miércoles, 19junio, 2024
17.7 C
Seville

Juan Lobato, un candidato solvente

El número uno del PSOE a las elecciones autonómicas por Madrid opone a la política basura de Ayuso un discurso centrado en ideas concretas y en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, está planteando una campaña directa y eficaz. A pesar de que Isabel Díaz Ayuso sale ganadora en todas las encuestas (unos sondeos le dan mayoría absoluta y otros posibilidad de gobierno con Vox), el cabeza de lista por el PSOE madrileño está poniendo encima de la mesa los grandes asuntos que afectan al día a día de los ciudadanos de la región. Está siendo hábil a la hora de esquivar el debate trampa sobre las listas de Bildu con condenados por asesinato que le pone encima de la mesa la lideresa del PP para centrarse en las materias más sensibles.

El asunto de la vivienda

Así, ayer le recordó a Ayuso que cuando llegó al poder autonómico prometió construir 15.000 viviendas de protección oficial y ha construido “exactamente cero”. La política de vivienda se ha convertido en una de las grandes batallas en esta campaña electoral. Pedro Sánchez ha dado órdenes a sus diferentes candidatos para que, al hilo de las últimas promesas que ha lanzado en el Congreso de los Diputados y en el Senado, se centren en este asunto que se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los españoles. Y Lobato se ha aplicado a la estrategia.

La línea maestra de la campaña diseñada por Lobato se centra en aparecer como el candidato que ofrece gestión “con seriedad y solvencia”. “Madrid puede dar para mucho más”, ha asegurado en las últimas horas. Durante el minuto final del debate en Telemadrid, el candidato socialista quiso dejar claro que gobernar es “escuchar, respetar y gestionar con seriedad”. “No perdamos tiempo. No puedes esperar más esa resonancia, esa casa que tenéis derecho a tener, esa plaza de vuestro hijo en Atención Temprana, Formación Profesional y Universidad”, afirmó.

Elevar el nivel y no entrar en el barro

Lobato sabe que uno de los principales hándicaps de la izquierda madrileña en las últimas elecciones es que no ha sabido conectar con el votante presentando un candidato con carisma. Y en esa lucha por construirse un personaje atractivo para la ciudadanía ha ido creciendo en los últimos meses en los que se ha enfrentado, en calientes y agrios debates cuerpo a cuerpo en la Asamblea de Madrid, contra la presidenta del Partido Popular. Cree que ha llegado la hora de “elevar el nivel” y comenzar a “exigirle más a los políticos en Madrid”. Es una forma inteligente de elevarse sobre el barro en el que tan cómodamente y a gusto se siente siempre Ayuso. Si nos fijamos, cada vez que la lideresa castiza insulta, provoca, o lanza un bulo u ocurrencia de las suyas, Lobato le confronta con datos, con ideas y con una pizca de ingenio que no le viene mal al PSOE en estos tiempos de falta de liderazgos carismáticos.

Un claro ejemplo lo tenemos estos días con el fango que el PP y Vox han soltado a cuenta de las listas de Bildu. Lobato se ha mostrado mesurado y se ha negado a subirse a ese ring. “Ella es consciente de la debilidad de Feijóo y está en eso. Que sea valiente y se presente a presidenta, si a Feijóo no le va a echar de menos nadie”, afirma.

Necesidad de acuerdos

Juan Lobato insiste en que la falta de negociación y acuerdos es un cáncer que ha propagado Isabel Díaz Ayuso en la política madrileña. De esta manera, presume de haberle mandado hasta veinticuatro cartas a la presidenta de la Comunidad, aunque ella siempre se niega a sentarse a negociar nada. Ocurrió con la reciente huelga sanitaria cuando la dirigente del PP acusó a los sindicatos de médicos y enfermeras de estar al servicio de una izquierda cainita y revolucionaria. Lobato siempre le ha pedido a Ayuso que recapacite, que deje de ver enemigos donde no los hay y que se siente a diseñar con la oposición un plan para reflotar el sistema sanitario público maltrecho, sobre todo en lo que se refiere a la Atención Primaria que atraviesa por un momento crítico por la falta de inversión en recursos humanos y materiales. Frente a esa política absolutista del ayusismo él opone otro talante y recuerda su época como alcalde, cuando se reunía habitualmente con el resto de partidos. Por el contrario, se lamenta de que solo se haya reunido dos veces con ella. Cabe recordar que la presidenta, en respuesta a las misivas de Lobato, ha concluido, no sin cierto desprecio, que “la relación por cartas es infantil”.

Lobato sabe que una de las claves para acortar distancias con Ayuso es aparecer como un político que apuesta por políticas concretas para el ciudadano lejos del tumulto y el ruido. En ese sentido se ha centrado ampliamente en las listas de espera que arrastra la sanidad pública de Madrid. “Por primera vez, casi un millón de personas están en lista de espera” y hay “problemas” para acceder al médico de cabecera, según denuncia. Lobato amenaza con convertirse en un hueso duro de roer para Ayuso. La respuesta a la pregunta de si los madrileños le compran el discurso decente, limpio y aseado al candidato socialista la tendremos el próximo 28 de mayo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído