martes, 21mayo, 2024
16.3 C
Seville

¡Andalucía! te están “PISAndo fuerte“ lo más importante: la educación

Joaquín Francisco Castillo Eslava
Joaquín Francisco Castillo Eslava
Profesor de secundaria y doctor en Economía asociado a la UCA.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La educación es fundamental para el desarrollo de cualquier nación, pero para un territorio con alto grado de desigualdad su importancia es aún mayor. La educación es el pilar fundamental sobre el cual se construye el futuro de un país, ya que es a través de ella que se forman y capacitan a los ciudadanos para que puedan contribuir a su progreso; es decir, a la generación de oportunidades..

En primer lugar, la educación proporciona a las personas las herramientas necesarias para poder acceder a mejores oportunidades laborales. A través de una educación de calidad, se forma a una nación hacia su competitividad y productividad. Además, la educación abre las puertas a la innovación y el emprendimiento, lo que puede generar nuevas fuentes de empleo y dinamizar la economía.

Por otro lado, la educación es fundamental para combatir la inequidad. Un país desigual que dedica gran parte de su presupuesto en educación está invirtiendo en su gente, en su futuro, en su igualdad. La educación brinda a las personas las habilidades y aptitudes necesarias para poder mejorar su calidad de vida y romper la trampa de la desigualdad. Además, una educación de primer orden puede fomentar a reducir las brechas sociales socioeconómicas, promoviendo la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos y ciudadanas.

También, la educación es clave para la prosperidad de la sociedad en su conjunto. Una población educada está más capacitada para participar activamente en la toma de decisiones, en el desarrollo de su comunidad y en la construcción de una sociedad más justa y democrática.

En conclusión, la educación es un pilar fundamental para el desarrollo de un país. Invertir en educación es invertir en el futuro y en el bienestar de la población. Un país que apuesta por la educación está sentando las bases para un Estado del Bienestar sostenible, para la reducción de la desigualdad y para la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Pues bien, parece ser que en Andalucía no le damos la importancia que merece a la educación  ya que según el último informe PISA obtenemos los peores resultados del ámbito nacional en relación a las tres variables que incorpora tal documento: lecturas, matemáticas y ciencias.

En este sentido, no estamos ni en la media de la Unión Europea, ni en el grupo que conforman los países de la  OCDE, ni en la nacional sino que sólo nos supera negativamente Ceuta y Melilla, y puntualmente las Islas Canarias.

Esto implica solo un camino: la desigualdad eterna. Por tanto, Andalucía, sin una educación digna, jamás cambiará el resultado de que uno de cada tres personas de nuestra nación verdi y blanca sea desigual (1d3); es decir, más de tres millones de andaluces y andaluzas (+3M).

Por otro lado, para que un sistema educativo sea equitativo debería ser capaz de conseguir que el rendimiento de sus estudiantes dependa de sus capacidades y no de circunstancias definidas por su contexto social, económico y cultural. Y como refleja el índice social, económico y cultural (ISEC), Andalucía viste los peores resultados, también, del panorama nacional.  Así que como era de entender el informe PISA subraya que si mejoramos el indicador ISEC la diferencia en las notas obtenidas entre las CCAA se reduciría considerablemente.

Esto pone de manifiesto que en el barrio donde se vive, el nivel de estudios de los progenitores o su profesión, entre otros, son factores que condicionan notoriamente el rendimiento académico de los estudiantes de entre 15 y 16 años evaluados.

De esta manera, como apunta el informe de PISA, «Los estudiantes cuyos padres tienen trabajos más prestigiosos y mejor remunerados se benefician de privilegios económicos, sociales y culturales. Esto les facilita tener éxito en la escuela en comparación con los estudiantes de familias con niveles educativos más bajos o que se ven afectados por el desempleo crónico, trabajos mal remunerados o pobreza», apunta PISA.

Igualmente, Andalucía es la región española donde menos gasto público por alumno y alumna tiene; e, incluso, ostenta la peor posición en gasto de los hogares en educación por alumno y alumna (esto último es de esperar viendo sus índices de exclusión social). De ahí, el escaparate final nos muestra una tierra del sur con unas tasas de pobreza, precariedad y desigualdad atroz; los barrios más pobres de España; los municipios con la tasa de paro más alta; y los ciudadanos y ciudadanas con la menor esperanza de vida; debido que sin educación adecuada jamás habrá oportunidades socioeconómicas para todos y todas.

En esta línea, no existe en el territorio andaluz una inversión competente de ratio de aulas por alumnas y alumnos  y,  en numerosas ocasiones, vemos aulas de bachillerato que supera con creces los treinta. Esto es sinónimo de un gobierno tirano ya que si permites aulas con esa cantidad de alumnos y alumnas tu no dotas de los recursos suficientes al profesorado y, por consiguiente, fomenta el analfabetismo del siglo XXI; que es aquel que no entiende lo que lee ni escribe con expresión. Por eso, sin una sociedad con actitud crítica estamos abocados al fracaso socioeconómico.

De hecho, no es casualidad que el triángulo formado por Castilla León, Asturias y Cantabria tenga los mejores resultados del informe PISA puesto que uno de los elementos explicativos reside en el bajo ratio de sus aulas. Quizás, su adecuado ratio no es fruto de una intención política educativa sino que son territorios con menor número de habitantes en España. Es más, alguno de ellos son considerados la España vaciada pero, sea como fuere, demuestra que con una ratio viable es más fácil acercarse a las primeras posiciones del informe PISA.

Si Alejandro Sanz, hijo Predilecto de Andalucía, con su “pisando fuerte“ logró grandes éxitos musicales; nosotros con el perpetuo centralismo, apoyado con el PSOE antes y ahora el PP nos está PISAndo fuerte la educación y eso nos está conduciendo año tras año a los grammys latinos de la desigualdad.   

X la revolución de los desiguales

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído