domingo, 16junio, 2024
18.6 C
Seville

Los desatinos de Ayuso: apoya el aborto legal en una región donde no se puede interrumpir el embarazo en la sanidad pública 

Además defiende que la decisión final de abortar sea de la menor: “Si lo tiene claro, no puedes obligarla”, cuando la mujer tiene que acudir a una clínica privada, dónde es acosada por sus socios de la extrema derecha

Agustín Millán
Agustín Millánhttp://pompona22.wixsite.com/agustinmillan
Foto periodista especializado en manifestaciones y actos sindicales. Desde 2011 fotografiando la crisis más dura de la historia moderna. Responsable de redes sociales de la Cumbre Social España. Fotógrafo con 5 campañas electorales entre ellas la de Manuela Carmena y la de Enrique Santiago en IU Madrid.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Los desatinos de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre aborto han comenzado a ser muy evidentes, sobre todo después de su entrevista tabernaria con el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo.

Ayuso ahora apoya el aborto cuando lo aborreció 

En una entrevista en Onda Cero, la lideresa populista ha sacado toda su artillería de mentiras e incongruencias, para apoyar el aborto legal en la región. Una Comunidad dónde no se puede interrumpir el embarazo en la sanidad pública. Pero no contenta con esta afirmación, contradictoria con todas las decisiones políticas acordadas por su Gobierno, ha ido aún más lejos.

Ayuso ha defendido que la decisión final de abortar sea de la menor: “Si lo tiene claro, no puedes obligarla”. Son muy indignantes estas palabras, sobre todo para las mujeres que han tenido que jugarse la vida, acudiendo a otra región o abortando en una clínica privada. 

Mujeres a osadas en clínicas abortivas

Las mujeres que acuden a una clínica abortivas, única opción en Madrid, son acosadas a las puertas por sus socios de la extrema derecha, como Hazte Oír o grupos próximos a Vox y al Partido Popular.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, asegura que aunque está a favor de la interrupción voluntaria del embarazo, algo más que extraño, por que en la región no hay un solo ginecólogo o ginecóloga de la sanidad pública que no se haya acogido a la  objeción de conciencia. 

Denuncia de los movimientos sociales

La Plataforma Pro-Derechos pidieron en 2919 que acosar a mujeres y sanitarios en las clínicas abortivas sea delito. Ayuso hizo oídos sordos.

Lo denunciaron las 62 organizaciones feministas, sindicales y civiles que se agruparon en la Plataforma y que presentaron la campaña, ‘aborto sin acoso

Ayuso pide ahora educación sexual, mientras apoya el PIN parental 

Pero es que sus incoherencias aumentan cuando afirma que considera “que se necesita más formación, información y comunicación con los jóvenes”, cuando ha tachado la nueva ley de Educación del Gobierno de sectaria  y de adoctrinamiento. Y cuando ha pactado con la extrema derecha la aplicación del pin parental.

Según Ayuso, “las jóvenes mayores de 16 años no necesitan del consentimiento paterno para abortar, les aleja del diálogo a pesar de que una joven necesita reflexionarlo y hablarlo con los suyos”. Por ello, aboga porque haya campañas claras de anticonceptivos y contra las drogas porque “no puedes tomar como anticonceptivo lo que no lo es”.

Ayuso entró en éxtasis contra el aborto en junio

Ayuso entró el pasado mes de julio en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000 euros.  Sus palabras solo sirven para hacer ruido y estar en todos los medios de comunicación, no solo de Madrid.

Sus argumentos nos han desvelado lo que es al fin el adoctrinamiento para la presidenta madrileña y el Partido Popular, una mujer que raya en la aporofobia y a la que le gusta codearse con la burguesía Madrid.

Aún fue a más, cuando a principio de año anunció su cruzada contra el aborto: Anunció su plan de natalidad volviendo a dar personalidad jurídica al “concebido no nacido”

Ahora Ayuso miente para parecer lo que no es y se pone la piel de cordero, como lo hizo anteriormente el que fue ministro de Justicia, alcalde de Madrid y presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz Gallardón, durante su cruzada contra el aborto y su machismo estructural, en 2012.

La populista Ayuso, únicamente se muestra partidaria de informar a los padres y en el caso de que estén en contra de que aborte, la última palabra la tendrá la menor. Frases increíbles, que por ahora son imposibles de cumplir en la sanidad pública.

“Una vez una mujer tiene claro que no quiere seguir con ello, creo que no puedes obligar a nadie”, señala.

En España desciende el número de abiertos 

Ayuso miente al afirmar que el número de abortos sube. “Defiendo un aborto legal, seguro pero poco frecuente” e incide en que “no podemos dejar que sigan esas cifras alarmantes de abortos”. Aunque también reconoce que “dentro del aborto siempre hablamos de las menores, pero la mayoría de los casos no son estas, son razones económicas”.

En 2020 -el último año del que hay cifras- abortaron en España más de 88.000 mujeres. El año anterior lo habían hecho más de 99.000. La cifra más alta de la serie histórica se alcanzó en 2011, justo el primer año completo en el que estuvo en vigor la ley de plazos. Ese año interrumpieron el embarazo 118.611 mujeres.

También bajan por tramos de edad

Si en vez de las cifras absolutas, se tiene en cuenta la tasa de abortos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años, se observa también la misma evolución. Tras la aprobación de la ley de plazos, la tasa sube por encima de los 12 abortos en 2011 y 2012, pero luego comienza a bajar de nuevo hasta quedarse en niveles parecidos a los que había en los años previos al cambio de legislación de 2010 con la primera ley de supuestos de 1985. La tasa en 2020 -un año marcado por la pandemia- bajó hasta los 10,33 abortos.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído