sábado, 20abril, 2024
17 C
Seville
Advertisement

Los beneficios de comprar un coche de segunda mano: ahorro, variedad y más

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La venta de coches de segunda mano dobló la de vehículos nuevos en España durante el 2023. Casi dos millones de unidades pasaron de una mano a otra, mientras que la cifra de matriculaciones nuevas se situó en torno al millón de coches.

Estas cifras solo evidencian una tendencia histórica en nuestro país: el comprador medio suele optar por coches de segunda mano por todos los beneficios que este tipo de transacciones ofrece a la mayor parte de la población.

¿Cuáles son esos beneficios? En general, dentro del sector se habla de valores como el ahorro, la variedad del mercado, la ralentización de la depreciación y el menor pago de impuestos estatales.

Ahorro

Comprar un coche de segunda mano es ahorrar desde el primer momento. Los vehículos de ocasión, por haber sido utilizados previamente por otra persona, presentan un precio mucho más bajo que si se sacan directamente del concesionario.

Esto, que puede ser visto como un problema por no poder estrenar el coche, en realidad es una virtud desde el punto de vista económico. Sobre todo hoy, cuando los concesionarios de ocasión y segunda mano cuentan con catálogos de coches jóvenes, con muy pocos kilómetros y apenas utilizados.

El «juego» de la depreciación

Los coches son bienes cuyo valor inicial no va en aumento —salvo en caso de vehículos de lujo o históricos—, sino todo lo contrario: cada día que pasa, cada kilómetro que se hace, ponerlo a la venta será perder más dinero. De manera general, se dice que, al comprar un coche nuevo, el usuario pierde un 30 % de su valor tan solo con sacar el transporte del concesionario.

Esta rápida depreciación no es tan acusada en el caso de los coches de segunda mano. La oferta y la demanda de turismos ya usados es mucho más alta debido a sus precios más competitivos.

Por eso, al adquirir un coche de este tipo se puede tener la seguridad de que se podrá vender por un precio bastante similar en unos años, siempre que se cuide y no sufra demasiados desperfectos o pase demasiado tiempo.

Mayor variedad

Precios más competitivos abren la puerta a que casi cualquier persona pueda acceder a vehículos de muchos tipos, estilos y marcas, con lo que las opciones seguramente se acerquen mucho más a aquello que busca o desea el cliente.

La variedad presente en los concesionarios de ocasión es mucho mayor que en los de vehículos nuevos: el usuario puede elegir el modelo, la marca, el color, el kilometraje e incluso la edad de vehículo de una manera mucho más específica y adaptada a sus necesidades y presupuesto.

Menor pago de impuestos

La compra de un coche de segunda mano está asociada a un pago de impuestos mucho más bajo que en la adquisición de un coche nuevo: no se abona el IVA, aunque sí el impuesto de transmisiones patrimoniales, que definitivamente será más bajo que el 21 %.

Tampoco será necesario abonar el impuesto de matriculación, ya que el vehículo contará con una placa que seguirá siendo utilizada por el nuevo propietario. Todos estos motivos hacen de la compra de coches de segunda mano una opción mucho más atractiva que los turismos nuevos para gran parte de la población española. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído