miércoles, 22mayo, 2024
27.1 C
Seville

Hartos de tanto llorón, mientras los demás nos dejamos la piel

María José Sánchez Soria
María José Sánchez Soria
Mujer y socialista. Activista social y curtida por mil frentes en la vida. Optimista vital en cada lucha y animosa en la dificultad. Hija del 64 y heredera de todas cuantas me precedieron en la búsqueda de justicia.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Las farmacéuticas hacen agosto con la pandemia, y lloran porque han perdido dinero con algunas mascarillas al principio de la pandemia, y con los test de antígenos ahora. 

Yo me pregunto, ¿Cuánto han ganado, cuando nos vendían los test a 9,00 euros y en Portugal, se vendían a 2,00 euros? ¿Cuánto han ganado con los geles hidroalcohólicos, con los guantes, con los ansiolíticos y antidepresivos? 

En este país nos hemos mal acostumbrado a que, cuando hay un sector muy grande o son macroempresas, papá Estado acude al rescate. Pero mientras tanto, hay muchos sectores sobre todo de medianas y pequeñas empresasde las que nadie se acuerda, cuando lo han pasado mal, no han tenido más remedio, que seguir tirando del carro como han podido y algunas incluso se han visto abocadas al cierre. 

Cuando una empresa gana muchos millones de euros, se les debería obligar por ley, a guardar una parte muy importante de las ganancias, para contingencias que pueden surgir en cualquier momento, y no a cumplir con un mero trámite que resulta insuficiente a todas luces. Para prueba esta pandemia, ¿quién se iba a imaginar, que el más pequeño de los seres vivos, un virus, nos iba a doblegar a todos los seres humanos y por ende a las economías de todos los países? 

Así cuando ocurren desgracias, no tendría que acudir al rescate el Estado siempre. Todos recordamos el rescate de los bancos, con nuestros impuestos, pero de los que no han devuelto ni un solo euro. Todos recordamos el rescate de equipos de fútbol y prefiero no dar nombres, pero nunca nos devuelven un solo euro.  

¿Quién rescata a los autónomos, a los que se quedan en paro y son mayores de 55 años, a la gente que por avalar a hijos se han quedado sin casa, en definitiva, a los más desfavorecidos? Y luego nos extraña, que en este país muera mucha más gente de suicidio que de accidentes de tráfico.  

Estoy harta de ver llorar siempre a los mismos, empresas como las farmacéuticas, que no sé cómo no se les cae la cara de vergüenza, o sí lo sé: simplemente porque carecen de ella. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído