lunes, 26febrero, 2024
16.2 C
Seville

David Barreiro en la Machado y Susana Patier Cortázar en el Teseo

Javier Puebla
Javier Pueblahttp://www.javierpuebla.com
Cineasta, escritor, columnista y viajero. Galardonado con diversos premios, tanto en prosa como en poesía. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año, El año del cazador, 365 relatos que encierran una novela dentro.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La Machado es una librería y el Teseo es un teatro. En el primer caso supongo que es fácil de deducir, pero en el segundo quizá no tanto. Tanto la librería como el teatro están en Madrid. Mad Madrid como lo llama Tigre Manjatan (y casi siempre también yo por solidaridad con él).

Es jueves. 23 de noviembre de 2023. Con Susana Patier me había comprometido desde hace semanas para ir a verla en NO ME LLAMES DOLORES, donde comparte cartel con Rosa Jurdao y Agustina Bottinelli (Gus), que es autora del libreto. No podía fallarle, y como siempre sucede en Mad Madrid -la ciudad demente donde ya estaban encendiendo las luces de navidad ese mismo jueves de noviembre- me perdí varias cosas y no pude ir a decirle el último adiós a la madre de mis amigos los Orbe (les pido perdón). Pero sucedió que me había llegado días antes POPLAR ROAD, la nueva novela de David Barreiro -con quien compartí mesa redonda en la última sesión de Getafe Negro– y que me leí de dos tirones; y justo cuando acababa de cerrarla abrí el guasap me encontré con un mensaje de David recordándome que la puesta de largo del libro sería dos horas después en la Machado.

¡Me apetecía muchísimo ir!

El viaje hasta la Machado en autobús atravesando el Paseo del Prado y Recoletos daría para una novela corta y se lo ahorraré al lector, pero fueron casi cincuenta minutos. Así que llegué tarde. Por fortuna aún estaban allí el escritor y su público, en el sótano de la Machado, y tuve ocasión de escuchar la parte final del acto y explicarle, a él y a los asistentes, que me había gustado el libro, y no sólo su interior sino también como objeto pues la edición es una maravilla (mi felicitación a la editorial Pez de Plata), pero que no podía quedarme porque tenía que salir corriendo para estar a las “veintiuna hache” en el Teseo. El viaje hasta allí, casi no llego, daría para otra novela incluso más larga, pero tampoco voy a desgranarlo aquí (hay que ser respetuoso con quien tiene la generosidad de elegir mis palabritas en el infinito absoluto que es internet).

Llegué por los pelos al teatro (que está en la Ronda de Segovia). Me habían dejado una butaca en la fila 1 pero me senté en la 5, donde había un hueco, para tener mejor perspectiva, e inmediatamente empezó la obra. Divertida y dinámica como es habitual en las escritas por Botinelli, con una tramoya sencillísima y súper eficaz, y con las tres protagonistas espléndidas. Aunque para mí, sobre todo y muy especialmente, Susana Patier Cortázar, que siempre consigue cuando acudo a verla que olvide que la conozco y sólo veo al personaje. (Tengo la esperanza de hacer en breve algún cortometraje, o enredo cinematográfico de cualquier tipo con ella).

Recomiendo la obra, NO ME LLAMES DOLORES, y recomiendo el libro, POPLAR ROAD. Y termino ya con una frase del segundo (página 109):

No se había acostumbrado a la ausencia de Cindy y tampoco a hacerse mayor

Supongo que a todos los piterpanes nos pasa lo mismo.

Excelsior.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído