domingo, 19mayo, 2024
13.5 C
Seville

Silicon Valley Bank: alguien allá arriba planifica los cracks económicos

Los expertos se muestran sorprendidos por la rapidez con la que se suceden las crisis económicas en el mundo de hoy

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

A Marx le debemos el concepto de “crisis cíclicas”, un término que viene a designar el episodio terminal de cada una de las fases del capitalismo moderno. Según el filósofo de Tréveris, las economías de libre mercado tienen sus momentos de crecimiento y de estancamiento, depresión, hundimiento o recesión. La última parada siempre es la pobreza de las masas. De alguna manera, el capitalismo es como un Leviatán que se da el gran atracón, con reparto de beneficios para los cuatro de siempre, y que indefectiblemente termina regurgitando y enfermo. Ahora nos encontramos al comienzo de uno de esos vómitos recurrentes.

La noticia del colapso del Silicon Valley Bank, una entidad financiera que hasta ayer la conocían cuatro banqueros y pare usted de contar, ha desatado el pánico general en los mercados de todo el mundo, en las Bolsas, en las empresas, en los gobiernos de uno y otro signo, en la prensa económica y en toda la sociedad. De buenas a primeras en el bar ya no se habla de otra cosa que de esa misteriosa entidad que se ha venido abajo sin saberse muy bien por qué, si por falta de liquidez, por la subida de los tipos de interés, por los dichosos bitcoins o criptomonedas, por la especulación de las startups o multinacionales tecnológicas o por qué demonios. El ciudadano medio, ese que trabaja, vive y paga sus impuestos, ajeno a los hilos del poder que se mueven por allá arriba, asiste perplejo a los negros nubarrones que se ciernen sobre su cabeza diciéndose a sí mismo, con resignación, aquello de “otra vez no, por favor”. Y empieza a sospechar, con toda la lógica, que esto de las “crisis cíclicas” de las que hablaba Marx no está del todo claro y que tiene que haber un plan secreto trazado por algo o alguien –quizá por unas élites, esos “capitalistas desalmados” que a menudo denuncia Unidas Podemos con razón– para organizar la fiesta salvaje del dólar, hacer caja y terminar de resacón cada poco tiempo.

Si echamos la vista atrás entenderemos que tenemos motivos suficientes para convertirnos en conspiranoicos financieros. En lo que va de siglo (aún no hemos cumplido un tercio del mismo) ya hemos pasado por tres crisis monumentales: la de 2008, una crisis del ladrillo originada por el descalabro de Lehman Brothers y las hipotecas subprime que en España explotó en forma de burbuja inmobiliaria y descalabro de las cajas de ahorro; la de 2020 en forma de pandemia y caos sanitario (esta no está suficientemente aclarada y hasta organismos internacionales de prestigio especulan ya con la idea de que el virus pudiera salir de un laboratorio de Wuhan, apuntando a la guerra bacteriológica entre superpotencias por la hegemonía del nuevo orden mundial); y, cuando todavía no nos habíamos recuperado del misterioso bicho que dejó la economía global totalmente arruinada, la crisis del gas de 2022 originada por la invasión rusa de Ucrania (otro acontecimiento cósmico que no se puede atribuir solo a la locura expansionista de un autócrata como Putin, sino que, como en todo conflicto armado, hay unas causas económicas, unos factores, una serie de cosas en la que no vamos a entrar ahora porque nos desviaría de la idea central de esta columna).

Quiere uno decir que esto de las crisis cíclicas de las que nos avisaba Marx empieza a cantar mucho, a oler demasiado a chamusquina y a tocarnos las narices a dos manos. Antes, las crisis del capitalismo se espaciaban en el tiempo, tardaban décadas y hasta siglos en producirse y parecían mucho más naturales, mucho más dialécticas y explicables. Ahora no. Ahora las crisis se nos vienen encima unas detrás de otras, en torrente o aluvión, en plan bestia y sin solución de continuidad. Todavía no nos hemos recuperado de un crack cuando ya nos ha llegado otro. Y así no se puede vivir. La sensación que queda es que debe haber algunos poderes fácticos bastante siniestros en las altas esferas (ya da igual si en el Club Bilderberg, en Wall Street, en el G20 o dónde), que están ansiosos por acelerar la bioquímica del dinero mundial para poder repartir beneficios cuanto antes. Esa gente ansiosa de codicia, impaciente por el negocio de la especulación, ya no puede esperar veinte, treinta o cincuenta años para darle al “clink clink” de la palanca en la caja registradora. Y ni siquiera disimulan. Aprietan el botón nuclear del terremoto económico, con descaro, y crack que te crio.

Entre la recesión del 29 que condujo al ascenso de los fascismos con la consiguiente Segunda Guerra Mundial y la crisis del petróleo de 1973 pasaron unos cuantos años. Ahora, entre desplome y desplome no le da tiempo a uno ni a respirar. El siglo XX fue la época de la velocidad; el XXI va a ser la edad de lo cuántico y todo, hasta el inmenso desfalco globalizante con el que unos fulanos nos roban la cartera cíclicamente, ocurre en un abrir y cerrar de ojos, sin que nos dé tiempo a racionalizar y a encontrar los antecedentes y las causas reales del cataclismo. Nadie, ni el economista más avezado premiado con el Nobel, es capaz de explicar esta sucesión de sobresaltos cada poco tiempo ni qué pasará mañana.

“Hemos subido los precios una burrada; si no, hubiera sido un desastre”, asegura Juan Roig cuando se le pregunta por los abusos en la cesta de la compra. Produce estupor ver cómo el presidente de Mercadona confiesa abiertamente que a este Leviatán capitalista ya no hay quien lo embride y regule, ni siquiera tasando los precios de los alimentos de primera necesidad por orden gubernamental, de modo que hemos pasado de la ley de la oferta y la demanda a la ley de la jungla.

Es evidente que la explicación clásica de Marx ya no nos sirve. Aquello de que el incremento constante de la producción satura el mercado, disminuye los precios y acaba paralizando la propia cadena productiva es un marco teórico superado en el contexto globalizador monopolístico de hoy (digan lo que digan los defensores acérrimos del ultraliberalismo salvaje, todo está en manos de cuatro corporaciones que mueven el cotarro y marcan los tiempos). Lo demás, Joe Biden haciendo el papelón para tranquilizar a los norteamericanos y convencerles de que sus ahorros están seguros, no es más que parte del teatrillo. El crack del Silicon Valley Bank no ha hecho más que comenzar y ya están pensando en el siguiente. Aterrador.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. Atención ayer en un artículo de diario 16 comentaba que estaba claro que había sido una demolición provocada y dije también que no se sabía bien quién había sido el responsable si los sombreros blancos o el estado profundo, con la cantidad de noticias que se están produciendo en las últimas horas cada vez queda más claro que el responsable de todo el desastre que va a ocurrir son los BRICS tanto China cómo Rusia han estado esperando un momento como este para dar un golpe a la economía del G20 y EEUU .
    ya dije ayer que claramente todo esto tenía que ver con que Arabia Saudita e Iran volvieran otra vez a tener relaciones diplomáticas bajo la supervisión de China ,esto parece que no tiene nada que ver con lo que ha pasado en SVb,pero si que tiene que ver ,está claro que definitivamente Arabia Saudita e Irán y todos los países del Golfo Pérsico se han puesto de parte de Rusia y de los BRICS .
    al mismo tiempo que el Silicon Valley Bank estaba en quiebra , en Europa credit suisse está en una situación al borde del precipicio ,pues bien se pensaba que dinero de China y sobre todo dinero de Arabia Saudita iba a rescatar a este banco suizo ,pero todos estos se han lavado las manos diciendo que no pueden intervenir con lo cual el banco suizo está el borde de la bancarrota con lo que ha hecho que tenga que intervenir el mismísimo Banco Central de Suiza
    el golpe final de esta tragedia
    como ya dije si esto seguía así en Estados Unidos se provocaría la salida de una moneda digital dictatorial, pero fiduciaria es decir que no está respaldada en nada , es tán basura como lo que teníamos antes, pues bien ahí una noticia que ya lo clarifica todo, si es que es totalmente cierta, hay que esperar, en Noticias Rafapal se dice que parece que Rusia saca su divisa digital avalada por ORO o sea dinero auténtico el próximo 1 de abril es decir dentro de dos semanas ,esto va a destruir al sistema financiero occidental para qué sirve sacar una mierda de moneda digital basura americana frente a otra moneda que está respaldada en un valor real y auténtico la cosa pinta fatal es como la venganza de Rusia y de los BRICS y China en segundo plano que es el auténtico enemigo gigante y esta actuando entre bambalinas para acabar con Estados Unidos.
    el reseteo de davos y delos globalistas va a su autodestruccion
    la agenda 2030 esta acabada y ya vimos como silicon valley bank era de los rincipales que la apoyaba,hoy 4 bancos europeos entre los que esta el credit suisse han suspendido su cotizacion,entre ellos Monte dei Paschi di Siena el cual tendria que haber sido resuelto y que fue erescatado por el gobierno italiano cuando se acabo con el banco popular que si era solvente y sirvio para sacrificarlo y salvar al santander

    • CNBC Las acciones de Credit Suisse caen después de que el patrocinador saudí descarta más ayuda
      https://www.cnbc.com/2023/03/15/credit-suisse-shares-slide-after-saudi-backer-rules-out-further-assistance.html

      Las acciones del asediado banco Credit Suisse alcanzaron otro mínimo histórico por segundo día consecutivo.
      El mayor patrocinador de Credit Suisse, el Saudi National Bank, ha dicho que no proporcionará más ayuda financiera al banco.
      Hablando con Hadley Gamble de CNBC durante una sesión de panel en Riyadh, Arabia Saudita, el miércoles por la mañana, el presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, se negó a comentar si su empresa necesitaría algún tipo de asistencia gubernamental en el futuro.

      Las acciones de Credit Suisse cayeron el miércoles a un nuevo mínimo histórico por segundo día consecutivo después de que un importante inversor del asediado banco suizo dijera que no podría proporcionar más efectivo debido a las restricciones regulatorias.

      La negociación de las acciones en picada del banco se detuvo varias veces a lo largo de la mañana, ya que cayó por debajo de los 2 francos suizos (2,17 dólares) por primera vez.

      Las acciones de Credit Suisse que cotizan en Suiza terminaron la sesión con una caída del 24%, reduciendo algunas de sus pérdidas anteriores después de caer más del 30% en un punto. Los recibos de depósito estadounidenses negociados en EE. UU. de Credit Suisse cayeron un 15 % por última vez.

      Después del cierre de los mercados europeos, los reguladores suizos dijeron que Credit Suisse actualmente cumple con los requisitos de capital y liquidez y que el Banco Nacional Suizo proporcionará liquidez adicional si es necesario.

      La caída del precio de las acciones renovó una liquidación más amplia entre los prestamistas europeos, que ya enfrentaban una importante agitación en el mercado como resultado de las consecuencias del Silicon Valley Bank. Algunos de los que más cayeron fueron Société Générale de Francia, el Banco de Sabadell de España y el Commerzbank de Alemania.
      .

      Varios bancos italianos el miércoles también estuvieron sujetos a paradas comerciales automáticas, incluido UniCredit.
      , FinecoBank y Monte dei Paschi
      .

      El mayor inversor de Credit Suisse, el Saudi National Bank, dijo que no podía proporcionar más asistencia financiera al banco suizo, según un informe de Reuters, lo que provocó la última etapa a la baja.

      “No podemos porque iríamos por encima del 10%. Es un problema regulatorio”, dijo el miércoles a Reuters el presidente del Banco Nacional Saudita, Ammar Al Khudairy. Sin embargo, agregó que SNB está contento con el plan de transformación de Credit Suisse y sugirió que es poco probable que el banco necesite dinero extra.

      El Banco Nacional Saudí adquirió una participación del 9,9% en Credit Suisse el año pasado como parte de la recaudación de capital de 4200 millones de dólares del prestamista suizo para financiar una revisión estratégica masiva destinada a mejorar el rendimiento de la banca de inversión y abordar una letanía de riesgos y fallas en el cumplimiento.

      El miércoles, el director general de Credit Suisse, Ulrich Koerner, trató de defender la base de liquidez del banco y dijo que es «muy, muy fuerte», informó Reuters, citando una entrevista con CAN.

      Koerner agregó: «Cumplimos y superamos básicamente todos los requisitos reglamentarios».

      Mientras tanto, hablando con Hadley Gamble de CNBC durante una sesión de panel en Riyadh, Arabia Saudita, el miércoles por la mañana, el presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, se negó a comentar si su empresa necesitaría algún tipo de asistencia gubernamental en el futuro.

      Cuando se le preguntó si descartaría algún tipo de asistencia, Lehmann respondió: “Ese no es el tema”.

      “Estamos regulados, tenemos sólidos índices de capital, un balance general muy sólido. Estamos todos manos a la obra. Así que ese no es el tema en absoluto”.

      El Banco Nacional Suizo se negó a comentar sobre el movimiento del precio de las acciones de Credit Suisse, informó Reuters.

      ‘Debilidades materiales’
      Los inversores también continúan evaluando el impacto del anuncio del banco el martes de que había encontrado «debilidades materiales» en sus procesos de información financiera para 2022 y 2021.

      El segundo prestamista más grande de Suiza reveló la observación en su informe anual, que inicialmente estaba programado para el jueves pasado, pero se retrasó debido a una llamada tardía de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU.

      La conversación de la SEC se relacionó con una «evaluación técnica de las revisiones previamente divulgadas a los estados de flujo de efectivo consolidados en los años que terminaron el 31 de diciembre de 2020 y 2019, así como los controles relacionados».

      A finales de 2022, el banco reveló que estaba experimentando “retiros de depósitos en efectivo significativamente mayores, no renovación de depósitos a plazo vencidos y salidas netas de activos a niveles que excedieron sustancialmente las tasas incurridas en el tercer trimestre de 2022”.

      Credit Suisse vio retiros de clientes de más de 110 mil millones de francos suizos en el cuarto trimestre, ya que una serie de escándalos, riesgos heredados y fallas en el cumplimiento asolándolo.

    • Es impresionante tu comentario, no se si sea correcto o no pero sin lugar a dudas responde a muchas preguntas que no puedo entender… me gustaría conocer más del tema o tener un poco de tu capacidad de análisis para entender un poco mejor todo lo que está sucediendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído