domingo, 21abril, 2024
25.1 C
Seville
Advertisement

El horror petrificado en una gráfica

Ángeles Maestro
Ángeles Maestro
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid una de las fundadoras de IU y actualmente principal dirigente de la organización Red Roja. En noviembre de 1996 fue miembro del Tribunal Internacional por Crímenes Contra la Humanidad Cometidos por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Iraq.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

En 2022 hubo 1049 muertes de niños y niñas de entre 0 y 14 años por encima de las habituales en la semana 47 de 2022, 1083 en la semana 46, 1057 en la 45. Más de mil en cada una de las tres últimas semanas y sigue la línea ascendente.

Todo ello, cuando la mortalidad de este grupo de edad, en 2020, en plena pandemia, iba disminuyendo. Se refleja así la evidencia: el riesgo de padecer Covid grave y, mucho menos de morir por él, de niños y jóvenes era y es prácticamente inexistente.

La mortalidad en los primeros meses de 2021 seguía situándose por debajo de los esperado, hasta la aprobación de emergencia de la vacuna Pfizer en mayo de 2021 para el grupo de edad de 12 a 15 años. A partir de entonces, en la semana 36, empieza a incrementarse la mortalidad por encima de lo habitual, para continuar aumentando.

Estos miles y miles de niños y niñas sanos, llenos de vida, fueron inoculados tras una asfixiante campaña en la que se les hacía responsables de contagiar a los más mayores, se les animaba a ser solidarios y “salvar” así a sus abuelos y abuelas. Una monumental mentira propagada por los gobiernos, por el personal sanitario, por el profesorado; y los niños fueron vacunados. Pfizer confirmó ante el Parlamento Europeo lo que ya sabían las autoridades sanitarias desde el primer momento a través de la información sobre sus ensayos clínicos proporcionada a las Agencias del Medicamento: no se había evaluado si las personas vacunadas dejaban de contagiar.

Desde entonces, miles de niños y niñas están muriendo dejando consternados a sus familias, a sus amigos y amigas.  Y todo ello bajo una losa de silencio mediático orquestado por gobiernos, agencias y medios de comunicación que están sobornados o son propiedad de los Fondos de Inversión, accionistas mayoritarios de las multinacionales farmacéuticas, que a su vez financian la OMS.

Y siguen muriendo en la Unión Europea, cada semana, más de un millar de niños y niñas perfectamente sanos, sin que ningún gobierno decrete la paralización de la vacunación hasta tanto se investigue su relación o no con las muertes. Además, en el Estado español, el Gobierno y las CC.AA., por si fuera poco, van a incluir la vacuna Covid en el calendario de vacunación general de la infancia.

Cada vez más voces se alzan, pero el silencio cómplice, cómplice de asesinato, no se rompe. La ministra de Sanidad llegaba el cinismo de decir hace pocos días, contestando en el Parlamento a una pregunta acerca de la sobremortalidad, que “no entra en las prioridades del Gobierno tomar medida alguna al respecto”. Hace un año, cuando empezó a denunciarse el injustificable exceso de muertes por el Observatorio de Monitorización de la Mortalidad del Instituto de Salud Carlos III, la misma ministra decía “a mí también me gustaría saber por qué sucede”. Y lleva un año callada, sin inmutarse.

Ellos saben por qué callan, pero nosotros y nosotras no podemos seguir haciéndolo.

También hay un escalofriante exceso de mortalidad en todas las edades, más de 30.000[1] personas en el Estado español en lo que va de año 2022, excepto en el grupo de 0 a 4 años que, aún, no ha recibido la vacuna. Pero hoy quiero enviar el grito de rabia a través de estas palabras por las vidas segadas de los niños y niñas a manos del crimen organizado.

Ni olvido, ni perdón. Algún día pagarán por ello.

Para contactar con el grupo estatal “Sobremortalidad: rompe el silencio” contactar aquí. www.rompelsilencio.es

Diciembre 2022


[1]https://momo.isciii.es/panel_momo/

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

9 COMENTARIOS

  1. Señora Maestro, no debería escribir un artículo sobre una gráfica que no entiende. La gráfica es de mortalidad excesiva ACUMULADA. No mueren mil y pico niños de más cada semana en Europa, mueren 50 veces menos.

    Puede que no olvide ni perdone, pero si no entiende no sirve de mucho.

  2. Terrible. Por cierto, mortandad, no «mortalidad». La mortalidad, como la inmortalidad, son cualidades, no cantidades. No existe una tasa de mortalidad como tampoco existe una tasa de inmortalidad. La gran mortandad causada debe ser expresada en cocientes o tasas de mortandad, acumulada o no acumulada.

  3. Me parece sorprendente que se publiquen noticias así en un periódico como éste. Deberían revisarse un poco los artículos que se publican. La gráfica representa muertes acumuladas. Si nos vamos a la fuente y vemos las gráficas de origen en muertes por semana, se ve que no hay más muertes de las que se produjeron en los años 2017;2018 y 2019, antes de las vacunas. En el año 2020 hubo incluso una bajada de muertes. Igual habría que analizar el por qué. de Estábamos confinados en casa.
    Un artículo sin ningún rigor científico. Las muertes además del año 2020 empiezan a aumentar en torno a la semana 20 antes de empezar a vacunar a los niños y no en la semana 36 como dice el artículo. Muchos pueden ser los factores y muy diferentes los que expliquen la subida de dichas muertes, pero habría que estudiarlo, con base científica, y yo desde aquí no me atrevo a opinar.
    No sé cuál es la finalidad de dicho artículo. Igual la autora no sabe interpretar una gráfica sobre la que escribe o busca desinformar a la población, todavía peor.

  4. Al Gobierno no le interesa analizar la sobremortalidad, como tampoco le interesa presentar ante el juez los contratos firmados con las farmacéuticas, no hace falta ser un lince para ver los indicadores de Eudravigilance en la UE y VAERS en EEUU y observar que, desde que comenzó la mal llamada «vacunación», los países donde más «vacunan» son aquellos en los que más mortandad hay. Y el Gobierno no lo quiere investigar porque le mueven otros intereses económicos con la Big Pharma, que no la salud de la ciudadanía. Y si no es así que presente los contratos, tan simple como esto.

  5. Es lamentable escribir un artículo basado en una gráfica y no saber ni siquiera interpretar la misma. ¿Realmente la autora (una mente preclara, como queda patente) es tan necia como para creer que están muriendo más de 800 niños por semana desde hace meses?

  6. Debe revisarse la interpretacion de la gráfica y reescribir el artículo.

    SÍ hay mayor mortandad anual pero los números se refieren al acumulado hasta la fecha.

    Aunque bienintencionado, el artículo desacredita lo que se pretende denunciar y debe corregirse.

  7. Ya lo han dicho varios comentarios pero este «artículo» es un despropósito y es no entender el gráfico acumulado. No entiendo como 1 semana más tarde no se ha publicado una rectificación.

  8. ¿Y de dónde saca la peña que son muertes acumuladas? En la gráfica dice «exceso de muertes». En el artículo dice «por encima de lo habitual», con lo que supongo que habrá algún dato o promedio que se considere «lo habitual»

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído