viernes, 24mayo, 2024
20.3 C
Seville

«No hay bisontes en los valles de amapolas», de María Jesús Puchalt

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Blanca es una adolescente feliz, con una vida normal y ordenada, hasta que un golpe de viento le arrebata nada menos que a su madre; y todo se desmorona. Junto a Manuel, su padre, decide que es necesario cambiar de escenario vital, escapar del único lugar que siempre han conocido pero que con la ausencia de la madre ya nunca será igual.

NO HAY BISONTES EN LOS VALLES DE AMAPOLAS, es la historia de una huida. Y al mismo tiempo de un descubrimiento: el de sus orígenes, el pasado de su familia.

La novela describe las costumbres de la sociedad española desde el se­gundo cuarto del siglo XX hasta 1991 y, además, explica, a través de las experiencias vitales de las tres generaciones de la familia Estevill, las diferencias existentes en un ecosistema en donde, a pesar de los años transcurridos, existen cosas que parecen no cambiar: los privilegios de los poderosos, inalcanzables para las clases más humildes que siguen explotadas en nuestros días; el mundo de la burguesía caprichosa que danza en torno a los mandatarios; el del servicio, de los jóvenes univer­sitarios, del estamento castrense, y la influencia que durante esos años mantiene la Iglesia en gran parte de nuestro entorno.

Y uno de sus grandes valores es como retrata la maravillosa e incomparable ciudad de Valencia, su luz y blanca y diferente, que ya la acompañará siempre aunque se traslade a Madrid y a Galicia.

Escrita con la facilidad que caracteriza a los autores de raza, “naturals”, como les llaman los anglosajones, la novela de María Jesús Puchalt, consigue enganchar al lector desde la primera página. No se puede evitar seguir leyendo ni siquiera cuando se intuye o adivina lo que va a pasar a continuación, porque quizá lo que imaginamos no es lo que sucederá.

Destacar asimismo el dibujo de los personajes, mimadísimo, desde los protagonistas, hasta el más pequeño de los secundarios, la agilidad de los diálogos, y como cierra la novela. La frase final es para subrayarla, y la copiaríamos aquí, porque en verdad no es un espoiler, pero pensamos que mejor la descubra el lector tras la placentera de las 432 páginas que conforman NO HAY BISONES EN LOS VALLES DE AMAPOLAS, la más reciente novela de María Jesús Puchalt, que estará firmando en la Feria del Libro de Madrid el sábado 11 y domingo 12 de junio. Un libro siempre tiene más magia y encanto con la firma de su autor.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído