martes, 26septiembre, 2023
25.1 C
Seville

Mi jornada de reflexión

José Miguel Ruiz Valls
José Miguel Ruiz Valls
Licenciado en derecho por la UNED. Cambió el oficio de abogado por el de escritor tras más de 20 años de práctica forense. Autor de los libros de ensayo "Todo Tiene Una Razón" y "Todo Al Revés”.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El primer gran descalabro del PSOE ocurrió tan pronto alcanzó el poder. Si los que entonces simpatizábamos con la izquierda estábamos totalmente de acuerdo en algo era en “OTAN, de entrada, no”. El PSOE basó su campaña en esa consigna, ganó y nos afilió, a todos, a esa organización criminal que luego realizó cosas tan execrables como el linchamiento de Gaddafi (Que no me malinterprete nadie: no juzgo si ese hombre fue “bueno” o “malo”; juzgo el comportamiento de nuestras “democráticas” autoridades que celebraron su asesinato como celebraron el de Bin Laden; juzgo a esos grandes defensores del “estado de derecho” que aplaudieron a aquellos que mataron seres humanos, sin ningún derecho).

El segundo gran descalabro fue el “caso Roldán”. Por entonces, los ciudadanos éramos muy sensibles a los temas de corrupción. Ingenuos nosotros, pensábamos que ese hombre era “el gran corrupto”, tal vez el único. Hoy tenemos claro que la corrupción afecta a todas las instancias judiciales, ejecutivas y legislativas. ¿Qué “autoridad” se resistió a ejercer de dictador durante el “pandemonium”? El “caso Roldán” llevó al PSOE a su mínimo histórico. Tanto es así que tuvieron serios problemas para completar las listas en muchos municipios, también en en el mío. Si lo sé es porque el alcalde, que era amigo mío, me pidió que me metiera en su lista. -¿Cómo puede ser que, siendo Alcalde, no encuentres gente?- Le espeté. (He de confesar que, a mi, tampoco me hacía ninguna gracia pero me incluí, eso sí, como independiente).

En aquel tiempo el PSOE era un partido que se mostraba a favor de todo tipo de libertades. Hoy sabemos que están a favor de la censura previa, prohibida por la Constitución; sabemos que están a favor de violar la Constitución y eso los convierte en traidores. ¿Qué recibí del PSOE a cambio de mi gesto? Nada, o mejor dicho, menos que nada, pues quedé señalado como “rojo” y eso me restó clientela cuando, poco después, acabé la carrera y abrí despacho. Hoy, gracias a documentalistas como Miguel Rix, cualquiera puede entender que el PSOE es una auténtica mafia que alterna en el poder con el PP, que también tiene vela en el entierro globalista. ¡Imagina si la mili la hubieran abolido los socialistas! El PSOE introduce las “reformas” que nunca aprobarían los votantes de derecha y el PP introduce las que no aprobarían los votantes de izquierda y así, unas y otras quedan definitivamente introducidas, sin oposición de los votantes. Los que hacen el papel de “oposición” siempre prometen derogar las leyes que aprueban “los otros” pero nunca cumplen. ¿Sabes de algún partido que proponga rebajar las multas? ¿No sería justo que las bajaran tanto como ha bajado el “nivel de vida”?

El “pandemonium” nos demostró que todos los partidos están en el ajo. ¿Qué político salió a defender los derechos fundamentales ante las cámaras cuando el gobierno los violó? A ese si le votaría pero ¿quién lo conoce?¿Cómo voy a votar a tipos que se mostraron a favor de encerrarnos, de multarnos por salir al parque, de forzarnos a participar experimentos médicos de imprevisibles consecuencias? Hoy es “Jornada de Reflexión”: el día en el que se hace más evidente que todos son lo mismo. Tienen prohibido hacer campaña a favor de su propio partido pero aprovechan para hacer campaña a favor de las elecciones. Es el día en el que todos repiten, como loros: “Vota, aunque no me votes a mi”. ¿Prefieren que votes a su contrincante que te abstengas de votar? Pues sí porque, si dejamos de votar, si más de la mitad de la ciudadanía se abstiene, la dictadura que unos han impuesto y otros no han discutido, queda deslegitimada, sin respaldo democrático.

Esta vez le ha costado tanto al PSOE completar la lista, en mi pueblo, como le costó en tiempos de Roldán, pero no me han pedido ayuda y lo entiendo, pues sé que algunos de ellos me leen con asiduidad en los periódicos “fachas”, en los que escribo, sin ninguna censura. En esta ocasión han metido, para hacer bulto, a Joan Ignaci Pla (que fue secretario general de los socialistas valencianos y diputado en Cortes) y eso evidencia que se enfrentan al mayor descalabro de todos los tiempos. ¡Difícil lo va a tener a INDRA!

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído