miércoles, 29mayo, 2024
22 C
Seville

Morir de éxito

Vicente Mateos Sainz de Medrano
Vicente Mateos Sainz de Medrano
Periodista y Doctor en Teoría de la Comunicación de Masas.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El turismo supondrá este año el 13,4% del PIB de España, tras situarnos en 2023 como el segundo de receptor del mundo con 85 millones de visitantes. Según las previsiones de la patronal Exceltur, en 2024 se alcanzarán los 200.000 mil millones de euros en volumen de negocio con un beneficio estimado para las empresas del sector de 16.054 millones. Datos que hablan del éxito —el haz— del considerado el petróleo español desde que en 1948 comenzó la promoción turística de España en el exterior con el lema Spain is beautiful and different que en 1960 quedó en Spain is different, por decisión atribuida al entonces ministro de Información y Turismo Manuel Fraga. Mensaje que cuajó porque espoleó la llegada exponencial de turistas desde el turista un millón en 1951 a los seis millones en 1960, que se cuadruplicaron hasta los treinta millones en 1975. Y así hasta hoy.

El informe de la ONU sobre el turismo mundial apunta que en 2024 se llegará a los 1.300 millones de turistas internacionales. Dato que confirma que cada vez más personas pueden viajar por el mundo, lo cual es positivo, pero que tiene su envés en el hecho de que éste turismo masivo es ya un problema grave e inmanejable, cuyo efecto perverso es destruir el estilo de vida del lugar que se visita, uniformizar las ciudades, saturar los espacios monumentales y degradar el medio ambiente. Masa que convierte lo que visita en verdaderos parques temáticos.

Los miles de personas que el pasado fin de semana salieron a protestar en todas las islas del archipiélago canario por el descontrol turístico, son la primera expresión pública del hartazgo soterrado de la ciudadanía ante el avasallamiento de un turismo que cambia su modo de vida. Protesta para reclamar medidas contra el turismo de masas que no solo afecta a las Canarias, cuya ciudadanía ha expresado la necesidad de repensar el modelo turístico, sin matar la gallina de los huevos oro de su economía. Replanteamiento para no morir de éxito, que pasa por la implicación de todas las administraciones —central, autonómica y local— para situar la vida de los ciudadanos en las zonas tensionadas, por encima del aumento sin fin en el número de turistas. Que pasa por campañas internacionales que dejen de incidir en el sol y playa, en favor de propalar nuestra riqueza cultural, monumental, medio ambiental, rural y gastronómica.

Nueva estrategia para que los turistas nos visiten durante todo el año y evite que se concentren masivamente en determinadas zonas de costa y capitales en los meses de verano, con una oferta turística renovada que ofrezca nuevas alternativas turísticas que pongan de relieve la riqueza y diversidad de España, contribuyendo así a su mejor distribución por el territorio. Medidas valientes como establecer un número limitado de visitantes por tramos horarios a los monumentos más significativos, para evitar las riadas constantes de turistas. O incluso, como sucede ya en Venecia, limitar el número diario de visitantes a la ciudad. Y establecer una tasa, una ecotasa, por visitante que se puede regular con diferentes formulas ya experimentadas en otros países, para sufragar el coste en servicios públicos y sostenimiento del medio ambiente que conlleva el turismo masivo.

Y la esencial, poner coto a los pisos turísticos que son los que expulsan a los residentes y suben el precio del alquiler y compra de vivienda, con fuertes sanciones económicas a quienes se salten la normativa. Solo en Madrid el Ayuntamiento confirma que, al menos, hay 13.000 viviendas turísticas ilegales, pero, de manera incomprensible, en 2023 solo sancionó a 84. ¿Cuál será la razón de esta sin razón? Medidas que se deben adoptar sin miedo. Turismo sí, pero no masivo ni descontrolado que propicia el negocio de unos pocos, en detrimento del estilo de vida de los residentes y el comercio local que son los pilares de la riqueza histórica, cultural, gastronómica, medio ambiental y geográfica: verdaderos imanes del turismo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído