Alcohol y cocaína, las drogas a las que son más adictos los españoles

24 de Junio de 2019
Actualizado el 02 de julio de 2024
Guardar
foto cocaína
foto cocaína
El alcohol y la cocaína son las principales sustancias por las que se acude a Proyecto Hombre, concentrando un 23,9 por ciento y un 21,7 por ciento de los casos, respectivamente, según se desprende del 'Informe 2018 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con problemas de adicción en tratamiento', elaborado por la Asociación Proyecto Hombre y presentado en el CaixaForum de Madrid.A nivel nacional, este informe refleja que el alcohol es la droga más consumida por las mujeres, quienes superan en un 12 por ciento la ingesta de bebidas alcohólicas realizada por los hombres.La cocaína es un fuerte estimulante del sistema nervioso central. Los efectos físicos del uso de cocaína incluyen constricción de los vasos sanguíneos periféricos, dilatación de las pupilas y aumento de la temperatura, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial.El alcohol es también la sustancia cuyo consumo problemático se detecta a edades más tempranas (entre los 15 y 16 años), si bien es la sustancia por la que se demanda tratamiento a edades más avanzadas, a partir de los 40 años, y, por tanto, con más tiempo de consumo (29,6%). Asimismo, el consumo de cannabis se inicia de media entre los 16 y 17 años, mientras que a partir de los 19 años aparece el inicio medio consumos problemáticos de alucinógenos y anfetaminas. Ya en la edad adulta, y especialmente entre las mujeres, se produce el inicio de consumo problemático de psicofármacos.Por comunidades autónomas, el informe ha mostrado que en Andalucía la sustancia por la que más se solicita tratamiento es la cocaína (45,6%), seguida del alcohol (22,8%); en Asturias el alcohol (42%), seguido de la metadona (9,7%); en Canarias la cocaína (61,1%) y el alcohol (16,7%); en Cantabria se ha solicitado más ayuda por alcohol (36,3%) y cocaína (23,3%); en Castilla-La Mancha por cocaína (36,2%) y alcohol (34,5%); y en Castilla y León por alcohol (29,2%) y cocaína (26,6%).

Crack

Crack es el nombre abreviado que se le da a la forma de cocaína que se fuma, clorhidrato de cocaína y convertida en cristales que se pueden inhalar. El término “crack” se refiere al crujido que se oye cuando se fuma (o se calienta) la mezcla. En castellano se llama “base” o “basuko”.El uso combinado de alcohol y cocaína crea un potente estimulante denominado Etileno de cocaína. También puede aparecer su consumo relacionado con adicciones sin sustancia, como el juego patológico o la conducta sexual compulsiva.
Lo + leído