domingo, 21abril, 2024
21 C
Seville
Advertisement

Sánchez permite que los bancos ganen más de un millón de euros por cada trabajador que despiden

Las tres principales entidades financieras de España tienen activos tres ERE que afectan a más de 14.000 trabajadores y han presentado beneficios en el primer semestre por valor de más de 10.000 millones de euros

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La Reforma Laboral que no ha derogado Pedro Sánchez, a pesar de ser uno de los puntos clave del acuerdo de gobierno y una de las promesas recurrentes utilizadas por el actual presidente para captar el voto de la izquierda, ha permitido que las tres principales entidades financieras españolas (CaixaBank, Santander y BBVA) apliquen durísimos expedientes de regulación de empleo (ERE) que afectarán a 14.459 empleados a pesar de ser empresas que obtienen beneficios de varios miles de millones de euros.

La semana pasada los tres bancos principales presentaron los resultados del primer semestre de 2021 y fueron espectaculares, a pesar de que alguno de ellos, como es el caso del Santander, no tuvo respuesta positiva del mercado.

CaixaBank, la primera entidad de España, comunicó un beneficio de 4.181 millones de euros. Respecto a Banco Santander, el segundo banco español, comunicó beneficios por valor de 3.675 millones. BBVA, por su parte, presentó ganancias por 2.327 millones. En total, los tres principales bancos de España ganaron 10.183 millones en los primeros seis meses del año, una cantidad que estará cercana a duplicarse a finales de 2021.

En consecuencia, y tomando sólo los datos del primer semestre, los tres principales bancos ya han ganado 704.267,24 euros por cada trabajador despedido, cantidad que con toda seguridad superará el millón de euros al finalizar 2021.

Los grandes fondos se benefician de la destrucción de empleo

Los principales accionistas de los bancos españoles son grandes fondos extranjeros que, precisamente, son los que se benefician directamente de la destrucción de puestos de trabajo permitida por la pasividad de Pedro Sánchez en derogar la Reforma Laboral de Rajoy. En ello, algo podrían tener que ver las nuevas amistades cordiales del presidente con los máximos representantes del capitalismo salvaje e inhumano. No hay más que ver con los personajes con los que se reunió en Estados Unidos: Larry Fink (BlackRock), Tim Cook (Apple) y los principales representantes de Netflix, HBO o Disney.

Los ERE de la banca, que les da una rentabilidad de más de un millón de euros por trabajador despedido, no es más que una transferencia inaceptable del bolsillo de las plantillas y de la ciudadanía en general al de unos pocos grandes accionistas que controlan desde las sombras de la opacidad a los bancos españoles.

Entre esas grandes corporaciones se encuentran grandes fondos de inversión, fondos buitre, gestores de cartera, bancos custodios que, en muchos casos, se han visto envueltos en grandes escándalos de blanqueo de capitales.

En resumen, lo que se está permitiendo en España con los bancos es la priorización de unas políticas que ponen el beneficio y el enriquecimiento de unos pocos por encima de las personas. Un beneficio que debiera de amoldarse, sin mayores traumas, a los tiempos actuales. No es razonable, ni aceptable, ni asumible el pedir siempre esfuerzos únicamente a la parte más débil, es decir, a la clase trabajadora.

Pedro Sánchez, el activo más rentable de la banca

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó en un tuit publicado el pasado 1 de mayo que «no habrá recuperación si no llega a las trabajadoras y trabajadores de nuestro país. Hoy escuchamos sus reivindicaciones con la mirada puesta en acabar con la precariedad y la desigualdad. Tenemos que salir de esta crisis con empleos dignos, estables y transformadores».

El hecho de que no se haya derogado aún la Reforma Laboral de Mariano Rajoy está teniendo consecuencias muy graves para la clase trabajadora a la que, teóricamente, el Gobierno de Sánchez está obligado a defender.

Mientras la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, lleva prácticamente desde el primer día defendiendo la derogación de la legislación laboral más dañina para los trabajadores, Sánchez sigue cediendo al sector neoliberal y defensor de los intereses empresariales liderado por Nadia Calviño.

Esto supone un incumplimiento absoluto de los acuerdos firmados para la coalición de gobierno.

No derogar la Reforma Laboral de Mariano Rajoy está provocando un verdadero desastre para el empleo en los sectores donde operan los grandes bancos. Las cifras expuestas anteriormente confirman que es así.

El hecho de que estas grandes entidades tengan la capacidad de despedir a tanta gente, a pesar de estar dando beneficios, es posible gracias a la reforma laboral de 2012, la que todavía no ha derogado Pedro Sánchez.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. Fantastico articulo, de lo mejor que he leido en mucho tiempo y que desenmascara a etste tiparraco. Yo vivi en Francia la depravacion de Valls y Sanchez va por el mismo camino. Que convoque elecciones ya

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído