lunes, 27mayo, 2024
28.1 C
Seville

Siempre me quedaré con lo mejor del Partido Socialista (3)

La primera huelga de hostelería en el Reino Unido

Antonio Aguado
Antonio Aguado
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La organizamos y realizamos en el año 1975 en el Talk of the Town, que pertenecía a la compañía Trust House and Fortes donde trabajaba. Era una sala de fiestas muy famosa internacionalmente, situada en Leicester Square al lado de Picadilly Circus, en la que actuaban las y los mejores artistas de la época.

Todo empezó en una de las reuniones mensuales que teníamos las secciones sindicales de la empresa, al denunciar, los compañeros directamente afectados, que no se estaba cumpliendo con el convenio retributivo pactado. Después de un pequeño debate, enseguida teníamos las ideas claras  y decidimos convocar la huelga, que como nos imaginábamos iba a tener una gran repercusión social y mediática.

Lo primero, porque iba a ser la primera huelga de hostelería, algo comprensible debido a la dificultad de organizar ese sector tan importante de la Sociedad Británica, pues el turismo era la segunda industria del país. La dificultad principal para lograr su organización, estaba en que la inmensa mayoría de los trabajadores éramos inmigrantes de muchos países. No teníamos sindicato propio y nos representaba y estábamos adscritos al Transport and General Workers Union. (Sindicato del Transporte y Trabajadores en General).

El otro impacto que sabíamos iba a tener la huelga, era la gran fama que internacionalmente tenía el Talk of the Town y que le podría pasar factura. Los responsables de la empresa tenían muchas dudas acerca de nuestra capacidad, por ser algo muy novedoso, pues nunca con anterioridad había ocurrido en la hostelería y porque eran conscientes, de la gran dispersión con trabajadores de tantas nacionalidades para que pudieran ponerse de acuerdo.

Aparte de que los compañeros directamente afectados, para la organización y el desarrollo de la huelga, tuvieron siempre la solidaridad del resto de las secciones sindicales de todos los hoteles y establecimientos de la empresa. Pero fue muy impactante que ocurrió lo mismo con el resto de los sindicatos por sectores  de las Trade Union. Las noticias sobre la huelga salían con frecuencia en los informativos y se llegó a ver a taxistas, negándole el trayecto a sus clientes cuando solicitaban que les llevaran al Talk of the Town. Algunos llegaron a poner por fuera de sus taxis escrito en grandes letras: I don’t go to Talk of the Town (no voy al Talk of the Town).

Todos los trabajadores secundaron la huelga y no fueron a trabajar, permaneciendo fuera de la empresa en piquetes informativos. El pulso lo mantuvimos durante 9 días y al final después de unas negociaciones relativamente cortas, se avinieron a aprobar nuestra tabla reivindicativa. Por supuesto, fue muy importante y Jugó un gran papel, que las Trade Union de aquel entonces era muy fuerte, pues tenía más de 12 millones de afiliados y con un gran poder en la Sociedad Británica, empezando por el propio Partido Laborista que recibía 8 peniques de nuestra cuota sindical de 100. Eso le posibilitaba tener una significativa representación a los sindicalistas en el Partido Laborista y en las instituciones en que éste estaba presente.

A los compañeros en huelga no les faltó nunca de nada, tanto para ellos haciendo los piquetes informativos, como para sus familias mientras duraron los referidos días de huelga. Una de las cosas más importantes que tenía el sindicalismo británico eran las cajas de resistencia, que permitían  a los huelguistas mediante las mismas, seguir percibiendo sus salarios íntegramente.  

Implantación del closed shop en mi hotel

El coordinador de todo el área de Londres de las Trade Union, Edward Rump, me instó para que convocara una asamblea, e introdujera en mi hotel el closed shop (“tienda cerrada”). En el argot sindical británico significaba que al pasar del 70% de afiliación, por ley, mediante el voto mayoritario, el resto de los trabajadores no afiliados tenían que hacerlo para llegar al cien por cien. Ya nosotros habíamos alcanzado el 74% de afiliación y  me  daba reparo imponérselo al resto, o sea el 26 % de compañeros restantes, pero mi compañero Manolo Bonmati, me convenció argumentando primero que era legal y por otra parte, que debido a su procedencia de tantos países muchos no tendrían la cultura y costumbre de la afiliación sindical y quienes la tuvieran, no era justo que se aprovecharan de los beneficios generados por el 74% de los compañeros comprometidos sindicalmente. Argumentó también que ese era uno de los motivos que había propiciado tan alto índice de afiliación a la TU. Quedé convencido y convoqué la asamblea saliendo aprobado el closed shop por una gran mayoría del 91% de los votos.

En 1978, se logró el primer convenio colectivo de hostelería de Canarias

La huelga que protagonizamos en el Talk of The Town, me dio mucha experiencia y marcó mucho, para ser uno de los impulsores de la huelga de hostelería de 1978 en Gran Canaria, reivindicando el primer convenio colectivo del sector. En esta sin tener tanta fortaleza como la que habíamos tenido en Londres, y aunque con mayor esfuerzo, pero igualmente la ganamos y logramos tal y como pretendíamos, que el sector contara con su propio convenio colectivo. Hasta entonces, había poco hábito y experiencia negociadora. Los empresarios estaban anclados en el pasado y despreciaban a los trabajadores e incluso, minusvaloraban su poder de convocatoria y fortaleza. En los piquetes sindicales informativos, llegaron a contar con el apoyo de policías. Precisamente la nochebuena de 1978, me detuvo una patrulla de la policía nacional y pase esa noche detenido en una comisaría. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído