jueves, 30mayo, 2024
20.5 C
Seville

Feijóo y Casado en unión y compañía

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El actual presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y su predecesor, Pablo Casado, han comido juntos en un conocido restaurante madrileño. Escenificaron que fueron descubiertos por la prensa, pero lo cierto es que la impresión es que la “pillada” fue más bien premeditada. Salieron por separados del local para dar más verosimilitud a la pillada. Los medios de comunicación estaban en la puerta del restaurante porque alguien dio el chivatazo y porque a alguien le interesaba que se supiera.

Más allá de un encuentro de cortesía y normalidad interna en el PP, el almuerzo que han tenido juntos Feijóo con el defenestrado expresidente, Pablo Casado, tiene su intríngulis que conviene no dejar pasar por alto.

A Feijóo se le achaca y con razón que en su partido, a pesar de ser el Presidente, manda poco. No son pocas las ocasiones que ha tenido de matizar y cuando no, rectificar, algo que ha dicho o propuesto al recibir el toque de atención sobre todo de la Presidenta de la Comunidad madrileña, Díaz Ayuso, o cuando no, de un medio de comunicación bien engrasado desde el PP de Madrid.

Si esto es así y las hemerotecas puedan dar buen testimonio de ello, ¿cómo es posible que Feijóo decida reunirse en amor y compañía con Casado compartiendo mantel? Y ¿por qué el día que se cumplía un año de su defenestración en el PP y que tras la supuesta pillada manifieste que el Presidente del PP es libre de reunirse con quien quiera? Y para más inri cuente que había propuesto a Casado participar en la campaña electoral, pero que había declinado la oferta por motivos profesionales. Se ha sabido que Feijóo ha ido posponiendo el encuentro con Casado desde antes de navidades y ahora ha considerado en momento adecuado y no antes.

No hay que ser un lugano para saber quien era el receptor del mensaje y quien se iba a subir por las paredes al saberlo, esto es, la mismísima Díaz Ayuso. El toque de atención ha podido escucharse hasta en Sebastopol y la “Faraona de Chamberí” no ha podido disimular su contrariedad al ser interpelada por el encuentro entre Feijóo y Casado en rueda de prensa.

Tampoco hay que ser lugano para darse cuenta de que Ayuso no está pasando por sus mejores momentos políticos, salvando lo de la presunta corrupción de su hermano. El problema sanitario en la comunidad madrileña lejos de resolverse está cada día más enquistado y ya hay voces en el PP que ven con preocupación la situación y su posible influencia negativa en los resultados electorales de mayo.

Con este gesto aparentemente fútil, Feijóo ha pretendido transmitir en el interno y en el externo de su partido la autoridad que muchos le cuestionan, y que a él nadie le marca la agenda, por muy lideresa mediática se crea.

En cualquier caso, de no estar Ayuso señalada por el caos de la sanidad madrileña y diezmada, por tanto, su figura política hay dudas de que Feijóo se hubiese atrevido a la comida con Casado, ya que ha ido posponiendo el encuentro con Casado desde antes de navidades y ahora ha considerado el momento adecuado y no antes.

Esa es precisamente la conclusión que debe sacarse de los hechos y de las palabras posteriores de Feijóo. A la Presidenta madrileña ya en el PP aparentemente ha dejado de ser temida ni considerada un valor tan importante para el PP, sobre todo si va confabulando con la ultraderecha. De tal forma, que es posible que quien más se alegre, aunque lo haría de forma contenida, de un posible batacazo electoral de Ayuso en Madrid sea Feijóo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído