domingo, 25febrero, 2024
15.1 C
Seville

Iñaki Uriarte Palacios, apoyando sin reservas el «no al Guggenheim en Urdaibai»

Arquitecto entregado al patrimonio industrial y su impacto. Crítico con las formas de hacer en materias urbanas y con la recuperación de los espacios públicos.

Félix Lareki Garmendia
Félix Lareki Garmendia
Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U.. Exprofesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Vicepresidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute de la navegación a vela. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Cuando uno hace entrevistas siempre se encuentra con sorpresas gratas. Es una mañana de Diciembre del 2023 en el hotel Conde Duque de la capital vizcaína, junto a su ayuntamiento a orillas de la Ría del Ibaizabal – conocida como  el Nervión –  un día lluvioso de otoño. He quedado citado con Iñaki Uriarte Palacios, arquitecto «rebelde», ha ejercido de analista urbano conferenciante y sobre todo profundizador en muchas materias que tienen que ver con las formas de construir y de vivir.  Eso le ha servido para no hacer muchos amigos en cierta clase política por su condición crítica permanente.

Digo de sorpresas gratas, pues Iñaki tiene un discurso fácil, da la sensación de un hombre muy zurrado en múltiples experiencias urbanas, sociales y de la arquitectura. De una educación exquisita y fácil conversación. Todo lo que hace y dice parece esta contrastado por un análisis previo de fina exactitud y observación.

Al referirme a mi último artículo en Diario16+, hablando de la manifestación en Gernika en pro de Gaza, a la que asistió, dando su apoyo a la misma, me señala una corrección que alude a las fechas del bombardero de la ciudad, cuestión que le agradezco de corazón, pues da fe que lo ha leído con detalle. Eso demuestra su gusto por lo exacto en el relato.

Me contesta: «La plaza donde se celebró la concentración de Gernika es Pasileku no es la plaza del ayuntamiento, esta un poco más abajo, donde la estatua de D.Tello, también conviene matizar que el bombardeo de Gernika fue un lunes, que era el día tradicional de mercado y no fue el primer bombardeo,  está el de Durango el 31 de Marzo, unos días antes que el de Gernika, también el de Otxandio, Eibar, el de Gernika fue de los primeros. La resonancia del de Gernika es gracias al mural pintado por Picasso, por lo demás estaría olvidado.»

«Ayer me metí en una fábrica que es una ruina industrial, Pradera Hermanos en Galdakao, estuve haciendo fotos y las he enviado a la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública (AVPIOP). Esta es la rutina diaria de Iñaki, la inquietud por la vida, por llevar a su profesión a establecer vínculos permanentes con lo humano y social.»

¿Qué piensas de la actividad de algunas personas defensoras del medio ambiente, al atacar obras en determinados museos del mundo. Algunos los han calificado de terroristas?

La palabra terrorista se está frivolizando mucho en todo el mundo. Inicialmente unos de los primeros atentados terroristas serían el bombardeo de Gernika, Éibar, Otxandio, etc., también hay un terrorismo cultural que yo en ocasiones he atribuido al PNV en su destructiva política del patrimonio cultural arquitectónico como partido gobernante, para mi es una continuidad de barbarie. El hecho de manchar un cuadro, atentar contra el Moisés o la Piedad de Miguel Ángel son actos culturales de barbarie, perturbaciones que atentan contra el patrimonio de la humanidad, pero no creo puedan calificarse de terrorismo, asustan pero una vez pasado el momento y su repercusión mediática uno se olvida de ellos. Esta palabra de «terrorismo» esta normalmente muy utilizada desde la derecha, banalizándose de alguna manera. Terrorismo podrían ser los estados de excepción, el Plan ZEN, la represión indiscriminada de las manifestaciones causaban un terror social, por tener un impacto fuerte en la sociedad y afectaban también individualmente a las personas sin el más mínimo indicio de culpabilidad.

¿Cuántos años de vida y donde naciste?

Tengo 77 años, nací en 1946 en Barcelona. Mi padre fue un exiliado político y por eso soy documentalmente barcelonés. Fuera de Euskalerria fue el mejor lugar para nacer. Pasamos por muchas carencias. Me fui introduciendo, hice una inmersión en un ambiente antifranquista y paulatinamente catalanista, independentista. También la inmersión lingüística catalanista – mas desapercibida-  y el haber estudiado en una Escuela de Arquitectura como la de Barcelona, que después de la de Derecho eran las facultades que más hervían, me dieron un perfil sólido con convicciones muy fuertes. Cuando vine definitivamente a Euskadi en el 86, comencé un trabajo eventual en la Diputación de Gipuzkoa, me hizo notar que estaba descolocado, había otros movimientos sociales y políticos, pero en el tema cultural de la conservación y del patrimonio había muy poca impregnación social y profesional.

Desde el 83 comencé a acudir  Euskal Herria. Tomando contactos e introduciéndome poco a poco. El 26 de Enero de 1.986 escribí un artículo, bueno una entrevista en el periódico El Correo relativa a la transformación del Paseo del Campo del Volantín, pues vivía en esa zona. Un paseo que antes era romántico se estaba»mineralizando. Como perdía aquel encanto de la vegetación, de lo verde, del árbol. Entonces conocí a destacados arquitectos que se habían licenciado igualmente en Barcelona y que estuvieron en el primer Gobierno Vasco, de la época contemporánea como Galarraga, Unzurrunzaga, Aguirregoitia y otros muchos como Peña, los Abando, Basañez, y bastantes más,  venía, les visitaba. Me decía la bibliotecaria, que otros le preguntaban quién es este Iñaki Uriarte que ha conseguido la página tres del Correo, esto sorprendió, pues los arquitectos no se manifestaban, opinaban o publicaban acerca de lo que iba pasando en ciudades y pueblos.

Fui conectando con la AVPIOP que desarrollaban actos y publicaciones informativas sobre el patrimonio industrial, la gran referencia y legado de un reciente y próspero pasado incomprendido y maltratado por las diversas administraciones vascas. Pero me atrajo más la línea de la crítica. Y paulatinamente fui acentuando esa radicalidad, identificando, mencionando con nombres y apellidos a los que consideraba autores culpables o responsables por complicidad, cuando no prevaricando al servicio de la especulación y la destrucción.

Foto: Urdaibai desde Ogoño.

¿Comenzaste tu activismo como arquitecto?

Sí, una especie de guerrillero de las ideas. Hace 50 años estaba en las milicias universitarias cuando muere Carrero Blanco y se ve que aquel entusiasmo no lo podía contener. Alguien lo captó y fui expulsado junto con otra persona entre unos 1500 universitarios autoreprimidos. Pasé ha hacer el servicio militar normal. Pedía prórrogas, una detrás de otra Una vez fui al cementerio en Hoyo de Manzanares donde estaban enterrados en marzo de 1976 , quizá fui el soldado más viejo y voluntariamente inútil del ejercito español que me secuestró.

Ese concepto disconforme, guerrillero que viene heredado de familia, ir a todas las manifestaciones en Barcelona, me llevo a interesarme en temas complementarios sobre el Patrimonio y la identidad de una forma progresiva. Había mucha gente que lo agradecía, pero la clase gobernante no.

¿Pero esa actitud de guerrillero te ha seguido toda tu vida?

Sí desde luego. En algunas ocasiones me han recomendado no firmes el informe que has hecho para una causa reivindicativa del patrimonio o no intervengas tu porque va a ser perjudicial. Pero he ido creando otros entornos de simpatía y por que no decirlo, de reconocimiento. Hace un tiempo estuve en Antzuola a fotografiar un frontón y me conoció alguien, al preguntarme ¿Tú eres Uriarte?. Era una persona que me seguía a través de mis escritos y artículos.

Hace muchos años en Iruña me dijo alguien de la organización de un acto en el que ofrecía una conferencia ¿Cómo es que hay tanta gente hoy aquí? Y querían conocer a ese que le leemos y compartimos sus puntos de vista. He disfrutado también de muchas simpatías y apoyos en esta materia de defensa del patrimonio.

¿Crees en la belleza de los espacios industriales?

Se han hecho verdaderas barbaridades y otras cosas geniales. Se realizó un documental Oda a la fábrica abandonada, que se presentó a diversos premios, lleva música de un acordeonista, Gorka Hermosa, de percusión Ugarte, lo filmó un gran amigo periodista Unai Alonso. En una edición a los premios del Colegio de Arquitectos en la modalidad de cultura el entonces decano me dijo «por mi te hubiera otorgado el premio pero estaba muy presionado». Me dieron un accésit.

Hay mucha belleza en los espacios industriales ya abandonados.  Estos espacios crean una composición informal integrada por la concurrencia de grandes recintos, elementos e instalaciones de necesidad productiva dispuestos con lógica funcional y expresados en un lenguaje compuesto por contrastes. un recital compuesto por geometrías complejas, configurando un espectacular escenario de gran tensión visual. Muchos de estos edificios en claro declive creando una emoción y un áurea de romanticismo, generando una identidad muy atractiva. Se habla de un «trance dubitativo».

¿El concepto de patrimonio inmaterial se ha acuñado mucho en los últimos tiempos?

Ese documental por el que nos dieron el accésit, está rodado en 2011 durante el proceso de demolición de Babcock&Wilcox, Basconia y otras fábricas, también se presentó a unos premios europeos y quedó también finalista. El patrimonio inmaterial es muy importante y hoy día muy relevante por su aportación social y humanística. Hay arquitectos que han derribado, alegremente sin ningún reparo muchas notables fábricas lo que ha sido demencial por su gran valor inmaterial e incluso artístico.

Es ese concepto de ciudad, fábrica, marca. Por ejemplo Eibar, máquinas de coser marca Alfa,  Elgoibar máquinas de coser Singer, Irún chocolates Elgorriaga, Barakaldo, Altos Hornos de Vizcaya, Sestao La Naval ,Legazpi Patricio Echevarria, luego viene el comentario despectivo de que las fábricas eran centros de tortura salarial, pero muchos trabajadores querían que sus hijos entraran allí pues si eran un poco listos podían ascender.

En el caso de Bilbao, marca Guggenheim arte moderno. Y en el caso de la fábrica Dalia que se piensa en hacer desaparecer, la notable tipología estructural en «dientes de sierra» del diseño de sus pabellones la hace absolutamente original. Hay unas piezas de cubertería que están en el MOMA de Nueva York. Un día fui a preguntar a la oficina de turismo de Gernika y no sabían nada de esto. Esto es un valor inmaterial, que no ha dejado nada a su ciudad, más que una fábrica que se pretende derribar.

Por otro lado está el valor sentimental que la persona le da a la fábrica, que es donde trabajo el Aita generando riqueza para mantener a toda la familia. Y que como es el caso de Dalia con tanta piezas de cubertería de prestigio mundial.

¿Hay recintos culturales que provienen de antiguas fábricas?

Sí, está repleto Europa, aquí tenemos en Bilbao una galería de arte Carreras Múgica en uno antiguo taller de este tipo. Produce vergüenza que haya arquitectos que hayan firmado tantos y tantos derribos.

¿Hablamos  del Guggenheim?

Primeramente si te parece hablemos un poco del Guggenheim en un entorno plenamente urbano de Bilbao. Muchas veces en estos grandes proyectos ha surgido un viento de cola importante que te ha llevado a cometer muchos errores.

Por ejemplo, cuando la obra del metro lo llamé un TAV suburbano e innecesario y luego al cabo de 10 años escribí un artículo que se tituló Decámetro, diez años de metro y decía en el último párrafo «ME ALEGRO DE HABERME EQUIVOCADO HACE DIEZ AÑOS«. Ingenieros del metro como Agustín Presmanes y otros que me encontré en actos me dijeron «Iñaki como has cambiado» y conteste «bueno, cometí un error». 

También en el tema del Guggenheim en Bilbao, cometí un error que considero es un «a medias».

Allí asistí a numerosos debates con Ramón Zallo, Joseba Zulaika  se centraban las críticas al predominio de una marca americana, los artistas locales se manifestaron porque temían que no iban a tener ayudas, etc., el día que se colocó la primera piedra por el Lehendakari Ardanza apareció un artículo en Egin que titulé Guggenheim colosal coliflor californiana y que junto con otros periódicos del día se encuentra en el cilindro de cristal depositado bajo tierra. Al ver progresar su estructura hizo cambiar bastante la opinión de bastantes personas sobre la singularidad del edificio, que algunos habíamos visto previamente en la maqueta y en planos del proyecto. José Luis Merino organizó un debate, otros fueron más críticos que yo. Ciertamente me frené un poco.

Foto: Marisma del Urdaibai. Hay mercenarios que por un puñado de dólares hacen cualquier cosa.

En cualquier caso todo reside en el edificio, lo artístico es lo relativo. Ha habido alguna cosa excepcional, como China 5.000 años, Rusia en 2020 el Arte de la motocicleta en el 1999-2000 y Motion. Autos, Art, Architecture en 2022. También otras sobresalientes y algunas de más difícil aceptación. Como la misión de este museo parece ser atraer multitudes es factible en una próxima oportunidad se exponga algo de gran atracción popular como El arte del vino. Pero siempre quedará la singularidad del edificio.»

En el edificio del Guggenheim sobre la marisma en Urdaibai lo que se pretende -que confío no se construirá- es hacerlo sobre unas persistencias industriales valiosas, en Bilbao podría haber sido sobre una antigua fábrica «La Compañía de maderas» con su chimenea, una de las más bellas como decía el historiador Alberto Santana, pero la fusión no fue posible, se derribó. En el caso del Urdaibai también nos encontramos con la antigua fábrica Dalia en Gernika que es además de un símbolo uno de los escasos edificios de notable arquitectura industrial en la Villa.

¿También cuando hablamos del Urdaibai, nos referimos a su patrimonio inmaterial. Una bella zona calificada como de Reserva de la Biosfera por la UNESCO, un museo de la naturaleza? ¿Añadir el Guggenheim allí, que opinas? 

El profesor Ramón Zallo ya lo ha dicho, que SI al museo en Urdaibai, pero NO ASI. Faltan demasiadas cosas importantes por definir. Ahora hay una campaña mediática, diciendo que se van a regenerar muchas hectáreas de nueva marisma   de gran extensión que se va a incrementar el turismo, etc.. pero todo esto pasa por manipular la realidad. Nadie reclama en Urdaibai una instalación semejante, que solo sirve para solucionar un problema de The Solomon R. Guggenheim Foundation y las habituales expectativas de especulación urbanística inmobiliaria del PNV, y sus dirigentes, el ex diputado general Rementeria y la impositiva  nueva diputada Elixabete Etxanobe que ha mostrado un talante fascistoide «se construirá sí o sí». Un equipamiento que además de agresivo, poco aporta para solucionar la realidad socio económica de la región. Es un proyecto político, al PNV jamás le ha interesado la cultura, lo evidencia la lamentable, como otras tantas declaraciones de la presidenta del Bizkai Buru Batzar (BBB) Itxaso Atutxa, de que el museo se hará, es decir se impondrá a pesar de todo, lo que evidencia que para este partido de derechas Euskadi es Bilbao y alrededores. Lo que necesita Urdaibai es muy sencillo: garantizar el suministro de agua potable.

En el Guggenheim para Urdaibai se esta trabajando de forma obscura, porque ese estudio que se esta desarrollando en Nueva York intentando darle forma  solo lo hacen si hay un montón de dólares, eso hay que hacerlo informando, no se ha creado una necesidad de este museo, la colaboración de ciertos medios que son patronos, Deia y la Cadena SER, El Correo, sus lectores no saben que por ejemplo el proyecto de ampliación de Foster & Patners (él, Norman Foster, firma contratos, hace unos dibujos otros proyectan y pone el nombre que es lo que cotiza) del Museo de Bellas Artes está denunciado en la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo y en el Juzgado de Instrucción Nº.1 de Bilbao. Hay un silencio por parte de la prensa. El otro día me decía una amiga que España es el mayor país del mundo donde se venden más periodistas que periódicos.

¿Se podría darle contenidos a muchos proyectos en la Comarca del Urdaibai?

En este País Vasco hay unas carencias importantísimas de museos, no hay un museo de la Industria y la Técnica, y hemos tenido una tradición industrial importante. No hay un museo del trabajo y sus reivindicaciones, tampoco de la Pelota no hay un museo propiamente de Historia que creo Arzalluz también lo recomendaba. También falta un museo sobre la bicicleta. Hay cosas interesantes en el Museo de la Armería de Eibar. Tampoco de la Cartografía. Estos equipamientos crean puestos de trabajo algunos específicos para licenciados en la materia. Mas museos y menos policías que acaparan enormes presupuestos y su actividad es escasa.

El mismo museo de la naturaleza que podría estar sito en Gernika. Un museo del bombardeo o de los bombardeos, porque como he dicho antes fueron algunos más. No hay aulas de la universidad en el Urdaibai, nuestra universidad debería tener más presencia que la que tiene que es muy poca en una comarca de 45000 habitantes. alguna facultad de temas marinos quizás. Un museo del surf quizás aprovechando el tirón de Mundaka con algún fabricante de marca Euskadi.

En la Yeguada Militar próxima a Donostia, en Hernani Junto a Chillida Leku; un museo privado, podría instalarse con similar criterio de obras al aire libre de un museo de la escultura pública vasca, la de Basterretxea, Ugarte, Mendiburu, Anda, Lasa,.Lertxundi, Arrizabalaga, Novella y otros más y otra parte la de tamaño y materiales más sensibles en un edificio en el interior, En cambio tenemos esculturas que están en nuestra calles que están muy abandonadas, llenas de pintadas, sucias.

Un país si tiene una elemental autoestima cultural debe mostrarla mediante una serie de museos especializados de la creatividad propia, no de la ajena impuesta de otras instituciones para revalorar sus obras. Estoy pensando en unos museos que no sean masivos, identitarios, nuestros, museos que no son de multitudes, dirigidos por personas capacitadas, no por afiliados al PNV como Sorkunde Aiarza coordinadora de Euskal Museoa que anteriormente como alcaldesa de Zamudio, en 2010 fue condenada a nueve años de inhabilitación política por un delito continuado de prevaricación.

¿Por qué ese empeño por parte de la administración vasca de llevar un museo Guggenheim, que no es demandado al Urdaibai? ¿Qué se esta cociendo por medio? Hablamos de mega inversiones de más de 200 millones de euros. ¿Estamos locos? Hay algunos estímulos que ya comienzan a alinear a la gente respecto a este proyecto que no ha pedido nadie más que unos pocos políticos.»

En el ayuntamiento de Bergara hay una frase que dice » Oh que mucho lo de allá, Oh que poco lo de acá» . Ese entusiasmo por lo de fuera. Por ejemplo la indumentaria vasca, que algo hay en el Museo de San Telmo en Donostiacon aportaciones privadas como las de Fernando Botanz. Debemos tener un criterio de País que cada vez existe menos. No se puede estar peleando, el Itxas Museo de Bilbao y el de Donostia del que soy socio fundador, que no tengan una relación entre si, no hay una misma cultura marítima de dos museos separados unos pocos kilómetros.

Tenemos un estúpido concepto de territorialidad gravísimo y ahora otro Guggenheim en un territorio  donde ya existe uno y encima de una Reserva de la Biosfera. Es inaudito. Otro museo extranjero, cuando necesitamos creaciones de lo propio. Sin pecar en localismos.

¿Se pierde el sentir de la ciudadanía, que es la que dictamina con su voto quien debe estar sentado en un sillón o en otro? ¿Se puede admitir frases como la de algunos políticos que han afirmado que el Guggenheim de Urdaibai se hará SI o SI? ¿Se puede aceptar esto? ¿Por qué se cambia la ley de Costas autorizando la nueva calificación de la ribera de la marisma de 100 a 20 metros cuando nunca ha sido así, solamente para que quepa la construcción del Guggenheim? ¿Por qué un Astillero como el de Murueta lleva ya muchos más años que los 50 que se le autorizó en 1.943 por el Gobierno Franquista?

En el Guggenheim muchas de sus exposiciones es para revalorizar su propia obra, para nada mas.  Ha habido cosas buenas y otras sin embargo de relleno. Hay que reconocer su dinamismo con el tema del Euskera. Por ejemplo con sus rótulos han sido cuidadosos al ponerlos únicamente en Euskera, sin traducción. Es curioso también que en este país museos importantes como el Guggenheim, Bellas Artes, sus directores son personas no euskaldunes.

¿Su opinión de la clase política?

Mi opinión de los políticos son personas que aparecen en una legislatura y cuya capacidad destructiva es enorme. El paso temerario de estas gentes con escasa formación en demasiadas materias, impulsando ideas destructivas y el PSOE acomodándose de modo servil a la derecha vasca para hacer de cada legislatura un paseo cómodo, compartido y lo principal, asegurando sustanciosos salarios para su tropa. De ahí esos millones transferidos ya a las cuentas de Diputación de Bizkaia para este segundo Guggenheim. Es como la navegabilidad de la Ría, quien es este Sr. Abaunza el que lleva el urbanismo de Bilbao para pretender poner un puente fijo entre Zorrotzaure y Zorrotza y que los barcos veleros no puedan llegar hasta el Itsasmuseum, Museo Marítimo junto a lo poco que queda de Euskalduna. Es una condena a este Museo brutal que quedaría descontextualizado.

El PSOE es de una forma de hacer muy servil hacia el Partido Nacionalista Vasco y esto se ve todos los días en este País. Salvo en las cuestiones que son identitarias como por ejemplo la lengua y la enseñanza en el que se hace a un lado.

Qué formación tienen, ninguna. Y los técnicos son capaces de hacer desarrollos por puro clientelismo, es evidente que no todos en honor a la verdad.  Así se marca el acontecer diario. Es muy grave. Se trata de seguir en el pacto, porque hay unos salarios, puestos, clientelismo, etc.. apoyando el metro en Donostia innecesario y no demandado por la ciudad, con obras muy arriesgadas que ya han causado problemas estructurales en edificios. La clase política que hay es de baja calidad.

¿Llevarías el Guggenheim a Dalia en Guernika?

Rotundamente no, hay otros museos como he mencionado que responden más a la realidad local, y me he dejado por ejemplo un museo de la producción de utillajes, de electrodomésticos, la electrificación del hogar. Aquí, en Euskal Herria se produjeron además de cuberterías de Dalia, y Cruz de Malta ollas como Magefesa, lavadoras y máquinas de afeitar, Otsein, radiadores como los de Fagor Electrodomésticos, grapadoras de El Casco, mobiliario domestico como sillas, lámparas y también urbano. No atraen multitudes, pero son entretenidos para el público popular, y atraen a especialistas y museos con sentido de la prudencia, que nunca serán un incordio para Gernika, sino todo lo contrario.» 

¿Por qué invertir ahora si en 50 años no se ha hecho?

Porque se aprovechan de esas carencias y se dicen «aquí metemos un museo y compensamos y así se soluciona todo» es un mensaje falso mentiroso que presiona a la sociedad que acepte el proyecto a cambio de enriquecer la comarca, aunque también es falso y es presuntuoso. Es una decisión política sin fundamentos sólidos. Hay mucho mercantilismo por medio. En Euskadi se han puesto de moda los megaproyectos, el metro en Donostia, el Guggenheim en Urdaibai, el AVE en el interior de Bilbao, la autopista Variante Sur Metropolitana con un tráfico muy pobre, la unión de Leioa con Portugalete y hacia la autovía A-8 a Santander por debajo de la Ría, etc. proyectos de una enorme complejidad, con grandes costes, que hipotecarán muchos otros proyectos de ámbito cultural o social. Son las obras amparadas por el PNV, pero las urnas no le son muy favorables, todo lo contrario. Es la política de la gran derecha conservadora, de carácter mercantilista y especulando sobre las zonas por el alcance de las obras. En algunos pocos proyectos se consigue un resultado feliz, aunque siempre el resultado social es muy dudoso.

Las personas salen a comprar como sino hubiera un mañana y aceptan todos estos proyectos y mas porque no les interesa ser parte activa y consultiva como así debiera ser en grandes proyectos públicos. Es de alguna manera poner el capital público en manos de especuladores o ignorantes. No se cuenta con los ciudadanos y estos prefieren dejar hacer o los que deciden buscan apoyos técnicos que comulguen con sus planteamientos.

Por ejemplo el túnel de Sollube podría tener sentido si fuera construido como ayuda al Puerto de Bermeo como puerto auxiliar de Bilbao. Pero porque no se ha desarrollado tampoco ese ferrocarril que va hasta Bermeo, pasando por Amorebieta. También hacer que desde el ferrocarril se pudieran contemplar estos bellos paisajes, sin alterar el medio ambiente. Tampoco fue muy feliz la obra que se hizo en la antigua fábrica ASTRA en Gernika según mi criterio. UNESCO debe pronunciarse pues en su reserva no deben ocurrir estos acontecimientos.

Foto: Esta manifestación en Gernika tuvo 4000 asistentes.

¿Qué les dirías a los políticos y a la ciudadanía que se oponen por razones distintas a este proyecto del Guggenheim en Urdaibai, unos a favor y otros en contra?

Que luchen por defender sus posturas y que no se dejen influir por los falsos mensajes de determinados partidos políticos. Pradales es un tecnócrata, va a cubrir la Avanzada cuando ahí no ha habido una reivindicación social. Es evidente que el ciudadano al ser preguntado dice que si, Porqué no se acomete de una vez el túnel de Kanpanzar, en la N-636 entre Elorrio y Bergara. Él acorde a su ideología, está defendiendo el Guggenheim en Urdaibai.

Parece que falta una planificación que pueda entregarse al ciudadano para los 10 años futuros.  Hay una dedicación fuerte a las grandes obras porque ahí se  pueden escapar fácilmente los dinerillos. Es el efecto centrífugo de las grandes obras, al sacar la mano del bolsillo, caen algunas monedas a repartir.

Ayer cuando salió que Pello Otxandiano va a ser candidato se me ocurrió una idea. Arnaldo Otegi de Elgoibar, el otro de Otxandio, tienen los dos principales frontones de Euskal Herria los que denomino como de Plaza Frontón. Hace unos domingos estuve en la Azoka de Durango en la presentación de un libro que habla de los frontones y en la portada figura Otxandio. El frontón es la plaza en este país y en la plaza es donde se desarrolla el diálogo, la comunicación «la palabra entorno a la piedra». Por cierto ambos, Otegi y Otxandio son de donde existen este tipo de plazas. Y Ambos son buenos oradores. Hay que saber negociar los grandes proyectos desde una perspectiva muy social. El otro día estaba titulando un artículo y puse en borrador «llora por mi Palestina»  e invertí la frase en «llora por, ti, y por ti, y por ti»…. Que no hacemos nada, debemos invertir el lloro.

 ¿La Sociedad vasca está adormecida?

A mi me parece que si, que lo está. Es un efecto el conseguir inocular pasotismo. El otro día en la manifestación de Gernika se demostró que tiene que haber una impregnación social importante, fue multitudinaria, dentro de las dimensiones del entorno en el que se producía pero hace falta mayores capacidades. Hace años si acudía una manifestación era porque por ejemplo si Mikel Laboa, o Jose Luís Zumeta eran firmantes del manifiesto de la convocatoria, eran un referente y arrastraban a la gente. Previamente a Gernika debiera haberse conformadoel manifiesto muy completo y conciso pero con un apoyo importante de la intelectualidad, no solo de Urdaibai sino de toda Euskal Herria, artistas, creadores, deportistas, cineastas, ámbito universitario, profesional diverso, sindicalistas, etc., personas con perfiles importantes. Quizá deban mejorarse estos aspectos. A pesar de ello lograron arrastrar a 3000 personas que esta muy bien. Pero hablo a futuro.

Cuando la gente va a una manifestación sabe que va a manifestarse pero no están inscritos y avalados los fundamentos por personas de peso. Esto se debe cuidar. Es básico, es el principio de todo. Falta casi siempre un MANIFIESTO PUBLICO PREVIO y un cartel que en esta ocasión estaba muy bien logrado. 

Hoy se ha hecho pública una pregunta en el grupo de Facebook NO AL GUGGENHEIM EN URDAIBAI que es eminentemente informativo y de debate. ¿Qué se podría hacer con 100 millones de euros en la comarca del Urdaibai, y SE HAN OBTENIDO MUCHAS respuestas muy interesantes. La inutilidad del Guggenheim 2 es evidente.

¿Aniversario de la Declaración en el Urdaibai?

El año próximo será el 40 aniversario de la declaración del Urdaibai como Reserva de la Biosfera 1984. Mi recomendación a GUGGENHEIM URDAIBAI STOP es que hay que considerar las cosas que he sugerido. Llegar a la UNESCO, con informes muy sólidos científica, ambientalmente avalados por personalidades y entidades de prestigio. Vivimos un periodo histórico en el que el marketing lo invade todo, hasta las propias ideologías, hay que tener en cuenta esto.

Para un tema reivindicativo del Museo de Bellas Artes de Bilbao, realicé un manifiesto, comencé a pedir solidaridades primero genéricamente, después pude involucrar a muchos arquitectos 77 con muchas llamadas mucho esfuerzo y así son las cosas. Entraron muy pocos artistas, personas de las Bellas Artes unas 30. Mucha gente se tambalea, cree que el día de mañana el Museo puede favorecerles con alguna exposición. Eso es una hipoteca pero es así. La intelectualidad no es libre. El manifiesto deben apoyarlo personas relevantes y debe ser un documento escrito

Es verdad que un buen equipo de abogados puede ser determinante, pero hay que pasar también por jueces que dependen de  cualquier otra influencia política.  No es fácil. Como por ejemplo el proyecto en el Cerro de San Bartolomé que estuve yendo, también estuvieron Chillida, Balerdi, toda la intelectualidad en contra. Ahora eso es difícil lograr. Algunos hoy dicen es que esto va en contra del PNV y … ya estamos entonces.

Al PNV se le tiene miedo por las represalias que pudiera haber. La capacidad represiva del PNV es muy grande. Y eso tiene sus consecuencias.

Tu última frase Iñaki

Guggenheim Urdaibai, STOP.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído