lunes, 24junio, 2024
31 C
Seville

#StopReduflación, la campaña de la OCU para que los clientes denuncien las subidas encubiertas de precios de los alimentos

La asociación de consumidores invita a denunciar en las redes sociales a las empresas de alimentación que hacen pagar el mismo importe por un contenido reducido en cantidad o en gramos

Maximiliano Fernández Ibarguren
Maximiliano Fernández Ibarguren
Licenciado en Periodismo Licenciado en Ciencias del Trabajo
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Los precios disparados de la energía y el combustible, el impacto de la guerra de Ucrania, la escasez de algunas materias primas ha provocado una notable subida de precios en muchos productos, algo muy evidente en el sector de la alimentación; basta ver como se ha incrementado el importe de la cesta de la compra en tan solo uso meses cada vez que se pasa por caja de una tienda o supermercado. Un estudio realizado por OCU cifra en un 9,4% la subida anual en el coste de alimentación.

Ante el aumento de precios de determinados productos y con el fin de evitar que los clientes dejen de comprarlos, las empresas, sobre todo del sector de la alimentación, han adoptado una nueva estrategia; la «reduflación”, es decir ofrecer menos cantidad por el mismo precio.

En pocas palabras, el comprador paga lo mismo por el sobre de embutido, pero ahora tiene menos lonchas, la botella de refresco o el envase de pan de molde es más pequeño, el bote de yogur o el paquete de arroz tiene menos gramos. Y así, la lista parece interminable. Un estudio de la misma asociación ha comprobado que, al menos un 7% de los productos de la cesta de la compra, se ha visto afectado por la “reduflación”.

Frente a las subidas ocultas de precios de los fabricantes y productores, la Organización de Consumidores y Usuarios lanza la campaña #StopReduflación donde solicita la colaboración ciudadana y su movilización: insta a los clientes a compartir los ejemplos de productos que hayan sufrido «reduflación» en sus redes sociales acompañado de la etiqueta #StopReduflación.

Una vez recibidos, OCU se compromete a estudiar los casos y, de confirmarse engaños y abusos, serán denunciados a Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Desde la web oficial de la asociación, justifican la campaña al considerar que “Los consumidores tenemos derecho a saber, y no queremos que nos engañen. Que nos vendan al mismo precio una cantidad inferior de producto, pero manteniendo el mismo o muy similar formato es, cuando menos, poco leal para los compradores, y también para competidores que se ven obligados a subir el precio y lo hacen a las claras”.

Sin embargo, desde OCU añaden que “podemos entender que las cosas están más caras, podemos asumir tener que pagar más por lo mismo que antes era más barato… pero lo que resulta incomprensible es que intenten cobrarnos lo mismo y «colarnos» menos cantidad, a ver si no nos enteramos”

¿Es legal la “reduflación” ?

Aunque en principio, desde el punto de vista de la información en el envase y etiquetado de los productos se cumple con la normativa, OCU considera que en realidad puede considerarse una práctica de competencia desleal, puesto que no hay una información clara para el consumidor sobre la subida precios y esa falta de transparencia altera la competencia. El consumidor no tiene una información completa sobre la verdadera naturaleza y características del producto induciéndole a tomar decisiones erróneas que pueden afectar a los fabricantes que suben de forma clara el precio, y que se pueden ver penalizados frente a los que enmascaran las subidas con reducciones en la cantidad de producto.

Llegan las primeras denuncias

Desde la organización de consumidores insisten que la reduflación es una subida encubierta de precios que el conjunto de la ciudadanía tiene que denunciar públicamente a las empresas que, de forma poco transparente, se aprovechan de un contexto inflacionario.

 Asimismo, la OCU solicita el apoyo de los consumidores, les pide que vigilen el peso y el volumen de los productos que consumen habitualmente para así detectar subidas camufladas de precios vía reducción de volumen o de cantidad.  

Por otro parte, como resultado de su monitoreo diario de cientos de productos y precios, OCU confirma, que ya ha denunciado a las seis empresas en las que hasta ahora ha detectado esta práctica, Pastas Gallo, Danone, Pescanova, Colacao, Tulipán y Campofrío y facilita algunos ejemplos concretos:

  • El Cola-Cao de 800 gramos tiene ahora 760: 40 gramos menos por el mismo precio
  • La margarina Tulipán de 500 gramos pesa ahora solo 450
  • La botella de Pepsi Cola de 2 litros ha pasado a ser de 1,75 l.
  • El sobre de chorizo Revilla de 1 euro ha pasado de tener 80 gramos, a solo 70
  • Campofrío vendía a 1 euro un sobre de jamón cocido de 110 gramos, que ahora es de 90
  • Cada yogur Activia tiene ahora 5 gramos menos.

Un compromiso de todos

No obstante, desde la asociación recalcan que es necesaria la colaboración de los consumidores porque hay más casos en envases de muchos otros productos (pastas, pescados congelados, zumos etc.). A tal fin, OCU en su web apela al compromiso ciudadano al afirmar que “Contamos contigo para acabar con estas subidas ocultas” 

Por último, confirman que, además de la denuncia a la CNMC, la organización va a informar al Ministerio de Consumo para que estudie la implantación de medidas que obliguen a los fabricantes a mejorar la información que dan a los consumidores sobre el precio y la cantidad de sus productos

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído