sábado, 20abril, 2024
15.7 C
Seville
Advertisement

La cultura: el arma más poderosa

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Nuestra historia está llena de personas que lo han dado todo por una creencia: que la cultura es un arma que nos convierte en una sociedad mejor. De todos los hombres y mujeres cuyas biografías resultan inspiradoras en ese sentido, el nombre de Maria Moliner es uno de los que más pasiones levanta. Su vida es un completo acto de entrega a la enseñanza en igualdad. Y afrontó este reto en un contexto muy complicado.

«Cuando comenzamos a documentarnos para realizar el cortometraje Moliner y Compañía, descubrimos tres cosas que nos llamaron la atención: la desigualdad educativa durante finales del siglo XIX y principios del XX, el Diccionario Aragonés que no llegó a publicarse y las Misiones Pedagógicas durante la II República«. Así resumen desde LCS Audiovisual el mundo en el que esta zaragozana insigne llevó a cabo todo su trabajo filológico.

Para esta Productora Animación, «Moliner es una figura transformadora» y cuyo papel es importantísimo en la evolución que sufrió la educación en el siglo XX a nivel global.

El trabajo enlazado es una pieza audiovisual de 11 minutos en los que se repasa la vida y obra de esta mujer valiente e incansable trabajadora para tender puentes en una sociedad dividida, principalmente, por la falta de formación en las zonas más rurales de nuestro país. El cortometraje se centra, además, en otros hitos realizados por hombres y mujeres ilustrados que, conscientes de la fuerza de la educación, llegaron hasta las más altas instituciones para regular el acceso a la escuela para el mayor número posible de personas.

Reales Decretos contra la Libertad de Cátedra y exclusión de la Enseñanza Superior a las Mujeres (1868-1910)

Tal y como explican desde la productora de animación, «El gobierno de la Restauración borbónica publicó en 1867 un decreto real que anulaba la libertad de cátedra, expulsando a varios catedráticos». Estos hechos no podían quedar sin respuesta en la sociedad intelectual de finales del siglo XIX y principios del XX.

Así pues, en solidaridad con ellos, Giner de los Ríos y otros dimitieron de sus puestos y fundaron la Institución Libre de Enseñanza (1876 – 1939), donde las hermanas María y Matilde Moliner estudiaron con nuevos y vanguardistas métodos pedagógicos que no se volvieron a recuperar en el sistema educativo hasta 1982, ya que fueron sepultados completamente durante la dictadura, que apostaba por el monopolio de la educación a manos de la iglesia.

Por otro lado, en 1882 otra real orden suspendió la admisión de las mujeres a la Enseñanza Superior, prohibiendo que pudieran matricularse en cualquier establecimiento docente. En ese momento comenzó un duro proceso de trabajo que culminó en 1888, año en el que se acordó que las mujeres pudieran ser admitidas como alumnas de enseñanza privada.

Los responsables del documental sobre la vida de Moliner son rotundos en su repaso a la historia: «la mujer que quería estudiar para acceder a una universidad tenía que pedir permiso a sus padres, maridos, incluso al Consejo de Ministros. Tuvieron que pasar 22 años hasta que, en el decreto real del 8 de marzo de 1910, siendo Emilia Pardo Bazán consejera de Instrucción Pública, se permitiera el acceso a la Enseñanza Superior a ambos sexos y en igualdad de condiciones», cuentan, lamentando estos hechos.

Estudio de Filología de Aragón (1915-1941)

Pese a todos los impedimentos, algo ardía en el pecho de Moliner. Estaba decidida a cambiarlo todo y, por eso, de 1917 a 1921 trabaja en el Estudio de Filología de Aragón de Juan Moneva, mientras acaba su bachillerato y completa su carrera. «Esto le permitió formarse como lexicógrafa y colaborar en la realización del Diccionario Aragonés», recuerdan desde la productora: «Tras convertirse en la primera licenciada en Aragón, María se pone al frente del centro de Filología, donde incorpora cada vez a más mujeres en la labor docente. Gracias a su incansable trabajo, el Diccionario Aragonés llegó a tener más de 34 500 entradas. Se intentó distribuir por fascículos, pero no prosperó. En la actualidad todavía no ha sido publicado». Esta experiencia la utilizó María Moliner hasta darle una nueva forma y convertirlo en el que, para muchos, es el mejor diccionario de la lengua castellana, el Diccionario de uso del español, «su gran hito y por lo que será recordada siempre».

Las Misiones Pedagógicas (1931-1937)

La fecunda actividad cultural de María Moliner entre los años 1929 y 1939 también se ve reflejada en el cortometraje. En esos años, la filóloga participa en la política bibliotecaria nacional durante la Segunda República y escribió varios estudios sobre cómo debían funcionar las bibliotecas públicas y organizar su red. El año 1931 será muy relevante para ella:  una de las primeras medidas de la II República da vida al sueño de Cossío y Giner de los Ríos: Las Misiones Pedagógicas.

Las hermanas Moliner se unen a más de seiscientos voluntarios de diverso origen: maestros, profesores, artistas, cineastas y jóvenes estudiantes e intelectuales. La filósofa María Zambrano, el poeta Antonio Machado o Val del Omar, que proyectó y documentó algunas de ellas, también formaron parte de esta empresa. El Patronato crea varios servicios para alcanzar sus fines. El más importante fue el servicio de bibliotecas, que contó con la ayuda de María Moliner, un joven Luis Cernuda y la supervisión de Juan Vicens. Consistía en una colección de cien libros que se entregaban en un mueble, junto a instrucciones y talonarios para el préstamo. Eran bibliotecas destinadas a las aldeas y se depositaban en el local de la escuela al cuidado del bibliotecario o el maestro.

Hasta el 31 de marzo de 1937, en que se disolvió el Patronato, se entregaron 5522 bibliotecas y alrededor de 600 000 libros, lo que supone la campaña de animación a la lectura más grande jamás hecha en España. La acción bibliotecaria republicana continuó en el exilio Iberoamericano. «Nuestro tío Francisco Alvero, maestro durante la república, huyó a Francia en el alzamiento y se exilió a Cuba, donde escribió un modesto diccionario de español y algunos libros de texto para sus alumnos», explican en LCS Audiovisual, desvelando uno de los principales motivos de su trabajo.

Esta importante labor realizada por los intelectuales de la época, entre los que Moliner tuvo un destacado papel, son homenajeados ahora por LCS Audiovisual en su cortometraje de animación.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído