martes, 28mayo, 2024
31.6 C
Seville

Nunca jamás

José Repiso Moyano
José Repiso Moyano
Escritor español de larguísima trayectoria nacido en Cuevas de San Marcos, Provincia de Málaga, que ha publicado miles de obras en 50 años (literarias, de conocimiento,etc), y ha obtenido premios y reconocimientos por su participación en concursos, periódicos, revistas, recitales, programas de radio, acciones humanitarias y eventos literarios en todo el Mundo.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La persona que ama a la verdad (o a la decencia, al respeto al bien, etc.) nunca jamás se deja enamorar por mentiras, nunca jamás se deja ilusionar por falsas promesas, nunca jamás se deja guiar por dobles morales y nunca jamás se deja convencer por sinrazones.

La persona que ama a la vida sin promover daños a la misma vida (sea la suya o de quien sea) nunca jamás escucha mensajes que confunden a “los valores correctos de la vida” o a la equilibrante racionalidad de la sociedad; por eso, rechaza los mensajes irracionales, irresponsables, superficiales, vendehúmos, cobardes o no ayudadores de quien es siempre estrictamente racional. ¡Exacto!

La persona que ama a la sensibilidad auténtica (con respeto al mundo o a su bien) nunca jamás sobreprotege una valoración falsa (por muchos adeptos que tenga) consistente en un siempre imponer privilegios estéticos o en un terquísimo limitar libertades (a otros) de dignificarse a las palabras que sensibilizan y que, en libertad necesaria, se sensibilizan. ¡Obvio!

La persona que ama a la política (o a la idónea gestión de los recursos públicos y comunes de un pueblo) nunca jamás atiende a extravagancias-conveniencias que insultan a la realidad, ¡cierto!, nunca jamás atiende a populismos, a demagogias, a despotismos, a sueños estúpidos que engañan “por defecto”, a élites que sólo obedecen a élites o a prepotentes “que no escuchan” a nadie.

La persona que ama a la Naturaleza (pero cada segundo de su vida) nunca jamás acepta o alienta una contaminación contra la Naturaleza, nunca jamás olvida lo natural de todo (esté en donde esté), nunca jamás abandona o frivoliza a lo que es natural, nunca jamás reniega de lo que es natural “por una estética, por una egoísta rentabilidad o por otra cosa” y nunca jamás promueve lo artificial en una insensata prioridad. ¡Así es!

La persona que ama al bien, en claro, absolutamente siempre es la que ama a la verdad, sí, que ama a la verdad en camino sólo de verdad, sí, a ultranza apoyando a la limpia racionalidad que siempre se haya que decir-difundir sin cesar, sí, y nunca “estetizándole” o blanqueándole a la sociedad una verdad en y por consecución racional (porque no sea ya verdad) ya que, en dignidad de bien, hay que dar al fin la verdad depurada de mentiras, de idioteces y de falsas inteligencias tan dominantes hoy en día en esta farisaica sociedad. ¡Obvio!

La persona que ama o siente a algo nunca puede tratar con mal aprecio o con irracional-irresponsable cuido o con la punta del pie a ese algo. Sí, es de biennacidos el así entenderlo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído