martes, 28mayo, 2024
28.1 C
Seville

Prohibido pensar

La intolerancia woke

Francisco M. López
Francisco M. López
Consultor, formador y creador del Profit thinking un modelo de gestión empresarial centrado en la gestión del margen comercial. Desde 2008, dedicado a divulgar el método, a través de seminarios, conferencias pero también artículos en revistas especializadas y entrevistas en medios en radio y televisión. Autor de Vender con margen, publicado en 2020 que se ha convertido en una manual de referencia a la hora de hablar, explicar y aplicar el modelo profit thinking en las empresas. Amante de las pymes, siento una enorme admiración por todos esos emprendedores que tuve el honor de conocer y de los que aprendí muchísimo en todos estos años.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Desde hace un tiempo, los que tenemos una cierta edad, los que vivimos la explosión de libertades de los años 70 y 80 asistimos atónitos a una regresión de los valores básicos de una democracia sana y abierta.

Tolerancia, respeto, discrepancia, debate, son algunos de los pilares sobre los que pensábamos que se estaba gestando la sociedad del futuro en la que nuestros hijos tendrían la oportunidad de luchar libremente por conseguir sus sueños.

La realidad es muy distinta y la pandemia Covid19 con sus mentiras, sus censuras, sus restricciones, nos ha dejado una sociedad fracturada, dividida en mano de una izquierda woke intolerante y intransigente.

Hace poco, tuve ocasión de leer una estudio de MIDEM, un centro de investigación de la Universidad Tecnológica de Dresde, Alemania, financiado por la Fundación Mercator. Bajo la dirección del Prof. Dr. Hans Vorländer que examina formas, instrumentos y procesos de procesamiento político de la migración en sociedades democráticas, en países individuales y en una visión comparada de Europa.

El estudio , realizado por el “Foro Mercator Migration und Demokratie” en Dresde concluye que cuanto más educada, rica, urbana y de izquierdas es una persona, menos acepta a personas que tienen una visión diferente del mundo. Por el contrario, las personas que tienen una actitud conservadora, que viven en el campo y que tienen menos dinero y educación, son más abiertas hacia quienes piensan diferente.

Por el contrario, los proletarios de derecha son más abiertos hacia aquellos que piensan diferente.

La población urbana, que se considera abierta al mundo, aceptaría en realidad las opiniones de los demás mucho menos que la derecha rural, supuestamente más estrecha de miras, según un estudio europeo.

Las conclusiones del estudio no hacen más que confirmar lo que muchos de nosotros intuíamos a la vista de como se estaban censurando opiniones diferentes al discurso oficial, machacado cada día en los medios de comunicación y que servía para polarizar la sociedad. O conmigo o contra mí.

“Cuanto más educada, rica, urbana y de izquierda es una persona, menos acepta las opiniones de los demás”

Y lo más grave es que no es una tendencia propia de algunos países. Es una tendencia internacional en los países occidentales y en EE.UU. La nueva generación de políticos jóvenes, que nos vendieron como la regeneración de la política frente a los dinosaurios resulto ser el mayor engaño de los últimos tiempos. Trudeau, Macron, Sánchez, Rutte, Jacinda Arden, Rishi Sunak etc.. se han revelado como sociópatas, pervertidos, con tics de dictadores intransigentes cuyas decisiones han arruinado los países que tenían que proteger.

Una secta de izquierda que en los últimos años ha acampado a sus anchas, ocupando puestos de responsabilidad y poder, que actúan al margen de la ley, sin respeto a los tratados internacionales ni a los derechos humanos.

Toda esta casta de intolerantes tienen en común su obsesión por ejercer un control enfermizo de la población, por imponer medidas de restricción de movimiento y de pensamiento, por eliminar cualquier critica al mensaje oficial.  Prohibido pensar. Prohibido discrepar para no ser destruido por una sociedad histérica por aplicar el pensamiento único de la manada. Han abrazado las ideas de un nuevo comunismo cibernético donde no tendremos nada y seremos felices.

Todos hacen parte de esa nueva secta de la izquierda ilustrada que decide y dicta lo que es bueno y malo para nosotros, que compra votos con subvenciones, que busca controlar los empresarios, que pretende reemplazar el individualismo por el bien común, que expulsa de la sociedad a los disidentes intelectuales, que quiere redefinir la familia clásica imponiendo las aberraciones del genero como el LGTBQ+ y sus perversiones que acaban mutilando a niños y adolescentes, que pretende normalizar la pedofilia con la ayuda de la ONU y una larga lista decisiones que podrían ser delito y se merecen un Nuremberg 2.0

Quienes han ideado y diseñado esta nueva sociedad del futuro, han sabido vestir el proyecto con concepto llenos de nuevas tecnologías generando una falsa ilusión de estar construyendo un mundo perfecto. Smart City, Inteligencia Artificial, ChatGPT, economía circular, emergencia climática, moneda digital, reconocimiento facial, economía del bien común,  transhumanismo, emigración descontrolada, violencia gratuita para generar miedo y caos, etc.. son algunas de las perlas de esa izquierda woke totalitaria que solo buscar el control absoluto de la población.

1984 parece ser un cuento de hadas cuando descubrimos lo que los dirigentes del WEF, FMI, ONU, OMS pretenden llevar a cabo, después de intentar despoblar la tierra.

He de reconocer la sutileza de esa izquierda enferma de poder absoluto, para vender la idea de que todos ellos están trabajando para el bien de la población, para su bienestar y para su seguridad.

La síntesis del estudio académico de MIDEM no puede ser más aterrador. “Cuanto más educada, rica, urbana y de izquierda es una persona, menos acepta las opiniones de los demás”,

Las conclusiones de este estudio europeo seguramente levantarán muchas criticas por parte de esa izquierda política corrupta y desquiciada. El estudio desmiente el cliché que afirma que la población urbana de izquierdas tiene una mentalidad más abierta que la población rural de derechas, que no acepta otras opiniones políticas. La realidad demuestra que es todo lo contrario.

Los autores del estudio son muy claros y muy duros: la intolerancia de la izquierda woke frente a otras opiniones tiene consecuencias graves porque conduce a una sociedad cada vez más dividida, gangrenando sus pilares desde Estados Unidos hasta Alemania, pasando por Israel y Suiza.

Nosotros debemos hacer frente a tanto despropósito y recuperar los valores sobre los que se forja una sociedad sólida en la que nuestros hijos puedan construir sus propias vidas. Nuestra manera de vivir está en juego, nuestras libertades están en peligro y nadie vendrá a defenderlas, salvo nosotros mismos.

Decía Ronald Reagan que “El socialismo funciona en sólo dos lugares: En el cielo donde no lo necesitan y en el infierno donde ya está implementado».

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído