sábado, 25mayo, 2024
17.7 C
Seville

Be water, my friend

Antonio Guerrero
Antonio Guerrero
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Muy poca gente sabe que Bruce Lee estudio filosofía en una universidad norteamericana y que hizo una tesis sobre Hegel, pero no me pregunten por el título porque no lo recuerdo. Por lo general nadie se imagina esto más allá del Lee actor de género y experto en artes marciales que apareció en el cine y en la pequeña pantalla en los setenta. No obstante así fue. Y tanto es así que en una ocasión un periodista le hizo una entrevista donde surgió este tema.

Tras varias preguntas pronunció  una frase que se le atribuye, “Be water, my friend” (Sé como el agua, amigo mío), que hace referencia a la adaptación, anticipación, y uso de las energías  propias y ajenas ante los cambios de la existencia. En realidad es una buena reflexión. Persigue el ideal del saber vivir clásico, que redundaba en la idea de equilibrio, y guarda semejanza con el estoicismo aunque con cierta inclinación al utilitarismo.

Lo que viene a decir es que hay que encontrar una manera para adaptarse a todo (o inventarla): a los problemas y obstáculos. Y para ello hay que ser flexible y transparente; abierto a nuevas ideas y dispuesto a la transformación  (ser como el agua). Esto le hace un poco orteguiano también (yo y mi circunstancia). Pensando en ello, quizás su vida fue una adaptación constante ante los problemas que encontró en el camino. Y a resultas se refugió en esa dialéctica como una manera  de salir adelante.

La idea esencial es que no podemos anclarnos en los modelos fijos, en las formas heredadas de existir. El acto de existir, no exento de trauma e ironía, exige la capacidad de saber transformarse en otra cosa a través de distintas etapas de madurez. Para ello hay que ser  flexible como el agua. La existencia  debe desarrollarse con una mente abierta. Sólo esa humildad garantiza una plena capacidad de adaptación y por lo tanto la supervivencia. Y esa es la clave del saber vivir. Tenemos que huir de los prejuicios y obsesionarnos con la vida, con vivirla a pesar de lo que ocurra. Me quedo con esa frase: “vivir a pesar de lo que ocurra”. Podría ampliarse parafraseando a Lee de esta forma: ”vivir a pesar de lo que ocurra, amigo mío” (Live despite what happens, my friend).

Querido lector, viva usted a pesar de su circunstancia porque lo poco o mucho bueno que le tenga que venir debe disfrutarlo usted, nadie mas. Sea como el agua transparente de manantial: pura y sin cargas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído