jueves, 30mayo, 2024
20.5 C
Seville

Isabel Díaz Ayuso y Ana Patricia Botín, tal para cual

Las coincidencias en la gestión entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y la de Banco Santander son muchas y a Ayuso alguien le debería decir que desde que Ana Patricia Botín tomó las riendas de la entidad, la valoración ha bajado más del 50%

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La física del magnetismo dice que los polos iguales se rechazan. Sin embargo, en la industria financiera y en la política neoliberal es al contrario. El mejor ejemplo de ello está en dos mujeres con poder: Ana Patricia Botín e Isabel Díaz Ayuso. Ambas han aplicado una serie de medidas exactamente iguales pero con desastrosas consecuencias.

La principal base de unión entre Botín y Ayuso se encuentra en la digitalización como elemento para, según ellas, incrementar los beneficios económicos. Sin embargo, esto viene acarreado por una reducción absoluta de costes que tiene consecuencias muy graves en las personas.

Tanto Ana Patricia Botín como Isabel Díaz Ayuso han lanzado una apuesta clara por esa digitalización que, en el caso de Banco Santander, ha costado la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo y la creación de una desigualdad tecnológica intergeneracional.

La presidenta del Santander afirmó en febrero de 2021 que «hemos demostrado que nuestra estrategia, nuestra escala y nuestro modelo de negocio son un buen punto de partida. En adelante, la transformación hacia One Santander, la expansión de PagoNxt y el Digital Consumer Bank, liderados por un equipo aún mejor y más diverso, nos permite tenerla confianza de reiterar nuestros objetivos a medio plazo de alcanzar un RoTE de entre el 13 y el 15% y de pagar un payout en efectivo del 40-50%, sujeto a la recomendación del regulador al sector».

Antes de la pandemia, Banco Santander anunció que para su proceso de digitalización iba a invertir más de 20.000 millones de euros. Según la hoja de ruta presentada por la entidad en abril de 2019 ante analistas financieros se incluía «la asignación de más de 20.000 millones de euros en transformación digital y tecnología en los próximos cuatro años para mejorar la experiencia de cliente y aumentar su confianza y vinculación, además de reducir costes».

Las dos últimas palabras son clave: «reducir costes». Ese es el mismo objetivo que tiene Isabel Díaz Ayuso con la sanidad pública a través del nuevo Plan de Salud Digital presentado esta semana.

Entre los puntos que más sorprende es la apuesta por la «telemedicina». Según la Comunidad de Madrid «otro de los pilares del Plan de Salud Digital presentado hoy es la apuesta por la telemedicina, desarrollando las videoconsultas médicas, teledermatología, teleradiología o telecardiología. Asimismo, incluye la hospitalización domiciliaria, que se extenderá a cada vez más hospitales. La presidenta ha remarcado en este punto que estas herramientas permiten una accesibilidad ‘sin mermar ni sustituir la relación directa y en persona con el médico y el enfermero o enfermera’.

Según Díaz Ayuso, «esto seguirá siendo lo habitual y lo que queremos es que esa relación se refuerce».

Sin embargo, este Plan de Salud Digital, al igual que la digitalización en Banco Santander, crea una brecha intergeneracional. Por ejemplo, se incluye una posibilidad para que en la Tarjeta Sanitaria Virtual se tenga acceso a los resultados de pruebas médicas con imagen. Las personas mayores no utilizan este tipo de herramientas y app.

«Ya se están enviado SMS inteligentes y notificaciones a través de la TSV y Cita Sanitaria para los programas de Atención Primaria (Bucodental y, en próximas fechas, el Programa del Niño Sano o de Envejecimiento Saludable) y para los de Cribado (Deprecam, Prevecolon y próximamente Cervicam). También se añadirán encuestas de satisfacción para evaluar la opinión de los usuarios, de forma que se identifiquen áreas de mejora. Dentro de las funcionalidades de esta Tarjeta está la Carpeta de Salud, con acceso a información clínica, al calendario de citas y a datos de salud y administrativos, y cuenta con un importante espacio dedicado al COVID-19. Los madrileños pueden verificar su medicación y realizar videoconsultas con los profesionales sanitarios», afirmó la Comunidad de Madrid.

Tanto Ana Patricia Botín como Isabel Díaz Ayuso están apostando por la imposición de una digitalización que deja fuera a millones de personas que, por diferentes cuestiones, no tienen acceso al manejo de este tipo de tecnologías. Por eso, son tal para cual.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído