martes, 21mayo, 2024
14.7 C
Seville

Israel acelera la creación de asentamientos ilegales en Jerusalén Oriental desde el 7 de octubre

Los ministerios y oficinas dentro del gobierno israelí están detrás de los proyectos más grandes y polémicos

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El Gobierno de Israel ha acelerado la construcción de asentamientos en todo Jersualén Oriental, con más de 20 proyectos, por un total de miles de viviendas desde el pasado 7 de octubre. Así informa el diario británico The Guardian, que ha tenido acceso a los documentos de planificación urbanística.

Señala el diario que los ministerios y oficinas dentro del gobierno israelí están detrás de los proyectos más grandes y polémicos, a veces en asociación con grupos nacionalistas de derecha con un largo historial en intentos de desalojo de la población palestina de sus hogares en distintos distritos de la ciudad.

Estos asentamientos contravienen el derecho internacional, y según se apunta, pueden tensar aún más las relaciones internacionales, especialmente con la Administración Biden.

“La aceleración de estos planes no ha tenido precedentes en los últimos seis meses”, afirmó Sari Kronish, de la organización israelí de derechos humanos Bimkom – Planificadores por los Derechos de Planificación. “Si bien muchos organismos gubernamentales cerraron o tuvieron un funcionamiento limitado después del 7 de octubre, las autoridades de planificación continuaron avanzando, avanzando estos planes a una velocidad sin precedentes”.

Estos nuevos asentamientos ofrecen viviendas a la población, mayoritariamente judía, de Israel, en distritos de Jerusalén que fueron anexados unilateralmente por el estado en 1980. Supondrán un obstáculo a la hora de establecer el reconocimiento del Estado Palestino, tal y como ya ha propuesto España, seguida de otros países ante Naciones Unidas.

Las autoridades de planificación israelíes han aprobado dos nuevos asentamientos desde el estallido de la guerra, los primeros en ser aprobados en Jerusalén Este en más de una década. La ampliación de un asentamiento cerrado de alta seguridad llamado Kidmat Zion, en el corazón del barrio palestino Ras al-Amud en la periferia oriental de la ciudad, también seguirá adelante a la espera de los comentarios del público.

La decisión sobre Kidmat Zion se tomó apenas 48 horas después del ataque de Hamás el 7 de octubre. El gobierno se hizo oficialmente parte del proyecto en una audiencia de planificación un mes antes, según muestran los documentos en el sitio web de las autoridades de planificación.

Dos son los proyectos que están ahora mismo poniendo en peligro la comunidad palestina  Beit Safafa, la mayor parte de la cual se encuentra en Jerusalén Este. Uno de ellos, conocido como Givat Hamatos, estuvo congelado durante una década debido a la oposición internacional. El trabajo se reanudó en 2020 y el mes pasado el sitio estuvo ocupado con trabajadores, maquinaria pesada y camiones. Según los documentos de planificación oficiales más recientes, el “iniciador” y el “solicitante” del proyecto es la Autoridad de Tierras de Israel, un organismo gubernamental. El documento enumera a las partes interesadas como el Estado de Israel y el municipio de Jerusalén, entre otros. El segundo gran desarrollo de viviendas se conoce como Givat Shaked y se construirá en el lado noroeste de Beit Safafa, en una parcela de césped y árboles.

The Guardian ha tenido acceso a los documentos oficiales, que según su publicación, muestran que la entidad que ha presentado formalmente el plan es la Autoridad de Desarrollo de Jerusalén, un organismo estatutario que tiene como objetivo «promover a Jerusalén como una ciudad internacional líder en el sector económico y en la calidad de vida en el dominio público».

Señala el diario británico que el “iniciador” del proyecto es el Ministerio de Justicia, a través de una oficina conocida como Custodio General, que se atribuye la responsabilidad del terreno en el que se construirá Givat Shaked porque incluye grandes extensiones que tuvieron propietarios judíos antes de 1948. Explica la noticia que el proyecto Givat Shaked ha sido fuente de división desde que se propuso construir allí por primera vez a mediados de los años 1990. La preocupación de que esto supusiera una amenaza para el proceso de paz de Oslo provocó la indignación internacional y Washington presionó a Israel para que cancelara el plan.

Hace dos años el plan recuperó impulso. La ministra del Interior en ese momento, Ayelet Shaked , rechazó cualquier reclamo de control palestino sobre el este de Jerusalén y dijo que era «impensable impedir el desarrollo y la construcción en esta área, o en cualquier otro lugar de la ciudad». Shaked también destacó la necesidad de “aumentar la oferta de viviendas” en Jerusalén. Otros partidarios del plan afirmaron que los palestinos podrían mudarse al nuevo «barrio». La aprobación total de la planificación se dio el 4 de enero de este año.

Un tercer proyecto, también cerca de Beit Safafa, se conoce como Acueducto Inferior e implica la construcción de un gran asentamiento adyacente a un barrio palestino. El plan del Acueducto Inferior fue aprobado íntegramente el 29 de diciembre. El sitio se extiende a ambos lados de la línea entre Jerusalén Este y la parte occidental de la ciudad. El iniciador y solicitante del proyecto es la Autoridad de Tierras de Israel, según muestran los documentos consultados por The Guardian.

Se revela en esta información que «Las actas de una reunión de planificación celebrada en septiembre muestran que la oficina del Custodio General fue aceptada como co-solicitante en el plan Kidmat Zion, aunque fue iniciado por una empresa privada establecida por una organización llamada Ateret Cohanim, un grupo que trabaja aumentar la población judía de Jerusalén Este.»

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído