domingo, 19mayo, 2024
13.5 C
Seville

La visita de Yolanda Díaz a Gran Canaria

Antonio Aguado
Antonio Aguado
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El pasado sábado se desplazó a Gran Canaria Yolanda Díaz, para tener según dijo el último de los encuentros que ha venido sosteniendo por todo el país, para escuchar la voz de la sociedad, antes del próximo 2 de abril día en el que, piensa exponer las conclusiones de esta experiencia e informar lo que electoralmente piensa hacer en un futuro próximo.

Como viene siendo habitual, en torno a este acto se había creado grandes expectativas y el local donde se celebró, sobrepaso con creces el aforo. Antes que ella, participaron cuatro personas, la joven compositora de Fuerteventura Ayceysele Chacón, que se dedicó a denunciar la situación que viene atravesando su isla, con la sobreexplotación turística que suele recibir una media de mas de dos millones de turistas al año, cuando su población es de tan sólo 120.000 habitantes y así y todo el nivel económico y social supeditado al monocultivo del turismo, es de los mas bajos de todo el Archipiélago Canario. 

Previamente había intervenido el profesor de Historia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Daniel Castillo Hidalgo, que basó su intervención en denunciar la vulnerabilidad del territorio canario. Intervino igualmente el activista cultural Alberto González Pulido, que se quejó acerca de la situación que padecen los profesionales del sector que, para poder subsistir muchos de ellos, tienen que hacerlo desempeñando otro trabajo y reivindicó la abolición de la precariedad laboral.

Fueron intervenciones que estuvieron bien, pero un tanto anodinas. Quien, si entro en verdadera materia política e ideológica, fue el periodista y activista social Txema Santana, que denunció los más de 7.000 migrantes fallecidos tratando de alcanzar las costas canarias en la última década. Al final de su intervención pidió para esas tantas victimas 30 segundos de silencio, que con gran sentimiento se guardó muy respetuosamente con todas las personas en pie.

Pero previamente, ya había denunciado el trato que ha venido y viene recibiendo el pueblo saharaui, por parte del Reino Alaui del sátrapa y autócrata rey Mohamed VI y el abandono sometido por los gobiernos de España y muy particularmente por Pedro Sánchez que de forma unipersonal, sin contar con los órganos internos del PSOE y externos del Grupo Socialista en el Parlamento, ni de sus socios de gobierno, adoptó la posición de que se le imponga  como pretende Marruecos un estatuto de autonomía al Sahara Occidental, menoscabando el legitimo derecho del pueblo saharaui a su libre determinación e independencia, tal y como se contempla en varias resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales. Por supuesto, con arreglo a lo que expuso fue el más aplaudido.

En lo que se refiere a Yolanda Díaz, su intervención la centró en hablar acerca de los logros obtenidos con su Ministerio de Trabajo, los más de tres millones de trabajadores que no perdieron sus puestos de trabajo durante la pandemia y miles de empresas recuperadas gracias a la aplicación de los ertes. Lo que ha significado la reforma laboral en la erradicación en gran medida de la precariedad en el empleo y la gran disminución del paro con más de 20.463.900 empleados en la actualidad, con una disminución del paro que había dejado el gobierno de Rajoy de 3.252.130. Y todo esto habiéndose subido el SMI (Salario Mínimo Interprofesional) un 47% desde finales de 2018, cuando estaba en 735 euros, habiéndose alcanzado los 1.080 actuales.

En ese sentido, su discurso por reiterativo en los muchos foros en los que se mueve, ya era más que conocido. Por eso se le hecho tanto a faltar que no le diera un carácter más ideológico y centrándolo en consecuencia, en temas de gran trascendencia, como el mismo del Sahara, que, si lo abordó, pero debido a las preguntas que al respecto le hicieron desde el público, contestando que apoya la causa del pueblo saharaui. Tuvo oportunidad y no se manifestó, a favor de la creación de una banca pública que, nos evite seguir padeciendo los arbitrariedades y abusos de la banca privada. Lo mismo, en lo que se refiere a una empresa energética pública que, acabe con los grandes oligopolios especulativos de ese sector.

No habló nada en absoluto acerca de la monarquía y menos aún del indecente y corrupto rey emérito. Tampoco lo hizo para reclamar un referéndum para decidir el pueblo español libremente acerca del modelo de Estado que deseamos, dando la impresión de que no está en sus planes. No mencionó el vasallaje al que está sometida la Unión Europea y en nuestro caso España, sometidas a los designios de Estados Unidos y su OTAN. Sabiendo que la guerra de Ucrania a quien le está pasando factura, con tantas victimas  es a la clase trabajadora y personas más humildes. E incluso, a toda Europa como consecuencia de la gran inflación experimentada.

Ya hablando por último de su proyecto político Sumar, se pronunció a favor de la unidad de todas las organizaciones políticas y sociales que puedan y deban converger, sin que a priori se produzca nada que pueda distorsionar la ansiada unidad. Por el bien de la democracia, la libertad y la justicia social, se hace necesario cerrarle el paso a la derecha extrema del PP y extrema derecha de Vox. Esperemos que por parte de la izquierda no se le ponga fácil como lamentablemente ya ocurrió en Andalucía. De lo contrario, este país pasará a ser realmente insoportable. 

Es evidente que, a la izquierda del PSOE, hace falta que haya una organización política, que tire de éste para que realmente se vea obligado a realizar políticas con lo que debería ser su ideario, desde hace mucho (demasiado) tiempo degradado. De no hacerlo así, sería cuestión de asumir la responsabilidad de que, cada vez se lo estaremos poniendo mas fácil a las reaccionarias conservadora y ultraconservadora derecha.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído