domingo, 19mayo, 2024
16.6 C
Seville

La climatocracia y la Iglesia de la calentología

Colin Rivas
Colin Rivas
Padre fundador de la nación digital sin estado de Colinesia. El analista anárquico zen más dicharachero y censurado de internet. Escribo para contar algo importante. Doctorado en anarquía controlada zen y en todología por la universidad colinésica. Sin trabucos no hay paraíso. Mi libertad no acaba donde empiezan tus miedos. Soy transvacunao, transrico y transbicentenario. Mi pronombre es YO.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

«…Se advierte a los medios y lectores de mis libros que los virus y bacterias no existen ni han sido aislados nunca ni producen ninguna enfermedad y por tanto las vacunas no sirven para nada excepto como herramienta de control para el estado; que el cambio climático no es nada más que un cambio de invierno a verano y no de origen antropogenico; que las bombas atómicas de 1945, la física cuántica es un pufo, los viajes a la luna de 1969, las torres gemelas del 911 incluida la WCT7 hechas polvo por terroristas árabes en 2001, las energías limpias y el calentamiento global son “fake news.” Y por ello probablemente sufras de disonancia cognitiva y no puedas gestionar mi información sin cabrearte o que mentalmente tenga graves consecuencias.

Mis conclusiones y hechos comprobados son impepinables, simples, correctas y además buenas noticias para la humanidad.

Las bombas atómicas no funcionan.

Los humanos no pueden viajar a la Luna.

Los rascacielos no se derrumban desde arriba hacia abajo al chocar aviones.

Toda información de lo contrario es pseudociencia, mentiras propagandísticas o fantasías promovidas por los medios de comunicación y enseñadas en las universidades. Y si no estás de acuerdo con las mentiras oficiales, no se te permitirá participar en la regata universitaria* y otros eventos timo, etc. Tu posición en la sociedad está en riesgo.
Si sufres de disonancia cognitiva, sin duda encontrarás esta información inquietante y te enfadarás, te cabrearás, te pondrás ansioso o te preocuparás. ¿Qué creer y escribir? ¿las viejas mentiras o la verdad?

A los medios de intoxicación masiva y si queda algún periodista de los de antes se le pide amablemente a estos que obtengan asistencia psicológica para deshacerse de su disonancia cognitiva. ¿Por qué no curarte en salud? Y publicar este resultado e información como primicia.

¿Has oído hablar de Trofim Lyssenko? Deberías. ¡Fue el inventor de la pseudociencia alrededor de 1930! Stalin lo amaba. La pseudociencia se utiliza para presentar una mentira como verdad de una manera científica. ¡Sin embargo, es solo propaganda tonta! ¡Noticias falsas/inventadas!

Ningún climatólogo se cree que el hombre puede cambiar el clima aposta o sin querer.

Nunca fue el CO2 malvado o incluso venenoso y el calentamiento global no es producido por ningún gas ni combustible fósil. Es solo un programa ingenioso de miedo y capitalista de EE.UU./Hollywood organizado por los Lyssenkos de hoy en día. ¡Los ecolojetas y ecocomunistas! Las organizaciones de verdes interpretan voluntariamente el papel de payasos activistas y salvadores de la humanidad. Un producto puro de Lyssenko.

No tendremos nada. Bill Gates y sus compis, todo el movimiento vegano pretende que toda la humanidad adquiera nuevos hábitos alimenticios que acaben con las diferencias de identidad personal propias de la gastronomía.

S! ¡Y te harán comer insectos! Fue y es solo un show para entretenernos.

Desde inicios de 2021, circula en redes sociales y páginas web un video titulado Ocho predicciones para el mundo en 2030, en el que se pueden ver los pronósticos que tiene el Foro Económico Mundial para finales de la presente década. «En 2030 no tendrás nada y serás feliz. Cualquier cosa que quieras alquilar, te la llevará un dron a casa» y «comerás menos carne». «No será un alimento básico para el bien del medioambiente y tu salud», son las dos declaraciones que, por lo menos, deberían causar alerta. Y es que, en contra de la creencia popular, no estamos frente a una «teoría de la conspiración», sino a una agenda que ya se puso en operación en varios países.


Desde hace tiempo, en varias partes del mundo, de manera simultánea, el movimiento vegano empieza a generar caos. Restaurantes, supermercados y criaderos ―especialmente, de vacas, cerdos, corderos y aves― son los blancos de los furibundos activistas. Las consignas son «acabar con la esclavitud animal», «todas las vidas importan», «no es comida, es un ser vivo» y, aunque usted no lo crea, «terminar con el heteropatriarcado especista». Nos la van a meter doblada con el supremacismo ecoanimalista y los ecozurderos: los humanos son vistos como una plaga que hay que exterminar, y ya han aprobado leyes de derechos de animales pero eso si puedes matar a los bebes que quieras porque esos son una enfermedad y son asesinos en serie (ironía).

Lo curioso que la mayoría están pagados por grupos petroleros, subvencionados por el estado (tiranía) o por grupos de ricos como lo Gates, Zuckerberg o los Getty. Si bien esas frases huecas hacen poco eco en la gente adulta, el verdadero objetivo es adoctrinar y lavarle el cerebro a las futuras generaciones. Ya que el veganismo, sacado del manual comunista de Mao Tse Tung, pretende imponer una revolución cultural desde el estómago.

Para los humanos la comida es más que la simple ingesta de nutrientes. Es una tradición. Alrededor de la comida hay recuerdos de familiares pasados o de nuestras raíces en caso de haber migrado o dela cultura de un país o región. La gastronomía es parte de nuestra identidad personal. Por ejemplo, los españoles y bolivianos usamos el churrasco, la paellera valenciana, o el cocido gallego para reunirnos con amigos y familia. Por su parte, los italianos tienen las pastas, los japoneses el sushi, los mexicanos los tacos y los peruanos el ceviche. En resumen, la cocina es cultura. Por eso, no conseguirán sus objetivos.

En su libro, como evitar un desastre climático Guillermo Puertas (Bill Gates jajaja) asegura que el ciudadano normal va a tener que olvidarse ―quiera o no― de consumir un chuletones, marisco, jamón Serrano, paella, o pescados y además andarás a tu casa o usarás la bici eléctrica o el mini coche, nada de gasolina ni de avión ni distancias largas.

Por otra parte, pensar que los combustibles fósiles son fósiles es otra estafa de los magnates petroleros y estados que quieren cobrar mucha pasta o impuestos por un mineral liquido que es inagotable como el petróleo o el gas. El petróleo tiene origen químico no fósil, ya que se extrae a más de 5 KM de profundidad ya no hay fósiles y los pozos de petróleo se renuevan al poco tiempo. Fueron los magnates como Rockefeller los que cambiaron la definición al tener su componente el carbono y de ahí el quid de la cuestión.

Por eso, el petróleo es un combustible limpio y no como la electricidad o baterías de cobalto, litio o lo que sea, los cuales se extraen de tierras raras arramplando con ciudades, pueblos y poblaciones enteras e intoxicarlas además de usar mano de obra esclava de niños africanos, sudamericanos y asiáticos contaminando todos los países y extensiones enormes con el resultado que en 8-10 años esas baterías no sirven para nada ni para reciclaje.

¿Es posible que no nos demos cuenta de que nos engañan?

Si, porque los controladores o arquitectos del control han logrado la capacidad tecnológica para entrar en nuestras vidas y mentes a través de la tele y el internet o teléfonos celulares o móviles. El llamado extremo de George Orwell por la libertad en 1984 se vuelve anacrónico : “Pueden obligarte a decir cualquier cosa, pero no hay forma de que te lo hagan creer. No pueden meterse dentro de ti» ¡NO!: ahora si que pueden. Las tecnologías de vigilancia y el inmenso aparato de programación neuronal, los chips subcutáneos, vacunas, drogas impuestas, medicamentos y hasta comida lo hacen.

El trabajo tampoco existirá más, reemplazado por “tiempo para pensar, crear y desarrollar”. Piense en qué, si no en el consumo material y trivial. Entonces crea. ¿Con qué propósito, ya que nada será “nuestro” y no podremos disfrutar de sus frutos y pasarlos a nuestros hijos? En cuanto al desarrollo de la personalidad, pensamos más bien en un número infinito de neurosis, que solo pueden remediarse con una ulterior medicalización de la vida, la administración masiva de sustancias psicotrópicas como el tan conocido fentanil o algún tipo de neuromodulación o antenas locales conectadas a aparatos caseros o incluso en vacunas capaces de hacer que el humano aguante una vida en cautiverio, de animales de granja sin quejarse y amándola.

No habrá necesidad de salir a comprar, «el algoritmo lo hará por mí». El inmenso experimento de ingeniería social que subyace al coronatimo se puede explicar muy bien: todos en casa, átomos «socialmente» espaciados, solitarios y desconfiados que reciben pasto del controlador o granjero. En la época feudal romano o de la edad media: en la, los campesinos o comuneros sus familias tenían la obligación de permanecer de por vida en el feudo del vasallo del Señor feudal o vasallaje y trabajar para él. A cambio, recibían protección y la garantía de un modus vivendi. Todo, excepto armas, algunas herramientas y algunos muebles, pertenecían al señor feudal.

Hablaremos y trataremos con temas controvertidos incluso en la disidencia y los desmontaremos, perderás el miedo a la sorpresa, a las fake news y a la seguridad falsa que te da el estado


Lo explico a continuación en este libro
https://www.amazon.es/gp/product/B0BW37KXFF

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído