Ayuso perdona impuestos a inversores extranjeros a costa de los madrileños

Madrid perdonará impuestos a inversores extranjeros aunque no dejen un euro en la región

05 de Julio de 2024
Actualizado el 08 de julio
Guardar
Ayuso

La Comunidad de Madrid, bajo la dirección de Isabel Díaz Ayuso, ha aprobado un anteproyecto de ley que ofrece una deducción del 20% del IRPF a nuevos contribuyentes procedentes del extranjero. Sin embargo, este beneficio fiscal no está necesariamente ligado a inversiones dentro de la región. La medida, que fue presentada como una forma de atraer inversión y talento, podría resultar en un coste considerable para los contribuyentes madrileños sin ninguna garantía de beneficio económico para la Comunidad de Madrid.

De las promesas de Ayuso a la realidad de una mentira

La consejera de Economía, Rocío Albert, ha defendido esta medida argumentando que incentivará la llegada de nuevos inversores, generará empleo y fomentará la creación y crecimiento de empresas en Madrid. Según la consejera, "necesitamos que venga gente a Madrid, gente con talento, con recursos, que trabaje e invierta en Madrid". Sin embargo, esta declaración se ve contradicha por la propia normativa del anteproyecto, que permite a los inversores extranjeros beneficiarse de la visa de invertir directamente en la Comunidad de Madrid.

Beneficio fiscal sin inversión local

Tal y como ha confirmado la Consejería de Economía, los inversores extranjeros solo necesitan establecer su sede fiscal en Madrid para beneficiarse de la deducción del 20% del IRPF. Esto significa que pueden realizar sus inversiones en cualquier parte del mundo, incluso en otras comunidades autónomas de España, como Cataluña o el País Vasco. Esta situación se justifica bajo la normativa europea, que no permite restringir el territorio de la inversión.

Exclusión de la vivienda en plena crisis inmobiliaria

Inicialmente, la medida incluía la posibilidad de deducir la compra de vivienda. Sin embargo, ante la crisis inmobiliaria actual, esta opción fue eliminada. Ahora, la deducción solo se aplica a aportaciones en obligaciones, bonos, letras del tesoro, acciones de sociedades cotizadas y no cotizadas, y aportaciones en sociedades limitadas. Esta modificación refleja una cierta sensibilidad hacia la situación del mercado inmobiliario, pero no aborda el problema fundamental: la falta de un beneficio directo y tangible para la economía madrileña.

Requisitos Flexibles y limitaciones mínimas

Para acogerse a esta deducción, los inversores extranjeros deben mantener tanto la inversión como la residencia fiscal en Madrid durante un mínimo de seis años y no haber sido residentes en España en los cinco años anteriores. Además, no se les permite invertir en entidades domiciliadas en paraísos fiscales ni tener funciones ejecutivas ni de dirección en las empresas en las que invierten. Estas condiciones, aunque parecen estrictas, no garantizan que la inversión beneficie directamente a Madrid.

Consecuencias de la decisión de Ayuso para los contribuyentes madrileños

Esta política fiscal, diseñada para atraer inversión extranjera, puede tener un impacto negativo en los contribuyentes locales. Al ofrecer deducciones fiscales sin asegurarse de que las inversiones se realicen en Madrid, la Comunidad de Madrid podría estar renunciando a ingresos fiscales significativos sin recibir los beneficios económicos esperados. En última instancia, serán los madrileños quienes sufran las consecuencias de esta medida, ya que podrían enfrentarse a aumentos de impuestos o recortes en servicios públicos para compensar la pérdida de ingresos.

Las críticas a esta medida no se han hecho esperar. Los opositores argumentan que Ayuso está priorizando a los inversores extranjeros sobre los ciudadanos madrileños, creando un sistema injusto y desequilibrado. Además, señalan que esta política no garantiza la creación de empleo ni el crecimiento económico en la región, y que se basa en una visión a corto plazo que ignora las necesidades y desafíos locales.

Normativa europea

La Consejería de Economía justifica la falta de restricciones geográficas en las inversiones bajo el Tratado de Maastricht, que prohíbe las restricciones a los movimientos de capitales y pagos tanto entre Estados miembros como con terceros países. Sin embargo, esta justificación no resuelve el problema de cómo asegurar que las deducciones fiscales realmente beneficien a la economía local.

En lugar de ofrecer beneficios fiscales sin restricciones geográficas, la Comunidad de Madrid podría considerar políticas más enfocadas y efectivas para atraer inversiones que realmente beneficien a la región. Esto podría incluir incentivos para empresas que se comprometan a crear empleo local, invertiren infraestructura o apoyar a pequeñas y medianas empresas madrileñas.

La medida de Isabel Díaz Ayuso para perdonar impuestos a inversores extranjeros plantea serias dudas sobre su efectividad y justicia. Sin una vinculación clara a inversiones dentro de la Comunidad de Madrid, es probable que los beneficios prometidos no se materialicen, dejando a los madrileños a pagar la factura. Es esencial reconsiderar esta política y buscar enfoques que aseguren un retorno tangible para la economía local y protejan los intereses de los contribuyentes madrileños. La transparencia y la responsabilidad en la gestión fiscal deben ser prioridades para evitar que medidas aparentemente atractivas se conviertan en cargas injustas para la ciudadanía.

Lo + leído