martes, 21mayo, 2024
14.7 C
Seville

“Serrat no pertenece a ningún tiempo, entra sin llamar por la puerta de los sentimientos”

El periodista, músico y actor Jaume Collell conoce como pocos la trayectoria musical del Premio Princesa de Asturias de las Artes 2024, reflejada en el libro ‘Serrat. La música de una vida’

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Jaume Collell, el que fuera miembro de la mítica compañía de teatro Els Joglars además de periodista y músico, se ha embarcado en una apasionada biografía musical de un genio universal llamado Joan Manuel Serrat. Este fascinante viaje a los orígenes musicales del noi del Poble Sec, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2024, nos descubre a un artista que trasciende géneros gracias a una personalidad fuera de lo común, icono de generaciones sucesivas.

Si no hubiera existido Serrat, habría que haberlo inventado en algún momento, ¿no cree? ¿Con qué mimbres fundamentales lo perfilaría usted?

No hay que inventar nada. Todo existe. El reto consiste en descubrirlo. ¿Me habla usted de mimbres? Fue un niño curioso en un entorno cómplice, tuvo unos padres cuidadosos, cosechó un sinfín de amigos y detrás apareció un ejército de admiradores. 

¿De dónde bebió la música primigenia de Serrat para llegar después a ser la que ha sido, traspasando fronteras, estilos, géneros…?

Primero, de los labios de su madre. Después, de lo que cantaba la gente de su calle, de su barrio, el Poble Sec, del barrio vecino, el Paral·lel, cuna de artistas singulares; ¡ah! y bebió especialmente de la radio.

El tópico recurre al término transversalpara aglutinar la música y las letras de Serrat. ¿Por qué?

Los tópicos son tediosos, pero responden a un tipo más o menos consensuado de verdad compartida. El “aglutina”, para usar el término que usted propone, vivencias, amores, desamores, paisajes, dibujos al natural de personajes de diverso pelaje, etcétera, con los formatos cercanos, la canción tradicional catalana, la rumba y el flamenco, la chanson, las melodías italianas, el pop británico y el folclore de América, entendiendo que este largo continente tiene un norte fabril, una franja central caliente y un cono sur rico en expresiones musicales, sin olvidar este país tan diminuto en el mapa, pero tan ampuloso musicalmente como es Cuba. Y naturalmente, bebe de la música clásica, entendiendo como tal, del barroco, al romanticismo, los impresionistas franceses y rusos, la ópera, el musical, las bandas sonoras y el jazz.

Serrat visita en 1970 la calle Poeta Cabanyes, en el barrio barcelonés de Poble Sec donde creció. Foto: Archivo Colita.

¡Qué difícil es lograr tener admiradores de generaciones y generaciones diferentes, así pasen las décadas! ¿Dónde reside este secreto en el noi de Poble Sec?

Los secretos, me recomendó mi madre, no se cuentan a nadie, pero no quiero salirme por la tangente. Serrat no pertenece a ningún tiempo, es clásico y moderno a la vez, gusta a jóvenes y mayores sin distinción, entra sin llamar por la puerta de los sentimientos, y narra de manera natural desde las pequeñas historias a los grandes compromisos.

A este respecto, ¿qué influencia tuvo en la trayectoria artística de Serrat haber nacido en ese barrio en concreto de Barcelona?

Nacer en un lugar u otro no deja de constituir un accidente sexual. Ya le he contado la importancia de la calle Poeta Cabanyes, donde se crio, de su barrio, el Poble Sec, donde infinidad de coros, uno por calle, cantaban las caramellas durante la Pasqua. Allí nacieron grupos como Los 4 de la Torre, Los Salvajes, Los Cheyenes… y gran parte de Los Mustang, sin olvidar que Jaume Sisa, algo más joven que él, nació justo enfrente de la casa de Serrat. Nadie permanece ajeno a un entorno así.

¿Es cierto que la zarzuela tuvo una influencia decisiva en su formación musical?

Es un apasionado de la zarzuela. De adolescente se colaba con sus amigos con las entradas que le regalaba el jefe de la claque del teatro. Podía tragarse dos zarzuelas largas seguidas, que empezaban a las cuatro de la tarde y terminaban a las diez de la noche. Le atrae especialmente el género chico, sobre todo “La verbena de la Paloma”. Y si debe escoger una ópera, “Turandot” de Giacomo Puccini.

“Es un apasionado de la zarzuela. De adolescente se colaba con sus amigos con las entradas que le regalaba el jefe de la claque del teatro. Podía tragarse dos zarzuelas largas seguidas”

No hay género musical que no le haya tentado en sus composiciones: jazz, música clásica, flamenco, pop… ¿Es por ello que estamos ante un atípico cantautor sin igual en el mundo de la canción de autor?

En la pregunta usted mismo incluye la respuesta.

¿Qué artista influyó decididamente en Serrat por encima del resto, si es que ha habido alguno?

Son muchos. Los básicos, Concha Piquer, Atahualpa Yupanqui, Charles Aznavour, Chico Buarque, Silvio Rodríguez… Y no se olvide de los maestros que han arropado el timbre de sus composiciones: Ros Marbà, Francesc Burrull, Ricard Miralles, Josep Maria Bardagí, Josep Mas Kitflus y Joan Albert Amargós.

Pregunta incómoda: ¿dónde está el Serrat más auténtico: el que canta en catalán o el que canta en castellano?

Serrat siempre es auténtico.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído