sábado, 20abril, 2024
19.5 C
Seville
Advertisement

Las mentiras de Florentino Pérez

Santiago Aparicio
Santiago Aparicio
Doctor en Ciencias Políticas y Sociología. Contador de realidades. Guitarrista de rock en mis tiempos libres. Y cazador de doxósofos.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

¡Vaya semana llevan los poderosos en España! Desde el fin de semana hasta hoy mismo, ninguno deja de decir mentiras. Así, con esas mismas letras M-E-N-T-I-R-A-S. Lo hacen en proposiciones de ley, en medios de comunicación, en la calle o en una asamblea de socios como es el caso del personaje de hoy. Por culpa de la actualidad no se ha podido acometer la Asamblea de socios del Real Madrid (lo de socios en minúscula tiene su aquel, como verán), pero no hay que dejar escapar la oportunidad de recuperar el discurso lleno de fantasías y mentiras de su presidente Florentino Pérez.

Pérez, el gran muñidor de la política en España en los últimos tiempos (¿A que sí Albert Rivera y Pablo Casado?), se vino arriba en la asamblea de compromisarios (socios casi elegidos “digitalmente” por él) y expresó, cual figura mosaica, el verdadero sendero del fútbol mundial. Él desde su mesa de trabajo en Pío XII ha sido capaz de visualizar el futuro. Un futuro que pasa por lo que él quiera y se acomode a su equipo, no por lo que realmente existe o sea más justo. La Justicia (da igual si la ética o la jurídica) no existe para él. Como elegido por la Fortuna debe obtener todo lo que desee y así pasa, que la realidad le da en los morros y frunce el ceño.

La primera mentira es que los árbitros perjudican al Real Madrid mediante el VAR y debe cambiarse el modelo y a los árbitros si hace falta. Hace poco Alberola Rojas pasó por la nevera del CTA por acertar en su arbitraje en un partido donde les pintaron la cara en el Metropolitano. Eso es arbitrar mal. Se deben equivocar a favor siempre de su equipo. Como antes de la existencia del VAR, ese mecanismo demoníaco, según su parecer. EL VAR debe ser controlado por Poli Rincón, Arbeloa y Tomás Guasch, como poco. Justo cuando los arbitrajes son iguales para todos, en lo bueno y lo malo, Pérez pide al gobierno que le indulten del VAR. Lo tiene fácil, con dar otro golpe de Estado le vale, porque el que dio en su equipo parece que no es suficiente. Claro que en política siempre pierde e igual…

Pérez expresó que había inventado el sistema de césped retráctil. El Tottenham, o algunos de los demás equipos que disponen de ese sistema realmente lo que han hecho es copiarle por adelantado. Él lo había pensado mucho antes, en aquellos tiempos del pelo largo y la secretaría general del Partido Reformista que pretendía poner un presidente nacionalista catalán en la Moncloa, pero hasta la gran reforma del Bernabéu no ha podido plasmarlo. Plagiadores. Por cierto, otro de los engaños, lo del coste del estadio, que va ya por cerca de 1.400 millones de euros cuando solo iban a ser 600, y que va a dejar al equipo blanco bastante tocado financieramente para unos años. De ahí las palancas de las que poco hablan en los medios nacionalmadridista.

Hablando de medios, otra de las mentiras es que se le trata mal al equipo en los medios. Debe ser que no se ha propuesto desde Marca el proceso de beatificación de Vinicius y le molesta. O incluso solicitar un santo súbito para él mismo. Se llega al extremo de que se permite publicar noticias de otros equipos y no que todo sea un pasquín madridista. Lo curioso de todo es que acabó dando la razón a Miguel Ángel Gil el día de la Asamblea por esa presión que ejerce. A los madridistas les encanta, en estos tiempos habría que compararlos con los sanchistas pues les dicen una cosa y la contraria y tragan con lo que sea, pero claro la democracia y la libertad de mercado es lo que tiene. A todo esto, si hablase con Gil igual le contaba que lo de los extras del estadio no es tan exitoso como para que se pague solo. Habrá que tirar de algún regalo de PP-PSOE.

La Superliga es la otra gran mentira de Pérez. En su megalomanía ideó una Champions de pocos, una NBA del fútbol, que es posible crear pero fuera del ámbito FIFA-UEFA (lo cual supone no jugar La Liga, ni que sus jugadores sean seleccionables), en la cual quedan dos equipos. Los ingleses tienen el veto gubrnamental (que se verá legislado en breve), los alemanes no quieren ni hablar, en Italia no saben y en España, visto que sería con árbitros elegidos como en los tiempos de Plaza y anteriores, no quieren saber nada. La Superliga no existe, pero el hombre insiste e insiste a sus socios engañándoles.

Como Javier Tebas ya dejó claras cuales eran las mentiras respecto tampoco hay que insistir más en ello (en breve saldrá el chaval de UPYD a inventarse algo contra el presidente de La Liga), pero sí que dijo una verdad: el fútbol en España es caro. Y lo es porque él hizo que lo fuese. Existía un canal que por 15 euros te ponían los partidos pero el hambre de quedarse con más dinero, con la mayor cantidad posible para fichar por 150 millones a Hazard y otros 150 por los canteranos Valverde, Vinicius y Rodrygo (que hay que tener caradura), trastocó aquello. Hoy solo es posible verlo a través de plataformas si se quiere ver todo, claro. Y verlo en directo es muy caro, especialmente en el Bernabéu. O quiere mearse en la cara de todos, o está gagá.

Lo mejor de todo es que la propia Asamblea es una mentira en sí. Cuando dice que el Real Madrid es de sus socios es como cuando dicen que la soberanía nacional reside en las Cortes. Una mentira. El equipo es de quienes tangan dinero para ejercer la dirección. Miguel, el tabernero de Humanes no pinta nada. No pinta ni Roncero, así que imaginen los demás. No deciden nada pues hasta los compromisarios han sido, modificación de estatutos mediante, hábilmente seleccionados entre los amantes del ser superior.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído