martes, 23abril, 2024
16 C
Seville
Advertisement

No hay comparación entre Churchill y Juan Negrín, que fue único

Antonio Aguado
Antonio Aguado
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La única comparación posible entre Churchill y Juan Negrín, fue que ambos vieron los riesgos que corrían sus respectivos países, como consecuencia del avance de la ultraderecha y pregonaron y pusieron a efecto la resistencia, contra el nazismo de Hitler por parte de Churchill y el fascismo de Franco en el caso de Juan Negrín. Pero a éste precisamente el mismo Churchill le negó todo tipo de ayuda para combatir el franquismo y sin embargo, Churchill tuvo el apoyo de Estados Unidos que, fue muy determinante para desequilibrar la II Guerra Mundial a favor de los aliados.

El merito de Juan Negrín fue mucho mayor, expresado con su celebre frase: ”resistir es vencer”. De haber logrado la victoria contra el fascismo franquista, sin lugar a dudas, habría pasado como uno de los mayores estadistas de la Historia. Tuvo que asumir la Jefatura del Gobierno de la II República en momentos muy difíciles y dramáticos, no solamente enfrentándose a los golpistas fascistas y también a las fisuras que se originaban en el ejercito republicano y las ansias de independentismo de los catalanes en plena contienda, que, menoscababa a la II República. A todo esto, se añadía las reivindicaciones de los anarquistas, que nada más tomar posesión de algún municipio, enseguida querían implantar su propio modelo de sociedad. 

Eso produjo que, por disciplina y coherencia de los comunistas, tuvo que apoyarse en ellos y en la Unión Soviética, única potencia que ayudó a la II República en el suministro de armas y avituallamientos, para una población carente de todo tipo de necesidades elementales. Esa obligada decisión le pasó factura por lo que, fue estigmatizado como procomunista e injustamente expulsado en 1946 del PSOE junto a otros 35 destacados compañeros, por mediación de Indalecio Prieto, que precisamente había auspiciado su entrada en 1929 en el Partido Socialista. Simbólicamente les fue devuelto el carnet a través de sus familiares el 24 de octubre del 2009.

El carnet de Juan Negrín lo recogió su nieta Carmen de manos de Alfonso Guerra, en un acto celebrado en la sede federal del PSOE. Me siento muy orgulloso de haber sido quien tuvo esa idea e iniciativa, conjuntamente con el malogrado compañero el doctor Miguel Ull Laita. Acuerdo adoptado en el 37 Congreso Federal de 2008. Redacté la moción y propuse que la expusiera en el pleno el historiador y secretario general de los socialistas canarios José Miguel Pérez. La referida moción fue aprobada emotivamente por aclamación con todos los delegados aplaudiendo puestos en pie. Lo mismo me embarga orgullo, haber revindicado por mediación de una plataforma cívica, un necesario nuevo hospital y haberle puesto el nombre Dr. Negrín. Igualmente, por formar parte como cofundador de la fundación que lleva su nombre y ser su secretario durante 23 años. 

En el plano intelectual, tampoco admite comparación entre Churchill y Juan Negrin, que con tan sólo 14 años se desplazo desde Canarias a Alemania, a estudiar la carrera de fisiólogo en una de las universidades mas importante de la época la de Leipzig, en la que se doctoró a la edad de tan sólo 20 años. Dominaba varios idiomas: ingles, francés, alemán, italiano y bastante el ruso. De no haber sido por la mal llamada Guerra Civil (en realidad fue «Guerra de España» y es que contra la II República se enfrentaron la Alemania nazi y la Italia fascista apoyando al franquismo), sin lugar a dudas hubiera llegado a ser premio Nobel de medicina, demostrándose en que uno de sus discípulos Severo Ochoa obtuvo tan preciado galardón.

Aparte de su mente privilegiada, como consecuencia de todos los contactos que tenia, con los más renombrados científicos y posteriormente, en su etapa política con los dirigentes mundiales, le posibilitaba tener una visión muy amplia de la situación que venia atravesando el mundo en general y España en particular. Tenia muy claro como combatir el franquismo pero, tuvo que entablar una guerra externa contra éstos e interna, debido a las tantas deslealtades y envidias  padecidas de sus propios compañeros.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído