sábado, 22junio, 2024
21.7 C
Seville

El impacto psicológico del terremoto de Siria y Turquía

Los efectos de la tragedia van desde la confusión inicial hasta la rabia, tristeza y depresión

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El terremoto que ha llenado de dolor y pérdida a Siria y Turquía está teniendo un impacto psicológico en la población que lo sufre difícil de mensurar todavía. Los expertos alertan de cuán intensa y difícil puede ser la situación a la que van a tener que hacer frente los supervivientes de una de las peores tragedias del siglo.

Preocuparse por los demás

El daño psicológico que produce un desastre natural de estas características atraviesa, según los psicólogos, varias fases. La más inmediata es: “La confusión ante lo que está pasando”, explica a Diario16 la experta en Psicología Clínica y directora del centro que lleva su nombre, Consuelo Tomás. La psicóloga describe cómo se adaptan las personas a una situación semejante: “Se dispara de forma rapidísima el mecanismo de alerta del organismo, con el objetivo de garantizar la supervivencia de los familiares y de uno mismo”.

Ante la emergencia los seres humanos según los expertos buscamos apoyo instintivamente: “En esos momentos tan difíciles se intenta  encontrar el apoyo de los familiares y de los vecinos”. Puede sonar como algo manido pero parece evidente que en estas situaciones las personas afectadas dan lo mejor de sí mismos: “Inmediatamente después de ponerse a salvo viene una fase que algunos autores definen como fase heroica y que está caracterizada por el altruismo la cooperación y por la solidaridad”, señala Tomás, y prosigue describiendo como lo colectivo adquiere una mayor relevancia:

“Se produce una catarsis colectiva y se fortalecen todos los vínculos y lazos sociales”. Esos momentos de acción ejercen un efecto de evasión entre la población: “Son como una cortina de humo que hace que las personas tampoco sean tan conscientes de lo que están experimentando, porque en ese momento el objetivo sobre todo es encontrar supervivientes”, explica la experta, que continúa advirtiendo que el efecto emocional sale a flote después: “Por último, hay una fase que es la de desilusión. puede abarcar meses e incluso se puede prolongar en más de un año”. Las personas que sufren algo así suelen presentar efectos a posteriori: “Cuando se toma conciencia real de la situación aparece la tristeza y la depresión”, alerta Tomás.

Peor cuanto más pobre

El daño que produce enfrentarse a situaciones de este tipo varía entre las personas: “Será mayor cuanto más de cerca se ha sufrido y se ha sentido en seismo”, señala la profesional que avisa también de el papel que juegan los problemas mentales anteriores: “El impacto es mayor cuando las personas tienen problemas emocionales previos y también Influye el grado de desarrollo emocional que se tiene en ese momento que varía según la edad”. Pero también hay otros factores que juegan un papel determinante en el daño emocional: “Es mayor cuanto más bajo es el nivel educativo y cuando hay más pobreza”.

Miedo a las réplicas

En un terremoto de estas características el terror y el miedo tardan en desaparecer: “Cuando se han producido un terremoto, lo que se produce inmediatamente son sensaciones de indefensión y terror ante lo que pueda ocurrir, ya que pueden haber réplicas”, cuenta la psicóloga que detalla toda una serie de posibles síntomas ante lo sufrido: “Muchísima ansiedad y muchísima angustia que también se puede manifestar como ataques de pánico”. Y después del miedo viene la impotencia y el enfado: “Aparecen la desesperación y la rabia por qué no se encuentran los seres queridos. Por ello hay duelos que son muy complicados o no resueltos”.

Efectos en los niños

Los que más sufren, como siempre, en las tragedias son los más pequeños : “En los niños, los problemas psicológicos se manifiestan a veces de una manera distinta a la de los adultos”, remarca la experta. “Aparecen problemas de sueño y de alimentación”, señala. Los menores pasan mucho miedo y eso conlleva secuelas: “Tienen  una necesidad continua de querer estar con sus padres”, explica Tomás que también describe algunos síntomas: “Pueden volver a etapas anteriores, etapas regresivas, como por ejemplo volver a hacerse pis en la cama”. Un aspecto que ayuda a los pequeños y a los afectados es el sentirse cerca de los suyos: “Es  importante también intentar reunir a las familias o al menos poner en contacto a las personas que se han quedado solas con conocidos”, destaca la psicóloga.

Visualización positiva

Los medios de comunicación y las redes sociales no dejan de trasmitir los efectos del terremoto, pero según los expertos esto puede ser positivo: “Cuando vemos todas esas imágenes nos embarga la pena, pero también sirve para fortalecer las redes de cooperación y de solidaridad”. Los expertos también destacan el papel de los equipos de salvamento y su necesidad de apoyo psicológico: “Después de la intervención  es recomendable que los equipos de rescate reciban también atención psicológica”. En cualquier caso, el tratamiento de los profesionales de la salud mental es una herramienta indispensable para afrontar una tragedia de tal magnitud tal y como señalan los profesionales: “La psicología juega un papel muy importante no solamente en los primeros momentos de desolación, sino en las cicatrices del impacto del terremoto, ya que son efectos a largo plazo”.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído