miércoles, 19junio, 2024
17.7 C
Seville

Fernando Parra Nogueras

Persianas & El Antropoide

Francisco Silvera
Francisco Silverahttp://www.quenosenada.blogspot.com.es
Escritor y profesor, licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid. He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Yo escribo siempre desde una perspectiva literaria. Francamente, no me atribuyo ninguna genialidad ni singularidad genética que pudieran hacerme admirable a los ojos de la lectura; entiendo que una buena historia es un buen ingrediente literario, pero lo que la convierte en Literatura es el cocinado, el cómo se traslada al sillón de orejas donde quien la lee la traduce a su vida. Trabajo. Trabajo. Ignorar que esos resortes pueden amplificar la intención narrativa es ignorar los fundamentos de este Arte.

Me resulta tedioso sentir que debo explicarme cada vez, pero sólo así me siento sincero. Hoy se confunde con Literatura lo que sólo es escritura y, lo que es peor, con un aura de prestigio muchas veces que ora la inopia del crítico ora los intereses comerciales que dominan el panorama libresco general velan esa superficie que mira la mayoría. ¿Dónde están las universidades?

Una sorpresa en prosa como Fernando Parra Nogueras, revelada por un maestro poeta muy admirado, es una fiesta de las Letras. He bebido en varios tragos Persianas y El antropoide del citado, a quien sitúo ya en mi particular parnaso de los hodiernos, en la esquina de José María Conget, de quien soy devoto, en el paraninfo de esa gente que narra sin que se le note el artificio y que, sin embargo, esconde bibliotecas de labores y toneladas de conversaciones, discusiones y reflexiones sobre el cómo (hasta para negarlo) que terminan efectuadas en un papel escrito dotado de personalidad diferenciadora, de distinción, no sé qué será el estilo (conversación eterna con mi maestro Javier Blasco) pero anda entre estos pucheros.

En Fernando Parra hay un gusto por la distribución del sonido en los fraseos, una melodía interna adobada con riqueza léxica oportunísima, certera hasta la necesidad, con ese tino gabrielmironiano de hacer con una palabra un dardo tal que parezca ya imposible decir de otra manera; hay un pormenor en la propuesta psicológica de los personajes, una capacidad para la sinestesia con los paisajes, una suavidad con lo bruto y con lo sentimental una crudeza… que convierten en disfrute cualquier pasaje de su obra.

Persianas es otra novela sobre el inicio a la vida, pero aleja de sí el tópico y se convierte en un testimonio histórico tan bien contado de la España recién bautizada democrática que explica, sin citarlo, mejor el hoy que mucha de la prensa o el ensayo actual. La descripción del submundo charnego en Tarragona, del desarraigo de los descendientes de la inmigración, del despotismo ilustrado del nacionalismo (una fe injustificable y criminal, sin excepción), de los juegos asesinos del terrorismo de ETA y las complejidades subyacentes, la contraposición de lo infantil y lo adulto la convierten en una lectura necesaria en una sociedad utópica en la que leer novelas fuera algo más que adocenamiento y vulgar entretener sin fondo.

La lírica es inversa en El antropoide; toda la potencialidad del lenguaje pasa de la sensibilidad infantil a la de un antropiforme… pero animalesco ¿humano?, puro instinto sin conciencia ni consciencia y, no obstante, con culpa. Esta novela es la poetización del realismo más sucio que viciosamente usted soñar pudiera, un festín de recursos literarios avocados a describir una carnalidad más que soez, un ejercicio de análisis de lo humano que hace verdad aquel deseo catártico aristotélico respecto de la Literatura, una lectura necesaria en una sociedad utópica en la que leer novelas fuera algo más que adocenamiento y vulgar entretener sin fondo.

Esta pareja de novelas, aunque sea un descubrimiento casual la lectura doble, forman un conjunto más que indispensable, una especie de Yin y Yang, una suerte de vertientes de la misma montaña absolutamente diferentes y complementarias, un hecho heraclíteo. Sin duda, Fernando Parra Nogueras es un grandísimo escritor de Literatura, frente a esa patulea de escritores de escritura que narran lo que sus lectores quieren leer para garantizarse éxito, en el sentido que sea. El éxito de Parra es su ejemplaridad artística, es un modelo, es un clásico.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído