Rubiales, los pisos de lujo en Punta Cana y la constructora de la Federación

25 de Marzo de 2024
Guardar
Rubiales 02
Rubiales 02

Luis Rubiales, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), se encuentra en República Dominicana por asuntos profesionales y regresará a España el próximo 6 de abril, según anunció él mismo tras la operación policial por la que una parte importante de su equipo en la RFEF fue detenido en el marco de una investigación judicial sobre los contratos con Arabia Saudí.

Esas relaciones profesionales tienen una conexión con el tiempo en que Rubiales ocupó la Presidencia de la Federación, puesto que, según ha publicado el periódico dominicano Diario Libre, la constructora española Gruconsa es la que está detrás de la construcción de 60 apartamentos de lujo en Punta Cana.

«Casualmente», esta empresa también está en el punto de mira de la Justicia española, puesto que fue la contratada por la RFEF para realizar las obras de remodelación del estadio de La Cartuja, en Sevilla, instalación deportiva que ha acogido encuentros de la Selección Española de Fútbol, tanto masculina como femenina, partidos de la Eurocopa de 2020 (celebrada en 2021 por la pandemia) y la final de la Copa del Rey en diferentes ediciones.

La investigación de la UCO, sobre la que se cimenta la instrucción del Juzgado de Majadahonda, ha puesto el foco en Gruconsa, puesto que efectuó pagos a la empresa Dismatec, vinculada con Nené, el excompañero de Rubiales en el Levante y su amigo, quien, según la investigación judicial, integró al expresidente de la Federación tras el escándalo por el beso no consentido a la futbolista Jenny Hermoso.

El entramado empresarial de Nené, según indica la investigación, tiene ramificaciones en España y en República Dominicana y, en base a las escuchas telefónicas interceptadas por la UCO, existió una correlación de pagos entre ambas empresas.

Sin embargo, Dismatec, la que recibió pagos de Gruconsa, no tiene una actividad mercantil real, según indica el informe de la UCO. Lo que es significativo es que esta carencia de actividad es la que hace sospechar que su presunta función es la de ser un instrumento para gestionar el patrimonio de Nené. La cuestión es si Rubiales se ha beneficiado de los pagos de Gruconsa.

Koldo y Rubiales

El caso de presunta corrupción en la RFEF durante la etapa de Rubiales coincide en el tiempo con la explosión del Caso Koldo y, según ha publicado El Confidencial, existieron conversaciones entre el expresidente de la Federación y el exasesor del exministro José Luis Ábalos.

Esta supuesta conexión, los socios venezolanos que blanqueaban y trasladaban el dinero en efectivo de la trama liderada por Koldo García, las confluencias con Air Europa (la aerolínea con la que la esposa de Pedro Sánchez se reunió antes de un rescate aprobado por el Consejo de Ministros sin que el presidente se ausentara por conflicto de intereses), los manejos con Víctor de Aldama (quien también estuvo con Begoña Gómez en, al menos, una reunión con Air Europa), son demasiadas coincidencias que no han obtenido explicaciones de nadie. Además, hay que recordar los intereses económicos existentes entre empresarios españoles relacionados con el fútbol y determinados empresarios dominicanos en Punta Cana.

La RFEF es una entidad de derecho público que se autofinancia con patrocinios privados. Es decir, no tiene obligación de rendir cuentas ante el Consejo Superior de Deportes (CSD). Sin embargo, se hace necesaria una explicación por parte del gobierno, puesto que Rubiales, hasta que perpetró su «balanceo genital» en el palco de la final del Mundial Femenino y besó sin consentimiento a Jenny Hermoso, siempre contó con el apoyo de Pedro Sánchez, y vicecersa. Rubiales se deshizo en varias ocasiones en elogios hacia el presidente del gobierno. En consecuencia, se esperan explicaciones que no llegarán, porque Sánchez se ha especializado en reclamar dimisiones ajenas y transparencia a sus adversarios, pero no se lo aplica a él mismo. El cinismo suele entrar dentro del pack de la egolatría y de la mitomanía.

Lo + leído