martes, 25junio, 2024
30.4 C
Seville

Los tipos de interés anuncian una gran tormenta

Félix Lareki Garmendia
Félix Lareki Garmendia
Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U.. Exprofesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Vicepresidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute de la navegación a vela. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Estoy oyendo en TVE 24 HORAS, el programa de Xabier Fortes (magnifico presentador de sus informativos junto a sus colaboradores habituales) y parece que todos llegan a una misma conclusión: o es imposible limitar las hipotecas variables, o entienden que hacer eso es regular un mercado con una intervención del Estado que no debe hacerse, o es casi imposible. 

Entre otros, aparece un video de Rodrigo Rato, afirmando años atrás que la intervención del Estado no es posible a la hora de regular los mercados.

Independientemente del debate,  no llego a entender qué pinta este señor, del que me surgen muchas dudas sobre su sapiencia económica, y menos de sus casos judiciales que le llevaron a la trena.

Mal por Xabier al sacar a la palestra este cadáver político, y sigo sin saber el porqué. Quizás imposiciones.

De lo que no tengo duda es, que la intervención del Estado para paralizar las subidas de hipotecas, cuestión que proponen Podemos y muchísimos españoles, es  una solución entre muchas para las economías modestas y las clases medias. Bien directamente con congelación de los tipos o ayudas . Y esto no es ser comunista para nada, igual que regular los precios de los alimentos. 

El Estado tiene el deber de ayudar a los ciudadanos y no permitir sin tomar acción que, por ejemplo en esta crisis, el Santander gane 9.000 millones de euros, récord histórico de sus beneficios, y el resto de entidades bancarias, cuando el paro vuelve a rozar los 3 millones de parados, con largas colas en los comedores sociales y los bancos siguen debiendo buena parte de sus rescates.

Las próximas elecciones están cerca. ¿Será posible que los votantes sigan en un sueño de confort habitual o castiguen de una vez por todas a la cobardía política, al miedo de ejercitar la libertad, y a frenar la ambición de los de siempre?

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído