sábado, 22junio, 2024
20 C
Seville

The Many Pieces of Mr. Coo análisis – Usar la lógica para salir de un mundo de locos

Andrea Moncada
Andrea Moncada
Graduada en Relaciones laborales y Recursos Humanos. Estudiante de Psicología. Me apasionan las artes, las clásicas, las modernas y las no consideradas aún arte. Llevo jugando a videojuegos desde que tengo uso de razón, viviendo mil vidas en novelas y sumergiéndome en canciones que me emocionan. Crítica y exigente. Viajera empedernida y a ratos, también escribo.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

The Many Pieces of Mr. Coo es el juego de animación del momento, desarrollado por Gammera Nest, en conjunto con Nacho Rodríguez como animador 2D creador original del personaje protagonista, y publicado y distribuido por Meridiem Games. Este juego point and click se lanza para todas las plataformas el 6 de septiembre de 2023 y promete no dejar indiferente a nadie.

Nacho Rodríguez es el ideador de Mr. Coo. Animador 2D con una larga trayectoria internacional y nominado al premio Goya 2015 en la categoría de Mejor cortometraje de animación por A Life Story. Este animador y director asturiano nos presenta al que ha sido su personaje principal y en el que ha estado trabajando durante 11 años, hasta el lanzamiento del juego. Mr. Coo nace de la inspiración de un personaje secundario de los dibujos animados de La Pantera Rosa, que ha adquirido un carisma y personalidad propios y ya cuenta con varios premios a sus espaldas.

EL SURREALISMO EN THE MANY PIECES OF MR. COO

The Many Pieces of Mr. Coo, es una aventura gráfica en 2D, point and click, dibujada a mano en la que seguiremos las peripecias de su protagonista, Mr. Coo, que se encuentra en un mundo completamente surrealista parecido a un país de las maravillas, donde, recordándonos a Scrat de Ice Age, él solo quiere poder comerse una manzana.

Y así avanzaremos por la primera parte en The Many Pieces of Mr. Coo, poniéndonos en la piel de un Mr. Coo ansioso por poder echar mano a la manzana, mientras nos presentan las mecánicas del juego, en las que debemos prestar atención a los detalles para poder continuar y aprovecharnos de los recursos que tenemos en el decorado para seguir avanzando. El pájaro que nos dará una pluma para hacer cosquillas a un cofre es una de las escenas que más me ha cautivado, me ha recordado a la animación clásica de Disney en sus orígenes.

Conforme avanzamos y resolvemos puzles, The Many Pieces of Mr. Coo se vuelve más surrealista. Como si nos hubiésemos sumergido en la cabeza de Dalí, en algunos de los acertijos encontramos objetos con los que interactuar que son completamente inconexos o con formas extrañas, sin embargo, debemos utilizar la lógica para conseguir salir de este mundo de locos.

Otro aspecto a tener en cuenta en The Many Pieces of Mr. Coo es el sentido del humor. Su pantalla de carga, hipnótica y satisfactoriamente fluida adquiere un sentido especial después del momento clave del juego, en el que entendemos por qué hablamos de “las piezas” o partes de Mr. Coo.

PUZLES COMPLEJOS Y SOLUCIONES AUN MÁS LOCAS

Los acertijos, planteados en parte para que tengas ideas igual de locas que el diseño de los decorados, y en parte para que juegues al ensayo y error, tienen momentos de mayor dificultad o mecánicas más complicadas. Si te atascas, tendrás libros de pistas disponibles, pero solo en estos casos concretos. Y desde luego, The Many Pieces of Mr. Coo está planteado para que revises todo a tu alrededor y pruebes el funcionamiento de todo. ¿Hay una caja al fondo del decorado que parece que no sirve para nada? Si el juego te permite hacer click en ella, servirá para algo.

The Many Pieces of Mr. Coo es una de estas producciones que llegan para demostrar que los videojuegos también son una forma de arte. La narrativa sin necesidad de voces, solo con sonidos y lenguaje corporal, el ser capaz de expresar con el dibujo y movimiento de dos piernas una intención, o trasmitir un mensaje. La fluidez del dibujo y la capacidad de transición de la animación de un objeto a otro, o encontrar una utilidad diferente a la establecida, lo convierten en una obra digna de apreciar.

Pocos juegos me hacen sonreír solo con los primeros momentos del juego, pero sin duda alguna, The Many Pieces of Mr. Coo me hizo sentir en un cine mudo de los años 20, mezclado con la animación clásica de Disney y todas las ideas locas de Lewis Carroll con el país de las maravillas. Pero esta vez, con el privilegio de poder interactuar directamente con todos los elementos que lo conforman. Con un juego como este, no puedo más que felicitar a su creador por el trabajo de esos 11 años y su maravilloso resultado.

He de admitir, que The Many Pieces of Mr. Coo se ha hecho corto y me ha dejado con ganas de más. Entiendo que con lo abstracto del diseño y lo complejo de los puzles, tiene la duración adecuada para ser disfrutable para todos los públicos, pero no puedo evitar quedarme con ganas de más contenido sobre el entrañable Mr. Coo.

Para cualquier amante de las aventuras point and click o de la buena animación y banda sonora, The Many Pieces of Mr. Coo es un must y no debes dejarlo pasar.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído