que otro discurso fuera de tono y lugar de la supuesta derecha más moderada, ha sacado conclusiones desde el primer instante que se produjo el crimen de Diego Valencia, el sacristán de la Iglesia de la Palma, por el joven marroquí de 25 años Jassine Kanjaa.

El activista social y vecinal Alfonso Torres ha publicado un hilo en Twitter donde desmonta paso a paso, con datos contrastados y oficiales de diversos estudios, los bulos y manipulaciones que Vox está propalando con el objetivo de demonizar la religión islámica en general y a todos sus miles de fieles residentes en España, ya sea de forma legal o irregular, en un claro intento de incendiar una ciudad que ha sido y es ejemplo de convivencia pacífica de culturas y credos religiosos. Torres recuerda que “en Algeciras conviven personas de más de 120 nacionalidades distintas. También es lugar de paso para muchas personas como ciudad portuaria. La diversidad cultural se ha convertido en una seña de identidad de la ciudad”.

Un estudio realizado en 2017 por la Fundación Márgenes y Vínculos, donde trabajó este activista social durante una temporada, a más de 400 encuestados arrojó datos clasificadores sobre la convivencia real que existe en Algeciras, sobre todo con la comunidad más grande de todas las existentes, la marroquí. El informe sociológico fue respaldado tanto por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social como por el Fondo de Asilo, Migraciones e Integración de la Unión Europea.

En este estudio se recuerda que “la crisis económica desatada en España a partir de 2008 hizo que cesaran o disminuyeran los flujos migratorios hacia nuestro país, pero en Algeciras la población asentada no ha dejado de crecer. Casi un diez por ciento de sus habitantes actuales son de origen inmigrante y en ella viven personas procedentes de 104 países diferentes”. Actualmente, Algeciras es una ciudad “receptora y destino de una migración de retorno”, explicaba a modo de resumen el citado estudio sociológico de 2017. Esta población migrante está compuesta por aquellas personas de origen marroquí que llevaban años viviendo en el Norte de España o en otros países de Europa y que han decidido venirse más cerca de su país. “Algeciras es hoy una realidad multicultural que intenta que la convivencia de sus ciudadanos sea cada vez más intercultural. Pero en las relaciones entre vecinos autóctonos y alógenos todavía subsisten muchos prejuicios, tópicos negativos y estereotipos que lastran la vida en común”, añade el informe.

Algeciras es indudablemente una de las principales ‘puertas’ entre Europa y África, siendo el continente africano el lugar de partida de las personas migrantes o la plataforma de paso de personas provenientes de Oriente Medio. También es decisivo el papel que juega en esta configuración de la ciudad gaditana el puerto de Algeciras, el de mayor volumen de tráfico de pasajeros de toda España. Así por ejemplo, entre el 15 de junio y el 15 de agosto de 2016 pasaron por él 826.085 personas con destino a Tánger o Ceuta, un 10,6% más que el año anterior, y 213.312 coches, un 13,6% más, según el informe final sobre el Paso del Estrecho.

El estudio sociológico concluye que el 62% de la población autóctona de Algeciras ve positivo o muy positivo la existencia de comercios de extranjeros en la ciudad y un 57% compra frecuentemente en tiendas marroquíes. Otro dato revelador es que el 72% de la población migrante mantiene buenas relaciones de amistad con la población autóctona, y por su parte, un 66% de los vecinos autóctonos dicen tener amigos de origen extranjero. Además, el 83% de la población marroquí de Algeciras afirma que le gusta mucho o muchísimo la cultura y las costumbres andaluzas, un porcentaje que disminuye notablemente cuando la pregunta es a la inversa, ya que sólo el 34% de los autóctonos dice sentirse atraído por las costumbres marroquíes.

Trabajo por la integración

El activista social asegura que en Algeciras existe un amplio mapa de organizaciones que trabajan con la población migrante. “Con todas sus limitaciones (laborales, económicas, etc.) pero existen esfuerzos por propiciar un marco de convivencia intercultural”, añade Torres, quien apunta que, poco a poco, empieza incluso a germinar la autoorganización de las personas musulmanas y de las personas migrantes y racializadas, que según Torres denota “una seña de arraigo al territorio y de voluntad de participación en la comunidad compartida”. “Hace poquísimo se ha creado el colectivo Resistencia Antirracista del Campo de Gibraltar y también existe la Unión de Musulmanes comarcal, los cuales se han sumado a las condenas. También existen otros colectivos agrupados por nacionalidad”, concluye.

Pese a toda esta realidad contundente, la ultraderecha ha concluido sin datos de ningún tipo que confirmen sus sentencias que “el islamismo es una cultura incompatible con la nuestra”, como afirmó el líder de Vox en Andalucía, Manuel Gavira.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. Nada nuevo la derecha de hoy como la del siglo pasado maneja el marco compulsivo del enemigo y el diferente como forma de adhesión excluyente, se trata de unir a los propios a través de la confrontación y el aversión con los otros. Cuando no se tiene nada con que identificarlos no queda otra que establecer fronteras exclusión que centren la atención interna hacia lo que hay fuera y que funcione como un espejo que les cuenta que son el resultado de la animadversión. Lo que envuelven en tanto ropaje, religioso, racial, ideológico, territorial, etc., no es más que la falta causa del malestar.

  2. Al-Andalus,lugar en donde se encontraba Algeciras, fue un ejemplo de convivencia islamica-cristiana-judia hasta que la conquistaron los «catolicos» poniendo estos sobre la mesa su base de intolerancia y odio.Aquellos catolicos de hace 500 años son los predecesores de estos actuales catolicos peperos y voxeros.
    Actualmente,en los paises donde la iglesia catolica no es mayoritaria conviven perfectamente islamicos,judios,cristianos,budistas,indues…sin embargo en los paises en donde el catolicismo y cristianismo es mayoritario son xenofobos e intolerantes hacia los otros grupos.
    Mentes locas las hay en todas las religiones y en todos los paises.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído