lunes, 27mayo, 2024
31.7 C
Seville

La mortinatalidad en Estados Unidos se dispara a niveles de crisis sanitaria severa

Un informe publicado por los Institutos Nacionales de Salud, una de las agencias federales del gobierno de Joe Biden, denuncia que hay que tomar medidas urgentes para acabar con las tasas inaceptablemente altas de nacimientos de niños muertos

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El gobierno de los Estados Unidos ha publicado un informe sombrío del progreso del país en la prevención de los mortinatos, calificando la tasa de «inaceptablemente alta» y emitiendo una serie de recomendaciones para reducirla a través de la investigación y la prevención.

El informe de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), al que Diario16 ha tenido acceso, encontró una serie de factores que contribuyeron al fracaso de reducir la tasa de mortinatalidad: los profesionales médicos descartaron las preocupaciones de sus pacientes embarazadas, la falta de investigación y datos, y la realización de muy pocas autopsias. Además, las disparidades raciales alarmantes en las tasas de mortinatalidad han agravado la crisis.

La magnitud del problema es enorme, señalan los expertos que firman el informe. El grupo de trabajo concluyó que las barreras para reducir la tasa de mortinatalidad no se pueden atribuir a una agencia federal o un solo departamento de salud estatal u hospital local, sino a problemas en todos los niveles.

Hace un año, el diario independiente ProPublica descubrió que las agencias federales de salud no habían priorizado la investigación, la recopilación o el análisis de datos centrados en la mortinatalidad, y que esas agencias, junto con los departamentos de salud estatales, hospitales y proveedores médicos, habían hecho un mal trabajo al crear conciencia sobre el riesgo y la prevención de la mortinatalidad.

Aunque muchas personas, incluidos algunos proveedores médicos, creen que los mortinatos son inevitables, las investigaciones muestran que hasta 1 de cada 4 pueden prevenirse.

Portada del informe de los NIH sobre mortinatalidad

Orden del Congreso

El informe recién publicado, que califica la mortinatalidad como «un importante problema de salud pública», fue el resultado de un mandato del Congreso que requería que el Departamento de Salud y Servicios Humanos desarrollara un grupo de trabajo sobre la mortinatalidad. 

El grupo de trabajo se encargó de examinar las disparidades de salud y las comunidades que enfrentan un mayor riesgo de muerte fetal; barreras para la recopilación de datos; el impacto psicológico y el tratamiento recibido después de un mortinato; y factores de riesgo conocidos.

La doctora Diana W. Bianchi, directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, la rama de los Institutos Nacionales de Salud que dirigió el grupo de trabajo, dijo en un correo electrónico que uno de los objetivos de la agencia es avanzar en los esfuerzos para «mejorar comprender y, en última instancia, prevenir» los mortinatos. Entre sus prioridades, dijo Bianchi, está avanzar con la recomendación del grupo de trabajo de crear una agenda de investigación para «desarrollar enfoques específicos y prácticos para prevenir la muerte fetal».

En total, el grupo de trabajo emitió 12 recomendaciones, la mayoría de las cuales estaban dirigidas a los NIH y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La agencia está investigando los factores de riesgo y las disparidades de salud y está considerando qué proyectos existentes de los CDC podrían usarse para la investigación de la muerte fetal, como los que ya recopilan datos sobre defectos de nacimiento y riesgos de embarazo.

Varias de las recomendaciones del grupo de trabajo estaban relacionadas con la mejora de la calidad de los datos sobre mortinatos a nivel local, estatal y nacional. Los cambios específicos incluyeron la estandarización de las definiciones, la mejora de la capacitación de los empleados que recopilan datos para los certificados de defunción fetal y la facilitación de la modificación de esos datos cuando sea necesario.

Los seguros públicos no cubren las autopsias

Una de las razones por las que los datos sobre mortinatos a menudo son incompletos o inexactos es que las autopsias, los exámenes de placenta y las pruebas genéticas no se realizan de manera uniforme. Incluso, si uno o más de esos exámenes se llevan a cabo y revelan la causa de la muerte, esa información crítica generalmente no se actualiza en las bases de datos estatales o federales.

La investigación de ProPublica descubrió que, en 2020, los exámenes de placenta se realizaron o planificaron en solo el 65% de los casos de muerte fetal y las autopsias se realizaron o planificaron en menos del 20% de los casos. 

El informe de NIH es demoledor con alguna de sus conclusiones. «Muchos padres informan que el personal del hospital los disuadió de solicitar una autopsia de su bebé muerto debido al costo, porque podría no ser concluyente o porque desfiguraría al bebé. Los médicos también pueden estar preocupados por la responsabilidad».

Hay que tener en cuenta que en Estados Unidos, si bien Medicaid cubre una gran parte de los embarazos y nacimientos, no cubre el costo de una autopsia. 

El grupo de trabajo también sugirió que los estados podrían modelar sus políticas para las autopsias de muerte fetal después de las políticas relacionadas con el síndrome de muerte súbita del lactante. 

Devastadores efectos psicológicos

El informe también aborda los devastadores efectos psicológicos de una muerte fetal. Los padres tienen un mayor riesgo de depresión, trastorno de estrés postraumático y ansiedad. Esos sentimientos pueden agravarse si los pacientes son despedidos o culpados por la muerte fetal.

«No es raro que las personas de color, en particular, hablen de proveedores de atención médica que los trataron con una actitud desdeñosa o que sienten que no tiene sentido hablar sobre ciertas inquietudes porque no serán escuchados y no hará una diferencia», dice el informe.

Una cuestión racial

Las mujeres negras tienen más del doble de probabilidades, y en algunos estados casi tres veces más probabilidades, que las mujeres blancas de tener un mortinato, según datos de los CDC de 2020. La tasa nacional de mortinatalidad para las mujeres negras ese año fue de 10,3 por cada 1.000 nacimientos, y para las mujeres blancas fue de 4,7. Pero no son solo los bebés negros los que mueren a un ritmo desproporcionado, también son sus madres.

La misma semana en que se publicó el informe de mortinatos del NIH, los CDC emitieron otro informe separado sobre mortalidad materna, al que Diario16 también ha tenido acceso, que encontró que la tasa de madres que mueren durante el embarazo o poco después del parto aumentó en 2021, mientras que la tasa de mortalidad materna en mujeres negras fue más de el doble que la de las mujeres blancas.

Primera página del informe de los CDC sobre la mortalidad maternal
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído