viernes, 21junio, 2024
17.2 C
Seville

Ayuso y su gobierno «tratan a los madrileños como si fuesen gilipollas»

Las políticas fiscales de Isabel Díaz Ayuso en favor de los privilegios han provocado la pérdida de unos 700 millones de euros en recaudación que podrían ser invertidos en sanidad y educación, mientras el consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty se queja de que otras comunidades autónomas pagan más a los médicos

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Las quejas del consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, sobre que otras comunidades autónomas pagaban más a los médicos y que por eso había carencia de facultativos no es más que el reconocimiento implícito del fracaso de la gestión del gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

El actual Ejecutivo regional no hace más que lanzar mensajes propagandísticos sobre el éxito de un modelo basado en la reducción al mínimo o, directamente, la eliminación de impuestos, lo que favorece claramente a las clases dominantes. Por ejemplo, a la propia Ayuso, en su viaje a Londres, le faltó tiempo para vanagloriarse de que Madrid ya había recuperado los niveles de PIB previos a la pandemia.

Entonces, si los datos macroeconómicos son buenos, al gobierno de Ayuso no debería tener ningún problema en ser la región española que mejores sueldos ofreciera, no sólo a los médicos, sino también a todos los empleados públicos. No obstante, no es así. Madrid es la comunidad autónoma que menos invierte en servicios sociales, en sanidad y en educación de España.

Un tuitero afirmaba, tras escuchar a Lasquetty, que el gobierno de Ayuso «trata a los madrileños como si fuesen gilipollas. No faltan los que se empeñan en darle la razón». Y así, es.

El problema que tiene la Comunidad de Madrid no es culpa de las otras comunidades que sí pagan salarios dignos a sus médicos. El problema es que Madrid, con su política de «cero impuestos», ha perdido ya una recaudación de 700 millones de euros que perfectamente podrían ser dedicados, entre otras cosas, en mejorar el salario de los médicos y, por supuesto, en invertir más en servicios sociales.

Esta mañana, Isabel Díaz Ayuso, en un acto puramente comercial en la Cámara de Comercio de Londres, volvió a insistir en que cobrar impuestos es una política «confiscatoria que sólo trae ruina y expulsa a las empresas».

Esto lo ha dicho en Londres, la capital de Reino Unido, país que, precisamente, estuvo a punto de entrar en bancarrota durante el gobierno de Liz Truss por, precisamente, aplicar políticas de «cero impuestos.

Sin embargo, Ayuso no ha perdido la ocasión de atacar al gobierno de España en Londres. «Somos conscientes del daño a la inversión que ha causado el nuevo impuesto de patrimonio reintroducido por el Gobierno nacional contra regiones como Madrid. Sin embargo, vamos a dar la batalla judicial y la ganaremos primero, en los tribunales, y después, en las urnas porque tenemos razón», ha dicho.

Ayuso no se da cuenta que va haciendo el ridículo allá por donde va porque mientras ella defiende que no se paguen impuestos, mientras pierde cientos de millones de euros de dinero público para invertirlo en la ciudadanía, ella da importantes contratos, como el de la Ciudad de la Justicia, a quienes desde la clase empresarial la apoyan.

La realidad es que las políticas de Ayuso ya se han demostrado erróneas y cortoplacistas. La atracción de inversiones no genera empleo per se, sobre todo si esos inversores llegan a Madrid con la idea de especular. La realidad es que si Ayuso pretende solucionar los verdaderos problemas que sus políticas están generando, no lo va a hacer con lo que salga de la City porque eso sólo generará riqueza a los ricos, no prosperidad para la ciudadanía.

Por esta razón, el tuit antes mencionado tiene razón. Están tratando a los ciudadanos como si fueran críos que aún no tienen entendimiento. Creen que el pueblo es un rebaño al que se puede engañar con una rebaja fiscal de 44 euros al año. Y eso, al final, se sabe y se sufre. Quien parece no entenderlo es Ayuso porque cada vez que habla demuestra que es una sectaria neoliberal y que trabaja para quien trabaja, no para los madrileños.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. Existe una forma para no permitir que eso continúe …es saber a quién votar. No dejar que nadie te manipule , ni elija por ti, vota pensando en lo mejor para ti.

  2. pues claro y tiene razon sobre todo a esa panda de analfabetos politicamente que voto por ella cierto sitio de bares que vendia cerveza con la carita de esta SINVERGUENZA eso ancianos que no querian a monica garcia ni al pablo por que era muy raros palabras tetuales que me dijieron a mi ahora cuando los veo jodido a sus mujeres y a ellos sabeis que le digo que se tome una cervercita y ahora agachan la cabeza

  3. ¡ Y si lo fueran! Votar a Calamidad Ayuso por unas cañitas de cervezas; y perder la sanidad pública, la enseñanza pública; ¿no son signos de gilipollas?

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído