martes, 28mayo, 2024
28.1 C
Seville

Rubén Blades & Roberto Delgado Big Band: Apoteosis total

A sus 75 años, el mítico artista panameño hace de su gira española la constatación de la importancia de la música latina, la reivindicación de lo hispano y el mensaje sin hipotecas

Juan-Carlos Arias
Juan-Carlos Arias
Agencia Andalucía Viva. Escritor
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

En la bodega de González Byass soñamos con lo mejor una noche maravillosa. Antes y después de los conciertos hay mucho que hacer en este emplazamiento de las afueras de la capital jerezana. La vanguardista bodega aloja criaderas y soleras que marean la vista por sus interminables filas fue diseñada por el padre –arquitecto- de Ana Torroja (Mecano).

Antes de los conciertos pueden degustarse productos del portfolio de la marca jerezana, aunque a precios elevados. Este año la seguridad del evento no intimida a la concurrencia registrando bolsos en evitación que los/as asistentes traigan sus viandas por los precios del interior.

No obstante, vale la pena degustar tintos, blancos, whiskies, rones y los genuinos caldos jerezanos, pero el bolsillo debe estar bien repleto. Tras los conciertos sigue la fiesta y se pueden visitar las bodegas por guías de la marca. El photo call y los rebujitos nos recuerdan que Tío Pepe vaya más allá de un conocido sherry.

Blades siempre vuelve

Uno de los artistas más esperados en el Tío Pepe Festival de 2023 fue el irredento panameño. Rubén Blades es un inquieto artista que participó en más de 50 filmes de la industria norteamericana, obtuvo doctorado en leyes por Harvard, incontables Grammys o Emmys y en numerosos países fue premiado por ser alguien comprometido, dotado de la excelencia que se aleja del oportunismo.

Blades es un puntal de la música en español, que trasciende la tendencia latina hasta el público angloparlante en varios continentes. No precisa recursos dramáticos, ni vender intimidades  Es un letrista, poeta, músico e intelectual que hasta detentó un ministerio en el país que vio nacer.

La IX edición del Tío Pepe Festival, en el incomparable marco de Bodega Las Copas, se consolida como cita obligada para el verano de 2023

La gira del 2023 SALSWINGS de Blades no pudo tener mejor compañía. Hemos visto a Blades recorrer el mundo con el sexteto de Roberto Delgado, pero al Tío Pepe le acompañó una Big Band de veinte músicos. El bajista que da nombre a la banda es un curtido músico que se adapta a los formatos y registro vocales que usa Blades en sus conciertos. Desatacamos el viento y la percusión; los teclados no le van a la zaga, pero es una pena que apenas podamos conocer parte de los nombres de los músicos. Ni los identificó Blades en el escenario en su totalidad, ni sus promotores facilitan su identidad a los medios. Desde aquí aplaudir la música conjuntada y armónica que sustancia el éxito de Blades con una Banda genial allá donde va con su son. Calidad 100%.

El imperecedero tema “Mambo Gil” de Tito Puente inició la descarga de Blades. El panameño apenas tiene margen en su libreto ante el respetable. O le piden canciones que irredentas, o bien, si se las hurta al público porque se alarga demasiado el concierto, debe cantarlas en los bises. Ese es el problema de llevar más de 50 años en estudios, componiendo y en los escenarios.

El repertorio de Blades apenas varía, por tanto. Ni pasa de moda, ni dejan de ser actuales o relevantes y necesarias sus temáticas, palabras y mensajes sutiles que comparten millones de personas en América y Europa principalmente.  Así pasa con “Decisiones”, prohibida por el General Torrijos. Martín, hijo del General que firmó pactos para que su país recuperar el canal, le hizo Ministro. Sorpresas te da la vida.

“Juan Pachanga”, con generosas ilustraciones e infografías, nos recuerda la dignidad de Blades al rememorar letristas, bandas y músicos con los que trabajó. Y no los cita de carretilla. Los recuerda con esa proverbialidad de la memoria agradecida: Ramírez, Curet, Machito, Celia Cruz, Pacheco, Puente, Masucci… Barrios, orgullos, emprendimientos, familia, amistad, bandera latinoamericana… están en sus temas, que también están en el cotidiano de cualquier persona.

La ‘Siembra’ que floreció

La etapa de Blades con el tombonista boricua Willie Colón parió en 1978 un disco que tararean millones aún. ‘Pedro Navaja’ es el tema más internacional. Pero las maracas de Blades siempre llevan los colores de su amado país centroamericano. Los panameños en el Tío Pepe lo aplaudieron más por compartir lo que es un a patria sin que aparezcan uniformados o tiemblen las calles con tanques.    

La noche del Tío Pepe Festival Blades cumplía 75 años de vida. Y unas velitas, más una esbelta azafata vestida con los colores del trago jerezano, brindaron para que cumpla muchos más. Muy agradecido y respetuoso Blades con los aplausos y bravos que se repetían hizo que su ’cumple` fuese una noche inolvidable. 

Los venezolanos presentes, mayoría de exiliados por Chaves & Maduro, lagrimeaban de emoción cuando Blades entonó los sones de ‘María Lionza’. Ese himno oficioso que compite con el ‘alma llanera’ universal de la patria de Bolívar, hizo que Blades pidiera que Maduro cayera ya. 

Otro himno, este sobre abusos de mayorales en zafras azucareras de antaño fue “Plantación adentro”. La inigualable letra de ‘Buscando Guayaba’ y el tema “En esa casa” contra la violencia de género, o doméstica o como se le quiera llamar a esa lacra pusieron el nivel del compromiso donde siempre lo tuvo Blades. En lo más alto.

La Big Band de Delgado aporta a Blades ese fondo sustantivo que marida el jazz, el ritmo, el sacarte de la silla, o la reflexión por las letras del panameño. A Blades cualquier oído le entiende todo

La dignidad de la vida, cómo afrontó la muerte tras luchar el cáncer la madre de Blades, regaló al respetable otra canción. También, contaba cosas de su padre, casi centenario, que repetía estar ‘aburrido’ cuando su hijo le llama para ver cómo está. “Amor y control” equivale al amor de hijo hecho música. Más venial que ‘Caridad Amaro’ de Chucho Valdés a su inolvidable madre.

Es meritorio que esa dignidad que citamos de Blades se plasme en el tema “Todos vuelven” sobre el fallecimiento de personas. Tras los músicos vimos fotos en el cartel de Camarón, Lola Flores, Celia Cruz, Paco de Lucía, etc… Blades no olvida de las fuentes donde bebió y a quienes les debe respeto, no porque esté en Jerez. “Arallué”, de Ray Barretto y “Paula C” integraron el repertorio también del panameño.

Cumpleaños feliz

Las cero horas del domingo 16 de julio Blades cumplía 75 años sobre la tierra. Tras los buenos deseos de músicos y público Blades correspondió con el bolero “Apóyate en mi alma” y “Ligia Elena”, el tema donde el amor triunfa sobre convencionalismos de clase. Por favor, repasen la letra del humilde trompetista que enamoró a una chica ’de alta sociedad’.

“Sin tu cariño”, un tema emblemático (como diría cualquier político), fue revelador en la voz de Blades. En España conocíamos la versión excelente de Caco Senante. Muchos creyeron que el canario que popularizó el mojo picón musical era el inventor del tema. Pero craso error. Al igual que la ignorancia endilgó Pedro Navaja a la mítica Orquesta Platería. Otra versión digna de Blades, ‘Ligia Elena’ incluida. 

Pedro Navaja

El final de Blades ante el público entregado tiene nombre y apellido. La historia al principio nadie la quería publicar en disco. Demasiada larga se alegó. Para los fans de Blades es muy corta.  Cuenta más cosas de las que dicen las palabras. Es el grito latino en el hostil Nueva York. Pero es el puño al que se pisotea en toda América anglo cuando se habla español.

Algo parecido les pasó a los Beatles. Los productores rechazaban los temas que el tiempo hizo millonarios en ventas. Los grandes éxitos empiezan por los cajones del olvido, el rechazo o el ninguneo.  Fania Records, la que acuñó la Big Band irrepetible, creyó inicialmente que este Navaja no abriría hoja alguna. Pero el tiempo demostró lo contrario.

Blades, estimados/as lectores/as, tiene para rato. Recorre España en forma a sus 75 años. Repetimos que no precisa hacer gracietas, ni vender exclusivas, ni sobresalir acorde a los cánones del star system. Rubén Blades y su pareja musical, la Big Band que le acompaña, nos darán muchas alegrías.

Mientras tanto, sonreímos, disfrutamos, soñamos, leemos, cantamos y nos enriquecemos con un artista que no se presta a la ideología, ni al arribismo, ni al mercado más indigno. Por eso Blades agita maracas panameñas, vive en su barrio de San Felipe, llama y cuida a su padre como probo hijo, y en sus letras no se olvida de lo importante del cotidiano. Blades nunca muere. Gracias, maestro.  

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído