miércoles, 19junio, 2024
17.7 C
Seville

Otra Teoría de la Conspiración de la Derecha; o, Cómo se derrotó a la Izquierda

Simon Elmer
Simon Elmer
Escritor e investigador. En 2001 recibió su doctorado en historia y teoría del arte y la arquitectura del University College London. Ha enseñado en las universidades de Londres, Manchester, Reading y Roehampton, y durante dos años fue profesor invitado en la Universidad de Michigan. En 2015 cofundó Architects for Social Housing (ASH), de la que es director de investigación.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Empezaré con una pregunta. ¿Por qué en el Reino Unido, que implantó inicialmente las normas y programas de bioseguridad bajo el gobierno más derechista que se recuerda -un gabinete de sinvergüenzas dirigido por el mentiroso en serie Boris Johnson-, se sigue acusando de «teórico de la conspiración de derechas» a cualquiera que cuestione las justificaciones oficiales de nuestra obediencia incondicional a sus decretos? Antes, cuando un gobierno occidental y sus medios de comunicación querían desestimar o deslegitimar las críticas a sus acciones, lo hacían llamando a quienes cuestionaban su autoridad «izquierdistas chiflados» (en el Reino Unido) o «comunistas» (en EEUU). Esta vez, sin embargo, los chiflados son oficialmente «de derechas».

Es igualmente cierto, por supuesto, que los gobiernos occidentales que impusieron o votaron a favor del enmascaramiento obligatorio, las restricciones de encierro y la terapia génica con el mayor fanatismo y los aplicaron con la violencia más brutal -y que ahora presionan con más fuerza a favor de la implantación de un sistema de Identidad Digital, las ciudades de 15 minutos del Foro Económico Mundial, el Tratado de Pandemia de la Organización Mundial de la Salud y las Monedas Digitales de los Bancos Centrales- se han identificado ante sus electores como de izquierdas o a la izquierda de los partidos socialdemócratas o liberales. Entre ellos se encuentran los gobiernos de Justin Trudeau en Canadá, anteriormente de Jacinda Ardern en Nueva Zelanda, de Pedro Sánchez en España, António Costa en Portugal, Sanna Marin en Finlandia y ahora Lula en Brasil. Pero también incluyen a los partidos de la oposición, como el Partido Laborista de Keir Starmer en el Reino Unido, donde los sindicatos alineados con los laboristas también apoyaron el cierre de empresas y la aplicación de mandatos «vacunales» para los trabajadores cuyos derechos habían sido elegidos para defender.

Al hacerlo, la izquierda no dudó en alinearse con los gobiernos derechistas y antiobreros de Boris Johnson, primero, y del títere globalista Rishi Sunak, ahora, en el Reino Unido; con el Estado policial de Emmanuel Macron, en Francia; de Giuseppe Conte, el primer dirigente occidental en imponer restricciones de cierre, y luego del ex banquero de la UE y arquitecto de la austeridad, Mario Draghi, en Italia; de Sebastian Kurz y luego de Karl Nehammer, que hicieron obligatoria la terapia génica para todos los adultos en Austria; y de Viktor Orbán, que utilizó la «pandemia» para aprobar una Ley sobre el Coronavirus que, muy parecida a la del Reino Unido, le permitió gobernar por decreto en Hungría. Quizá nunca antes en la historia de Europa, desde la división de nuestros parlamentos en Izquierda y Derecha, ha habido tal unanimidad de propósitos entre nuestros gobiernos, tal hegemonía en nuestras legislaturas y una supresión tan violenta de las posiciones disidentes en nuestros poderes judiciales y medios de comunicación.

Todos estos gobiernos, oficialmente tanto a la derecha como a la izquierda de la casi cerrada ventana de Overton de la política occidental, junto con los gobiernos nominalmente liberales y conservadores de Alemania, Polonia, Bélgica, Países Bajos y Grecia, siguen calificando de «teóricos de la conspiración de derechas» a quienes se oponen a las normativas y programas de bioseguridad. Y esta acusación no se limita a los gobiernos y medios de comunicación alineados como nunca antes en todo el espectro político de Occidente, sino que también lo hacen las tecnocracias transnacionales que aspiran a formar un Gobierno Mundial, incluidas las Naciones Unidas, la Comisión Europea, la Organización Mundial de la Salud y el Foro Económico Mundial. ¿Por qué?

Una de las consecuencias de esta hegemonía política entre los Estados nacionales nominalmente diferenciados políticamente que aplican el Estado Mundial de Bioseguridad en Occidente es que quienes se oponen a su autoritarismo y totalitarismo rastrero desde un punto de vista ampliamente libertario lo han descrito como una forma de «comunismo» modelado, si no instigado realmente, por la República Popular China. Sabemos que, en el Reino Unido, el bloqueo de la población y las empresas durante la mayor parte de dos años, ensayado por primera vez con un cumplimiento inesperado en Italia, fue modelado explícitamente según el impuesto en China por el gobierno de Xi Jinping. Sin embargo, esta acusación comúnmente repetida de «golpe comunista» no sólo no explica la Crisis Financiera Mundial que comenzó en septiembre de 2019 y que está impulsando esta revolución en el capitalismo occidental desde detrás del manto de diversas «crisis» fabricadas, sino que también permite a sus arquitectos e ideólogos descartar tal descripción del Estado de Bioseguridad Mundial -con cierta exactitud- como una «teoría de la conspiración de derechas».

Si crees, como parecen creer muchos libertarios, que Bill Gates (el fundador de Microsoft, inversor mundial en vacunas y ahora en tierras agrícolas, y la autoridad más influyente del mundo en materia de salud y cambio climático), Larry Fink (el director general de BlackRock, cuyos 10 billones de dólares en activos le confieren algo así como la autoridad del Estado sobre las 500 mayores empresas de la bolsa estadounidense, y que actualmente está «coordinando» los 175.000 millones de dólares que Occidente ha invertido en Ucrania), Jerome Powell (Presidente de la Reserva Federal de EEUU, que desde septiembre de 2019 ha inyectado más de 11 billones de dólares en el sector financiero en colapso), Klaus Schwab (Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial, que durante años ha trabajado para sustituir el modelo democrático del Estado-nación por una forma tecnocrática de gobernanza basada en el «capitalismo de las partes interesadas»), Agustín Carstens (Director General del Banco de Pagos Internacionales y arquitecto de la Moneda Digital de los Bancos Centrales programada con restricciones y límites de gasto supeditados a nuestro estado de bioseguridad, huella de carbono individual y cumplimiento social), Tedros Adhanom (Director General de la Organización Mundial de la Salud responsable del Tratado de Prevención, Preparación y Respuesta ante Pandemias que impondrá restricciones de bioseguridad a Estados anteriormente soberanos al margen de cualquier proceso democrático), Ursula von der Leyen (Presidenta de la Comisión Europea y promotora de las terapias génicas obligatorias y de la Identidad Digital, que amenaza con sanciones económicas contra gobiernos elegidos democráticamente), y los líderes de las naciones del G7 son todos comunistas encubiertos en una alianza secreta con Xi Jinping – entonces probablemente merezcas la acusación de «teórico de la conspiración de derechas».

Sin embargo, más allá de exponer la ingenuidad política de los libertarios, una función mucho más importante de esta acusación es su efecto no sólo sobre los partidos políticos de izquierda, sino también sobre esa amplia diáspora de organizaciones políticas, sindicatos, grupos de presión y manifestantes que ahora constituyen la izquierda.

Debemos recordar que la Izquierda es una posición, adoptada por los partidos parlamentarios en oposición a sus rivales para favorecer su ambición de formar gobierno. No es una descripción de principios políticos. Comenzó hace 230 años con la Revolución Francesa, que era burguesa, no socialista. No había entonces, ni ha habido desde entonces, nada inherentemente socialista en la Izquierda. Por el contrario, hoy la Izquierda es Starmer, Trudeau, Marin, Lula. Es autoritaria, globalista, sionista, fundamentalista medioambiental, woke, procapitalista, obediente al Foro Económico Mundial, a la Organización Mundial de la Salud, a la Comisión Europea, a las Naciones Unidas, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte y a los Estados Unidos de América -cualquier oposición a los cuales denuncia como «antiamericanismo» con la misma obediencia incuestionable con la que denuncia cualquier crítica al Estado de apartheid de Israel como «antisemitismo». Por encima de todo, la Izquierda está a la vanguardia de la imposición de las tecnologías y programas del Estado de Bioseguridad Global. Ésa es la «posición» de la Izquierda.

Y aunque ocasionalmente se identifica en diversos grados como «socialista» cuando le conviene -y sobre todo cuando existe la posibilidad de promulgar rituales de protesta que tenían masa política en el siglo XIX, pero que ya eran espectáculos de democracia en el siglo XX-, la Izquierda del siglo XXI está mucho más estrechamente unificada por valores e ideas incuestionables que se oponen implícita y a veces explícitamente a los principios emancipadores del socialismo. Entre ellos están el multiculturalismo, la corrección política, las ortodoxias de la ideología woke y ahora los llamados «derechos trans», y sobre todo por el conservadurismo radical de la política de identidad.

Es la autoidentificación incuestionable de amplias franjas de las clases medias occidentales como «de izquierdas» lo que es objeto de la acusación interpartidista de que cualquiera que cuestione la veracidad de las diversas crisis que nos amenazan -ya sea la crisis del coronavirus, la crisis medioambiental, la crisis energética, la crisis del coste de la vida o la crisis geopolítica- o se oponga a las normativas y programas cuya aplicación se utiliza para justificar estas crisis, es denunciado y desechado como «teórico de la conspiración de derechas».

Sean quienes sean los arquitectos de estas crisis fabricadas -y a estas alturas ya conocemos la mayoría de sus nombres y todas sus organizaciones-, juzgaron acertadamente que quienes se identifican como «de izquierdas» preferirían inyectar a sus hijos terapias genéticas experimentales cuando sus gobiernos se lo ordenaran, abandonar a sus padres para que murieran solos en hospitales y residencias, permitir que se destruyeran sus empleos, permitir que sus empleos, empresas y nivel de vida sean destruidos por dos años de bloqueo y niveles sin precedentes de flexibilización cuantitativa, observar pasivamente cómo el contrato social de Occidente basado en los derechos humanos, la responsabilidad democrática y la soberanía nacional es destrozado y descartado por tecnócratas y banqueros no elegidos, y colaborar voluntariamente en su sustitución por la infraestructura digital del nuevo totalitarismo, antes que ser llamados «de derechas». Cualquier cosa ha demostrado ser preferible a eso. Porque sin esa identidad imaginaria, las poblaciones multiculturales, políticamente correctas, obedientes al woke y cumplidoras de la bioseguridad de Occidente se verían obligadas a enfrentarse a la mala fe con la que viven su relación cada vez más ilusoria con el capitalismo financiero.

Mientras escribo este artículo, en marzo de 2023, el Reino Unido está sufriendo una huelga de los trabajadores del transporte ferroviario, los trabajadores del metro de Londres, los trabajadores de correos, los médicos en formación, las enfermeras, el personal de ambulancias, los bomberos, los funcionarios, el personal universitario y los profesores. El alcance de sus reivindicaciones, sin embargo, es la mejora salarial y, por parte de algunos sindicatos, la exigencia de condiciones de empleo más seguras. Desde que en marzo de 2022 se revocaron en gran medida las restricciones a nuestros derechos humanos y libertades civiles justificadas por el coronavirus, en 2022 se perdieron más días laborables por huelga que en ningún otro momento desde 1989. Sin embargo, ninguno de estos sindicatos fue a la huelga en marzo de 2020, cuando se impusieron restricciones ilegales de cierre a la masa de trabajadores del Reino Unido, ni cuando se hicieron obligatorias las mascarillas para quienes seguían trabajando o volvían al trabajo ese verano, ni cuando se hizo de la terapia génica una condición para seguir trabajando, primero para los cuidadores y luego para los profesionales médicos en 2022. Los miles de enfermeros y médicos en formación que se unieron a las protestas callejeras contra los pasaportes «vacunales» y la terapia génica obligatoria en Londres en enero de 2022, en cuanto se suspendieron los mandatos para ellos volvieron a inyectar las terapias génicas experimentales que habían rechazado a niños británicos de tan sólo 6 meses.

En la actualidad, ni un solo dirigente sindical o figura pública de la izquierda ha utilizado las huelgas y la atención mediática que les ha proporcionado para informar a los trabajadores británicos sobre los peligros del programa de «vacunación» del Reino Unido, o sobre los futuros usos del sistema de Identidad Digital del Gobierno, o sobre la amenaza para la soberanía nacional del Tratado de Pandemia de la Organización Mundial de la Salud, o sobre la implantación de ciudades de 15 minutos de acuerdo con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, o sobre la futura amenaza de la Moneda Digital del Banco Central de Inglaterra. Las implicaciones de estos programas, tecnologías, tratados y agendas para el público del Reino Unido no se han debatido en el Parlamento ni se ha informado de ellas en los medios de comunicación, y el público británico desconoce en gran medida su aplicación o las consecuencias que tendrán para nosotros.

Incluso más allá de su voluntaria colaboración con el Estado de Bioseguridad Global, el análisis de la Izquierda sobre el poder del gobierno y el Estado, al igual que su anticuado modelo de acción industrial y protesta callejera, no tiene absolutamente ningún valor en el nuevo paradigma biopolítico de nuestra gobernanza. De hecho, el ruido que la Izquierda genera en los medios de comunicación, al igual que el ruido generado por sus activistas y compañeros de viaje en sus manifestaciones cuidadosamente organizadas, sirven a un único propósito: ahogar la inminencia de la aplicación de las tecnologías de nuestra gobernanza por tecnocracias internacionales cuya mera existencia, por no hablar de su influencia, la Izquierda tacha de «teorías conspirativas».

Esta Izquierda mayoritariamente urbana y abrumadoramente de clase media ha surgido de la «pandemia» como el ciudadano ideal del Estado de Bioseguridad Global: enmascarado de forma permanente y voluntaria; rastreado y con instrucciones de sus propios teléfonos inteligentes; dispuesto a pagar y descargar la siguiente aplicación para su vigilancia, seguimiento y control; sometido a pruebas periódicas y a su costa para establecer su estado de bioseguridad; inyectado con la frecuencia y con lo que le digan las empresas farmacéuticas internacionales; conforme con cualquier normativa que imponga su gobierno nacional; contentos de que su huella de carbono y su historial de cumplimiento social se carguen en un sistema de Identidad Digital; ansiosos por abrir su monedero de Moneda Digital del Banco Central; dispuestos, con sólo mover un hilo, a salir a la calle para celebrar que el títere de Zelenskyy es un héroe de la democracia, incluso cuando somete la economía, los recursos y los trabajadores de Ucrania al Consenso de Washington; pero cómodos, también, en sus ciudades de quince minutos, aportando su granito de arena para «salvar el planeta». Obedientes. Esta Izquierda Despierta, producto de cuarenta años de neoliberalismo no sólo en nuestra economía, sino también en nuestra política, nuestros medios de comunicación, nuestra industria educativa y nuestra industria cultural, constituye hoy una fuerza homogénea de acatamiento en todos los Estados bioseguros de Occidente. Sus ideólogos se sientan en nuestros Parlamentos, dirigen nuestros medios de comunicación, cuidan nuestra cultura, dirigen nuestras universidades, adoctrinan a nuestros niños.

Y son ellos los que han sido señalados, convertidos en cómplices y rápidamente en colaboradores voluntarios del Estado Global de Bioseguridad por la simple amenaza a su identidad imaginaria que representa la acusación de ser un «teórico de la conspiración de derechas». Tradicionalmente -al menos en su propia percepción- ha sido de la Izquierda de donde han venido la defensa de los derechos humanos, la oposición a la privatización de los servicios públicos, la resistencia a la captura corporativa del gobierno y la crítica a la corrupción del capital global. Todo eso se ha invertido con la amenaza de un insulto.

Como demostración a gran escala de cómo funciona en la práctica la política de la identidad, la conformidad masiva de la Izquierda con la implantación de la infraestructura del Estado Global de Bioseguridad recibirá una buena paliza. Con esta amenaza, los globalistas que dirigen las Naciones Unidas, la Comisión Europea, la Organización Mundial de la Salud, el Foro Económico Mundial, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización y el Grupo de las Siete naciones desarmaron, de un plumazo, a los partidos políticos, sindicatos e instituciones civiles en los que podría haberse formado la oposición al Gran Reajuste en las naciones occidentales.

Lo que han demostrado los tres años de cobardía y colaboración transcurridos desde marzo de 2020, y de forma más decisiva que cualquier otro acontecimiento de la historia reciente, es que la división residual y cada vez más borrosa de nuestra política en Izquierda y Derecha ya no tiene ningún valor descriptivo sobre el nuevo paradigma de gobernanza por el que nos regimos hoy, excepto en la medida en que promueve la conformidad con su aplicación y divide la oposición al futuro totalitario que tan cerca está de ser nuestro presente. Y lo que es más importante, la Izquierda no ofrece ni una crítica del Estado de Bioseguridad Global ni un modelo para derrocar o incluso resistir al nuevo totalitarismo del que es cómplice. Cualquier resistencia de este tipo debe comenzar -ya ha comenzado- desde un lugar fuera de esta posición parlamentaria, que sólo sirve para dividirnos. Pero, ¿quiénes somos?

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído