miércoles, 19junio, 2024
14.7 C
Seville

¿Por qué nadie habla de la lesión del marido de Erika?

Santiago Aparicio
Santiago Aparicio
Doctor en Ciencias Políticas y Sociología. Contador de realidades. Guitarrista de rock en mis tiempos libres. Y cazador de doxósofos.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Es de esos misterios de la prensa patria y el Atlético de Madrid. De repente, un día, sin saber bien cómo y por qué aparece la noticia de la lesión de un jugador. Con los sospechosos habituales no hay sorpresa, pero resulta que en algún caso el jugador acaba jugando mermado en sus facultades o con una leve lesión y tampoco se dice nada. Al final el aficionado que sabe poco le señala por no rendir, por irse de los partidos, por lo que se le ocurra en ese momento. Al cabo del tiempo, como por arte de magia, se sabrá que estaba al borde la muerte y todos harán como si no hubiese ido con ellos.

En el caso del marido de Érika, tarde, se supo que estaba lesionado del tobillo. Se sabe que viene jugando con esa dolencia y por debajo de sus capacidades físicas porque, gracias a Miguel Ángel Gil, no queda casi nadie en la plantilla para jugar con un mínimo de calidad en momentos en los que se juegan las habichuelas. Las suyas. Las de Gil. No vayan a pensar en algo que pueda beneficiar al Atleti. Lo curioso es que se silencian estos hándicaps del jugador de mayor calidad justo cuando se comienza a difundir que se está negociando una renovación.

¿Por qué no se habla de la situación física? ¿Qué interés existe en echarle a la afición encima? Porque la mayoría de comentarios que se pueden leer son contrarios a que se le suba un poco el sueldo y la mayoría de aquellos suelen señalar que se ha borrado o que ha bajado sus prestaciones. Normal, está jugando casi cojo todos los partidos —más allá de la pésima condición física del casi ex-preparador físico de los marines—. Este tipo de estratagemas ya son conocidas en el gilismo. Es como quieren que alguien sea vendido, empiezan a hablar mal y a filtrar cosas no muy agradables del jugador.

Al final ya se sabe, el tito Miguel Ángel maneja los hilos (¿o las barbacoas?) como nadie. El problema es que los trucos ya son demasiado conocidos entre la afición, al menos la que se preocupa un poco de estar al día más allá de ciertos medios. Lo último, un clásico. Tras decir que se va a fichar bastante y se va a hacer limpia, ahora salen con la necesidad de vender antes de fichar… como llevan haciendo desde hace casi 40 años.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído