jueves, 22febrero, 2024
16.5 C
Seville

Si te gusta Alcaraz… mira también a Ben Shelton

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La gira asiática ATP llevaba tres años sin celebrarse por causa de la pandemia y su eco.

Carlos Alcaraz teóricamente iba a por los títulos de Pekín y Shanghai, pero no logró ganar ninguno de ellos.

Eso hizo que los espectadores españoles nos quedásemos huérfanos de «un gran favorito». Pero teníamos hambre de tenis porque después de ver los logros del murciano nos habíamos hecho a los duelos a raquetazos.

Y para saciar ese hambre y dada la facilidad para ver los partidos en la época actual gracias a la cobertura de Movistar y que están disponibles durante toda una semana después de jugados muchos hemos comenzado a mirar partidos entre jugadores que apenas conocíamos.

Shelton, Ben Shelton, llamó enseguida nuestra atención de modo especial. Le habíamos visto jugar algunas veces y ya nos había parecido muy interesante; precisamente porque tiene un tenis cercano al de Alcaraz: cabeza, corazón y cojones. Y a ello se añadía que también es un veinteañero.

En Sanghai Ben Shelton sólo llegó hasta cuartos de final; lo consiguió derrotar Sebastián Korda en un espectacular duelo a tres sets. Gran partido.

Pero en Tokio partída Shelton era gran favorito después de haber derrotado a Tommy Paul. Comentaba nuestro comentarista predilecto, Roberto Carretero, que no estaba jugando muy bien el joven Shelton a causa de la presión que suponía esa situación de teórico privilegio.

Pero consiguió llegar a la final. Y la final era contra un tenista con una capacidad de anticipación y un tenis poderosísimo: el ruso Asián Karatev.

A falta de Carlos Alcaraz bueno era para el aficionado español el americano Shelton y bueno fue en la final de Tokio. Ganó su primer torneo ATP. Karatev se deshizo ante él como un azucarillo en un vaso de agua. Y nosotros disfrutamos con ello. Su padre, también tenista, tenía en su haber un par de torneos ATP; allá por los años 90. Si que de casta le viene al galgo.

El tenis puede ser hipnótico por completo, un espectáculo capaz de borrar el mundo entero durante dos o tres horas. Un partido reñido puede ser mejor que la mejor novela de intriga, de esas en las que es imposible
averiguar quién es la víctima y quién la asesino hasta el ultimísimo momento.
El partido de semifinales entre Shelton y Giron fue así. Inolvidable. Con más emoción y misterio que cualquier novela de Agatha Christie. No había manera de despegar los ojos del televisor ni de levantarse del asiento.

Por supuesto que en el tenis, como en casi todos los deportes, que el jugador tenga la misma nacionalidad que el aficionado vale muchos enteros, pero en ausencia de Alcaraz desde Match Point de Diario16 nos atrevemos a pedir que se hagan un regalo a sí mismos los «alcarazistas» y eso de ausencia del palmareño del miren también con interés a Ben Shelton.

Tigre Tigre

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído