miércoles, 29mayo, 2024
22 C
Seville

Bosco´s Rock & Roll

David Márquez
David Márquez
Escritor de artículos y ficción. Colabora con diversas publicaciones periódicas y ha publicado: ¿Y? (microrrelato) y DAME FUEGO (el libro) (microrrelato, poesía y otros textos), ambos trabajos inconfundiblemente en línea con el pensamiento y estilo que manda en sus artículos, donde muestra su apego a la libertad total de ideas, a lo humano y analógico, siempre combativo frente a cualquier forma de idiotez. amazon.com/author/damefuego
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Ese momento, ese «lo dedico a todos los que lo estáis viendo», así, honesto, directo y divertido, que soltó ese chico llamado Bosco antes de abandonar de un salto «prohibido» el helicóptero del reality «Supervivientes», sin añadir besos ni abrazos para «mis niños», la abuela y el tito tal, ese mensaje más el posterior salto, desobediente, atrevido, constituyen lo que el público, se diga lo que se quiera, ansía ver y disfrutar en estos tiempos de burocracia, normas, inhibición y puritanismo. El pueblo clama libertad de acción, riesgo y aventura.

La Corporación, o el Gran Lobby, como queráis, ese fantasma que mueve los hilos en la sombra, y que todo asalariado, aunque sea de lujo, intuye pero desconoce y ni se imagina, da marcha, en este caso vía televisión, a la maquinaria de la obediencia a golpe de puritanismo y norma, promoviendo la cría y control de castrados hijos de la buromanía, al tiempo que, desde esa dualidad mojigata, hipócrita, vende la «transgresión» de normas, el Rock & Roll de boquilla, la insinuación marca registrada, con límites bien definidos (teta sí, pezón no). Todo es o machista o feminista, o arriesgado y loco, o seguro y «responsable». Por un lado se fomenta una caricaturesca y gastada idea de lo «sexy», y por otro se inhiben los instintos, la naturalidad real, el riesgo: la autenticidad.

La Corporación inyecta lo política y burocráticamente hipercorrecto a base de clichés, postureo, imagen, y en cuanto aparece un Bosco tal cual, transparente, espontáneo, fresco, y nos regala una muestra de lo que todos esperamos ver, entonces la Corporación da la orden, censura, penaliza, castiga y, ante todo, ordena pedagogía en dosis adecuadas para frenar, de nuevo, al estilo «horario infantil» o «clasificado para adultos», lo que podríamos llamar sección «esto no se hace», mostrando precisamente aquello que la audiencia se muere por hacer o ver y disfrutar.

Por todo ello y más no dispongo de ese infernal aparato llamado televisor, y cuando me someto a él por circunstancias de la coyuntura, enfermo a menos de diez minutos de visionado, excepto cuando aparece en pantalla alguien como Bosco, desobedeciendo, jugándosela. Porque ese es el espíritu del Rock & Roll: riesgo en música, escritura, baile, pintura, negocios, altura y vida.

Hacen falta muchos más momentos Bosco en todos los ámbitos. Más naturalidad, más autenticidad, más desobediencia en los corazones de periodistas, directores de cine, profesores y alumnos. Menos freno al talento y la valentía. Menos instrucción y más satisfacción.

No te arrepientas, Bosco, quienquiera que seas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído