Tener un oxímetro en casa puede salvar vidas

08 de Octubre de 2021
Guardar
oximetro
oximetro

Como venimos señalando desde Diario16, tener un oxímetro en casa es una decisión acertada. Así lo ha confirmado un reciente estudio que demuestra que el monitoreo doméstico de los niveles de oxígeno puede salvar vidas.

Un oxímetro de pulso es un pequeño dispositivo que funciona como una pinza: se introduce el dedo en ella y mide los niveles de oxígeno en sangre. No es molesto, no es doloroso y puede realizarse la prueba tantas veces se estime oportuno.

En Diario16 informamos de este interesante instrumento al comienzo de la pandemia, cuando un neumólogo norteamericano ya advertía que se encontraban casos de pacientes jóvenes que, cuando acudían a urgencias lo hacían porque detectaban que se asfixiaban. Sus niveles de oxígeno para ese momento eran demasiado bajos y por eso en la mayoría de los casos había que intervenir de urgencia.

Explicaba el experto que en pacientes jóvenes se tarda más en detectar la falta de oxígeno, y que en algunos pacientes puede producirse la denominada "hipoxia silenciosa", que se trata de que los niveles de oxígeno descienden tan lentamente que el paciente no se da cuenta hasta que es demasiado tarde.

El neumólogo recomendaba tener un oxímetro en casa y así poder medir desde el primer momento los niveles de oxígeno en sangre, permitiéndonos reaccionar con tiempo suficiente como para no tener que poner en peligro nuestra salud.

La investigación realizada en Sudáfrica confirma la recomendación del experto. Según este estudio, detectar a tiempo el nivel de oxígeno en sangre salva vidas.

Se ofreció un oxímetro a 8115 pacientes con perfil vulnerable, positivos en COVID-19. Se les indicó que cuando el oxígeno estuviera por debajo del 95% deberían avisar. Si la cifra era inferior al 90%, deberían ir directamente a urgencias. Independientemente del número, si tenían dificultades respiratorias debían avisar a un médico.

Según los resultados, el riesgo de morir era un 52% menor entre los pacientes a los que se les había monitorizado mediante el oxímetro en sus casas.

El precio de un oxímetro puede oscilar entre 6 euros hasta los 30 en los casos más caros. Suele poderse encontrar en farmacias, y también puede comprarse por internet.

Es un instrumento fácil de usar (como un termómetro), y suele facilitar dos datos: el nivel de oxígeno en sangre y las pulsaciones por minuto.

Lo + leído